El Mundo
Viernes 20 de Mayo de 2016

El atentado, hipótesis más fuerte de la caída del Airbus en el Mediterráneo

La aeronave de la compañía EgyptAir cubría la ruta París-El Cairo cuando misteriosamente se precipitó en barrena al mar.

Un avión de EgyptAir que volaba de París a El Cairo con 66 personas a bordo, hizo un viraje brusco y se estrelló ayer en el mar Mediterráneo, dijeron las autoridades. Funcionarios egipcios y rusos consideraron posible que terroristas hayan causado la caída de la aeronave. No hay indicios de sobrevivientes. El Airbus A320 que efectuaba el vuelo 804 de EgyptAir con 56 pasajeros y 10 miembros de la tripulación, cayó en el mar a la mitad del trayecto entre la isla griega de Creta y la costa de Egipto, a unos 281 kilómetros (175 millas) del litoral, después de que despegara del aeropuerto Charles de Gaulle. De las 66 personas a bordo, 56 eran pasajeros, siete tripulantes y tres oficiales de seguridad. Además de 30 egipcios y 15 franceses, había a bordo un portugués, dos personas con pasaporte de Irak y uno de Argelia, Bélgica, Reino Unido, Canadá, Chad, Kuwait, Arabia Saudita y Sudán, respectivamente. Había tres niños a bordo.

Giros bruscos. El ministro de Defensa griego, Panos Kammenos, dijo que el Airbus volaba a una altura de 37.000 pies (casi 11.300 metros) y entró en barrena cuando había ingresado entre diez y quince millas náuticas en el espacio aéreo egipcio. "Después, (la aeronave) realizó un giro de 90 grados hacia la izquierda y luego otro de 360 grados hacia la derecha y se precipitó desde una altura de 15.000 pies", detalló el ministro heleno. El avión desapareció del radar a una altura de 10.000 pies.

La aerolínea identificó al piloto como Mohammed Said Ali Shaqir, quien tenía más de 6.000 horas de vuelo y más de 2.000 en el modelo A320. El copiloto contaba con una experiencia de 2.766 horas de vuelo. El Airbus siniestrado había sido entregado en 2003 y tenía 48.000 horas de vuelo, confirmó la empresa de aeronáutica con sede en Toulouse.

Búsqueda infructuosa. Personal egipcio y griego a bordo de barcos y aviones peinaron durante el día la zona donde presumiblemente cayó el aparato en busca de restos de la aeronave. Sin embargo para cuando llegó la noche, el personal de búsqueda no había localizado ningún resto de la aeronave. Las autoridades rechazaron en un momento las versiones de que se habían avistado chalecos salvavidas y otros materiales que flotaban en el mar.

El ministro de Aviación Civil egipcio Sherif Fathi advirtió que el desastre continuaba en investigación, pero señaló que la posibilidad de que se haya tratado de un ataque terrorista "es mayor a la de una falla técnica". Alexander Bortnikov, jefe de la principal agencia interna de seguridad de Rusia, fue más lejos cuando afirmó que "lo más probable es que se haya tratado de un ataque terrorista". Ninguna organización armada se adjudicó de momento el derribo del avión.

Antecedentes. Si se trató de un acto de terrorismo, sería el segundo que causa numerosos muertos en el sector aeronáutico de Egipto en siete meses. En octubre pasado, un avión ruso que despegó de una localidad turística egipcia en el mar Rojo cayó en el Sinaí; perecieron sus 224 ocupantes. Rusia dijo entonces que el aparato fue derribado con el estallido de una bomba en tanto que una rama del grupo Estado Islámico se responsabilizó de esa tragedia.

El curso errático del avión suscitó diversas conjeturas sobre lo sucedido: una falla mecánica o estructural catastrófica, el estallido de una bomba o una lucha física en la cabina con un secuestrador por el control de la aeronave. Agentes de seguridad egipcios investigaban los datos del pasaje para determinar si alguno tenía vínculos con extremistas. El siniestro golpea nuevamente a Egipto. El Airbus A320 debía aterrizar en El Cairo. Hace medio año, un avión ruso con 224 personas a bordo se estrelló sobre la península egipcia del Sinaí tras despegar del balneario turístico de Sharm el Sheij. Moscú cree que se trató de un atentado, que se atribuyó la milicia terrorista Estado Islámico (EI). A fines de marzo, un hombre, psicológicamente inestable que decía querer reunirse con su ex mujer, secuestró un avión de EgyptAir que volaba a Chipre con un cinturón de explosivos falso. Y ahora esto.

La asistencia del turismo. La débil economía egipcia depende en gran parte del turismo, que representa un 11 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Casi 2,9 millones de puestos de trabajo dependen directa o indirectamente del turismo, es decir, uno de cada nueve empleados. El número de turistas ya había retrocedido fuertemente en 2013: 9,2 millones de personas. En 2010, antes de la crisis derivada de las revueltas árabes y la inestabilidad política, habían sido 14 millones. Tras el atentado contra el avión sobre el Sinaí, las reservas cayeron dramáticamente. El gobernador de Sinaí del Sur habló a principios de año de una pérdida mensual de 230 millones de euros por la reducción de reservas. Sin embargo, hace poco, dueños de restaurantes y hoteles eran algo más positivos. "Vimos luz al final del túnel", dijo Peter-Jürgen Ely, ex cónsul honorario alemán en el balneario turístico de Hurgada, sobre el mar Rojo, al que van muchos alemanes.

Imagen dañada. Y es que los egipcios, presionados, comenzaron a invertir en seguridad aérea. El ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziére, dijo hace algunas semanas que veía una "fuerte mejora" en ella. También Rusia emitió señales de que estaba dispuesta a levantar la actual suspensión de vuelos directos a las localidades turísticas del país. Por ahora, es difícil decir si el destino del vuelo MS804 perjudicará esta tendencia positiva. Pero está claro que la imagen del país volverá a sufrir con este nuevo caso. Tampoco está claro si el terrorismo contra el mundo occidental ingresará en una nueva ronda tras una serie de grandes atentados en los últimos meses. Para los familiares de los pasajeros del avión, en su mayoría franceses y egipcios, esto no reviste de ninguna importancia. Muchos seguían ayer en el aeropuerto de El Cairo, aunque el avión que salió de París no llegará nunca.

Comentarios