El Mundo
Sábado 18 de Junio de 2016

El asesinato de la diputada británica influiría en la votación sobre la permanencia del Reino Unido en la UE

Algunos analistas sostienen que la trágica muerte movilizaría votos en favor de la permanencia del Reino Unido dentro de Europa.

En ocasiones la política es impredecible. Sucesos inesperados como un atentado o la caída de las Bolsas pueden cambiar de la noche a la mañana el estado de ánimo de un país e influir en los votantes. La violencia contra un inocente es uno de esos sucesos que puede tocar especialmente a los electores. ¿Es el asesinato de la diputada laborista Jo Cox una tragedia de ese tipo, capaz de influir a menos de una semana en el histórico referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea ("Brexit")? Expertos sostienen que el brutal asesinato de la legisladora laborista movilizaría votos hacia los que apoyan la permanencia de Gran Bretaña en la UE.

Los motivos del asesinato todavía no están claros y la policía guarda silencio. ¿Qué llevó al arrestado asesino de 52 años a atacar a Cox? Sus vecinos lo describen como una persona solitaria que creció con su abuela y llevaba 40 años viviendo en una pequeña casa de Birstall, en Yorkshire, a 15 minutos a pie del lugar en el que fue atacada la legisladora. Su medio hermano asegura que era inofensivo y que hacía muchos años que no tenía pareja. "Tuvo una novia cuando era joven pero se la robó un amigo", lo citó The Guardian. Durante un tiempo trabajó como jardinero y también fue voluntario, añadió el diario. También se habla de problemas psicológicos. El hombre tenía "un historial de enfermedades mentales, aunque estaba recibiendo ayuda", afirmó otro hermano. "Mi hermano no es violento y para nada politizado", aseguró.

Pero hay dudas de que el presunto atacante fuera realmente tan apolítico. Según informó The Washington Post, tuvo relaciones con una organización neonazi estadounidense, la Alianza Nacional, a la que hace 17 años encargó un libro en el que se explicaba como fabricar una pistola. El Telegraph, a su vez, asegura que estuvo abonado a SA Patriot, una revista racista publicada por una organización sudafricana defensora del Apartheid. Pero eso también fue hace años. La cuestión es si todo esto arroja luz sobre el motivo del asesinato del jueves.

El premier británico, el conservador David Cameron, y el líder laborista, Jeremy Corbyn, se desplazaron ayer al lugar del ataque y depositaron flores en recuerdo de la víctima. Ambos están políticamente en polos contrarios pero se hallan encuentran en el mismo bando respecto al "Brexit", al que los dos se oponen. Al igual que Cox, que era una ferviente defensora de la permanencia en la UE. En los últimos días y semanas las encuestas mostraron una tendencia favorable al "Brexit", aunque eso fue antes del crimen de Yorkshire. Por el momento no hubo nuevos sondeos. Y tampoco pruebas de que el asesino estuviera influenciado por el debate sobre la UE. Es de nuevo uno de esos momentos en los que una tragedia inesperada puede tener consecuencias políticas imprevisibles.

Comentarios