Información Gral
Martes 31 de Mayo de 2016

El asesino de Micaela la captó por Facebook usando un perfil falso

Jonathan Luna tenía cuatro cuentas en la red social y en una se hizo pasar por una nena. Su novia lo reconoció en un video.

Jonathan Luna, el joven de 26 años detenido por el crimen de la niña Micaela Ortega, será acusado de "homicidio agravado" y podría ser condenado a prisión perpetua, según adelantó en Bahía Blanca el fiscal Rodolfo de Lucía, a cargo de la investigación. El apresado será acusado con agravantes por "femicidio", "ensañamiento" y "criminis causa", que refiere a un asesinato para ocultar a otro delito.

El fiscal dijo que el acceso "a una de las cuentas que utilizaba Luna en Facebook permitió destrabar el caso" que de todas maneras se cerró con una escucha de la propia pareja del sospechoso quien por teléfono le espetó: "El del video sos vos".

La novia de Luna, una mujer de nacionalidad chilena casi 30 años mayor que él, llamada María Eliana Espinoza, estaba segura: el hombre que aparecía caminando junto a Micaela en las imágenes captadas por las cámaras municipal de Bahía Blanca era Luna. Se sospecha que víctima y victimario caminaron unos ocho kilómetros hasta el descampado donde la niña fue asesinada.

El video se había difundido el 23 de abril, el mismo día en que la madre de Micaela, de 12 años, denunció su desaparición.

Luna utilizaba cuatro cuentas distintas de Facebook con las mismas fotos y desde una de ellas, en la que se hacía pasar por una niña, entabló relación con Micaela bajo engaños, dijo el fiscal.

"Entendemos que Micaela creía que hablaba con otra chica, a la que le pidió asistencia para irse de su casa", sostuvo De Lucía, quien aseguró que la supuesta amiga le indicó a la niña que la iba a pasar a buscar un primo para llevarla con ella, el cual resultó ser el mismo Luna.

El fiscal reveló que gracias a esa cuenta se logró ubicar a la novia de Luna y de allí al mismo sospechoso, en cuyo domicilio se encontraron varios elementos de la víctima.

El testimonio brindado por la pareja del detenido y un informe aportado por un organismo estadounidense que trabaja contra la pedofilia y la explotación de niños fueron clave.

El testimonio de María Espinoza, chilena de 55 años, derivó en la confesión del sospechoso, quien guió a los investigadores hasta el lugar donde estaba el cuerpo de la niña desaparecida el 23 de abril pasado. Espinoza convivía con Luna en una casa del barrio Saladero que fue prendida fuego por los vecinos indignados al enterarse del crimen.

Los investigadores se basaron en un informe aportado por The National Center for Missing and Exploited Children, de Estados Unidos, un organismo que trabaja contra la pedofilia y la búsqueda y explotación de niños que detectó mediante Facebook que la mujer podría tener alguna vinculación con Luna, quien a su vez poseía cuatro cuentas abiertas bajo distintos nombres.

"Por las particularidades de este caso, dicho organismo recopiló información de Facebook y tuvimos una parte de la conversación que tuvo Micaela y unos perfiles relacionados con esta persona (Luna)", explicó el fiscal.

"No sabíamos quién era, tenía cuatro perfiles mas uno que estaba dado de baja", detalló el fiscal al comentar que en uno de ellos figuraba bajo el nombre de "Jony de River".

Tras hacer un entrecruzamiento, los pesquisas llegaron a la pareja de Luna, quien declaró como testigo y posibilitó el allanamiento a la vivienda en la que se encontró el teléfono celular de Micaela, una planchita de pelo y restos de ropa.

Sobre Ezpinoza, el fiscal dijo que "trabaja como empleada doméstica y relató que Luna no trabajaba, que estaba todo el día con el celular en el Facebook y tirado en la cama chateando en la red social"

Por su parte, el fiscal general Fernández no descartó que el acusado haya intentado captar por Facebook a otras menores, aunque aclaró que debido al grado de confidencialidad que maneja esa red social sólo pudieron acceder a los intercambios que mantuvo con Micaela. "Se trata de de una persona con varias cuentas de Facebook que eran operadas desde una misma IP. Micaela se conectaba desde febrero con él, en su cuenta con identidad femenina, quien se gana la confianza y logra que la niña vaya a su encuentro".

Secuestro

Un hombre con pedidos de captura por distintos delitos fue detenido al intentar secuestrar a una adolescente con retraso madurativo, en la puerta de una escuela para alumnos con capacidades diferentes en el barrio porteño de Palermo. El hecho se registró en la puerta del Instituto Pringle Morgan ubicado en Thames al 1000.

Comentarios