Información Gral
Viernes 10 de Febrero de 2017

El asesino de Hurlingham planeó la masacre

La pericia psiquiátrica determinó que Diego Loscalzo actuó con premeditación y alevosía. Los celos hacia su mujer dispararon los hechos.

Diego Loscalzo, sindicado como autor del crimen de seis personas en el distrito bonaerense de Hurlingham, programó los asesinatos, según determinó el informe de la pericia psiquiátrica y psicológica realizada al agresor. Además, se dispuso su traslado a la cárcel de Melchor Romero, en la ciudad de La Plata, donde estará alojado en un pabellón psiquiátrico.

   El informe de la pericia psiquiátrica y psicológica determinó que Loscalzo (35 años) programó los asesinatos, tenía celos porque su mujer, Romina Maguna (36), recordaba al marido, asesinado hace unos 10 años, y también se sintió molesto con un préstamo de dinero que hizo la mujer y que él no se había enterado.

   De acuerdo con el informe dado a conocer ayer, el hombre tiene miedo que le pase algo en la cárcel, tiene miedo a sufrir un abuso sexual y confesó que se quería suicidar.

   Loscalzo mostró frialdad y distancia respecto al incidente, según los peritos.

   Dijo que no consume alcohol y drogas, y que tenía una excelente relación con la mujer policía y su familia.

   En la misma línea con el informe de la pericia psiquiátrica y psicológica apuntaba una hipótesis respecto a que un mensaje escrito por la pareja de Loscalzo en la red social Facebook, donde la mujer expresó su amor incondicional hacia el padre de sus hijos, habría sido el disparador que provocó los celos del agresor.

   En el mensaje la mujer escribió: "Cuántas sensaciones encontradas en ese momento. Sentí que se paraba el tiempo, que me faltaba el aire. Sólo cerré mis ojos y soñé por un momento que todo era mentira, que nada era verdad. Por un segundo sentí estar en tus brazos, escuché decirte Lechona, todo va estar bien. Pero al abrir mis ojos sólo volví a la realidad, que sólo tenía los más hermosos recuerdos vividos, tan sólo el amor eterno que nos dimos y dos soles hermosos que iluminan mi vida", concluyó.

   Cinthia López Gotta, una de las sobrevivientes, dijo ayer que Loscalzo "tenía todo planeado". Ella era amiga de Romina y Vanesa (38), las dos hermanas asesinadas junto al marido de la segunda, Darío Díaz (33), en la casa situada en la calle Olavarría, de Hurlingham.

   Cinthia recordó que la noche del domingo Loscalzo se encargó de cocinar y que la invitó a comer a ella, a Vanesa y a su esposo.

   Dijo que el hombre preguntó por su suegra Juana, quien también fue asesinada.

   Loscalzo terminó de comer y se retiró, mientras Cinthia se puso a tender ropa y Romina comenzó a hacer pochoclos porque iba a presenciar una película con su hijo de 11 años.

   En ese momento Loscalzo volvió y comenzó a gritarle cosas a Romina que no pudo entender, según contó Cinthia al canal TN, hasta que la mató de varios disparos.

   Vanesa y Cinthia se arrojaron encima del asesino para intentar desarmarlo, según el relato de la mujer, pero no pudieron hacerlo, y el hombre "remató" de varios tiros a la primera.

   Cinthia escapó de la casa y fue perseguida por Loscalzo mientras seguía tirando. El tercer disparo alcanzó la alcanzó en una pierna. "Me quedé callada y me tapaba la boca, porque me dolía la pierna. El seguía disparando. Pero me hice la muerta para que no me matara", recordó. La mujer fue dada de alta ayer del hospital.

   Loscalzo también hirió a Díaz, que murió más tarde en un hospital y estuvo a punto de matar al hijo de su esposa, pero escuchó el ruego del chico que lo llamaba "papá" para que no lo haga tras apoyarle el arma en el pecho. Luego se dirigió en su moto a la casa de otro de sus cuñados, José Maguna y tras hacer salir de la casa con un ardid a toda la familia, mató al hombre, a su madre, Juana Paiva, e hirió a su esposa, Mónica Lloret, quien perdió el bebé que iba a nacer al otro día, y a su hija, una niña de once años.

Comentarios