Masacre de Orlando
Martes 14 de Junio de 2016

El asesino de Orlando se radicalizó en internet, pero no integraba una organización

El FBI dijo que Omar Mateen fue influido por el extremismo islámico en la web, pero no hay evidencias de que fuese del Isis.

El FBI aseguró que hay fuertes indicios de la radicalización islamista a través de Internet de Omar Mateen, el autor de la matanza de 49 personas en un club gay de Orlando, Florida, pero que al parecer no formaba parte de una red terrorista. El hombre, que fue abatido por la policía, se declaró fiel al Estado Islámico instantes antes de lanzar su mortal ataque, y ese grupo terrorista afirmó que Mateen era un "combatiente" de la organización. Pero más allá de estas declaraciones el FBI, que interrogó y tuvo bajo estudio a Mateen dos veces, en 2013 y 2014, no halló hasta ahora elementos suficientes para considerarlo un terrorista integrado en una organización. En tanto, toda la nación expresó su congoja por los jóvenes asesinados y dio un abrazo simbólico a la golpeada comunidad gay estadounidense, que recibió mensajes de condolencia de medio mundo. Casi todas las víctimas eran a su vez de la numerosa colectividad hispana de Orlando.El tremendo crimen, el peor de su tipo en la sangrienta historia de este tipo de ataques en EEUU, ha sacudido nuevamente el debate sobre la venta de armas casi sin limitaciones.

Fuertes indicios. "Hay fuertes indicios de radicalización de este asesino y una potencial inspiración por organizaciones terroristas extranjeras", explicó en Washington James Comey, director del FBI, u Oficina Federal de Investigaciones. El director del FBI dijo que hasta ahora no hay indicios de que se tratara de un ataque dirigido desde el exterior o que Mateen formase parte de una red terrorista.

La masacre ocurrió la madrugada del domingo, cuando Omar Mateen abrió fuego en el interior del club gay Pulse, matando a 49 personas y dejando también 53 heridos. Cinco de ellos se encuentran en condición grave. El muerto número 50 es el propio Mateen, abatido por una unidad especial de la policía de Orlando luego de tres horas de batalla y toma de rehenes.

Mateen, un estadounidense de 29 años hijo de afganos, trabajaba como guardia privado para una empresa de seguridad. Su ex esposa, que se separó de él en 2011, dijo que era violento y psicológicamente inestable. Casi todas las víctimas eran hispanas. México confirmó que tres de los muertos eran mexicanos. El club Pulse, muy popular entre la comunidad gay de Orlando, celebraba el sábado su "noche latina", con el agregado de que en EEUU se celebra el mes del Orgullo Gay. El presidente Barack Obama declaró, como el FBI, que todo indica que Mateen se inspiró en propaganda radical en Internet, pero no formaría parte de un plan terrorista dirigido del exterior. "Podemos decir es que es tratado como una investigación terrorista. Al parecer el atacante se inspiró en informaciones extremistas diseminadas en Internet", dijo Obama. Añadió que en estos momentos no ven "ninguna clara evidencia de que haya sido dirigido externamente".

Sin embargo, la radio Al Bajan, del Estado Islámico y una agencia de noticias del grupo afirmaron el domingo que Mateen era un combatiente de la milicia terrorista.

El director del FBI Comey reveló que Mateen y el servicio de emergencias hablaron la noche del ataque en tres ocasiones. Mateen llamó al número 911 para asegurar que actuaba en nombre del Estado Islámico. También mostró solidaridad con los autores de los atentados de Boston y con un hombre de Florida que murió en un ataque suicida en Siria luchando por Al Nusra, un grupo islamista. El FBI había empezado a investigar a Mateen en 2013. Pero finalmente la investigación se cerró. "Primero dijo que tenía conexiones familiares con Al Qaeda. Y también dijo que era un miembro de Hizbolá, una organización terrorista shiíta que es un enemiga del Estado Islámico", explicó el director del FBI.

Historias de vida. En tanto, comenzaron a conocerse historias de vida de los asesinados. Luis Omar Ocasio Capo le pareció rebelde y contestatario a Claudia Mason, una empleada que trabajaba con él en un Starbucks. Al conocerlo mejor, Mason se dio cuenta que su joven colega "era muy extrovertido'', dijo la mujer. "Lo que definía su personalidad definitivamente era su sentido del humor''. Ocasio Capo, de 20 años, fue contratado como cajero hasta que pasó a ser un excelente barista en Starbucks. "Encontró su lugar en el Starbucks'', recordó. Peter O. González Cruz, de 22 años, a quien todo el mundo llamaba "Ommy'' era siempre el centro de atención. "Peter dejaba huella donde sea que iba. Era una persona feliz. Si Peter no iba a una fiesta, la gente no quería ir'', recordó su tía, Sonia Cruz. González Cruz fue a Pulse con su mejor amigo, Gilberto Ramón Silva Menéndez, de 25 años. Cruz estuvo horas aferrada a la esperanza de que su sobrino estuviera en un hospital. La tarde del domingo fue informada de que era una las víctimas mortales. Edward Sotomayor, de 34 años, era un hombre amable y enérgico conocido por usar un sombrerito de copa en sus viajes de crucero, contó David Sotomayor, quien reveló que ambos se enteraron de que eran primos al conocerse en un festival gay de Orlando hace unos 10 años. David, quien vive en Chicago, dijo que Edward trabajaba para una empresa que organizaba viajes de crucero para gente gay y que con frecuencia viajaba para promocionar a la compañía. "Era siempre un tipo divertido''. Los dos se enviaban mensajes de texto y la última vez que se vieron fue a comienzos de este año en la grabación del reality show "RuPaul's Drag Race''. David Sotomayor es un artista que se disfraza de mujer y que apareció en una temporada del programa de RuPaul con el seudónimo de "Jade''. Edward lo apoyaba y le solía enviar mensajes por Facebook. Juan Ramón Guerrero, de 22 años, le dijo a su primo Robert Guerrero que era gay hace dos años, pero estaba preocupado sobre cómo reaccionaría su familia. No dijo nada hasta comienzos de este año y cuando lo hizo "fueron muy comprensivos'', relató Guerrero, de 19 años. "Mientras él fuera feliz, ellos no tenían problema''. El domingo por la mañana, tras enterarse de que mucha gente murió en el club Pulse que su primo solía frecuentar, Robert empezó a preocuparse. Horas más tarde sus temores se volvieron realidad.

Comentarios