Edición Impresa
Sábado 25 de Agosto de 2012

El arte los inspiró a crear un libro y fueron premiados

Es “Artecuento” basado en las obras de Grela y Gambartes. La idea es de la Escuela Arzeno y representará al país en un foro latinoamericano

Leyeron y recrearon las obras de los artistas plásticos Juan Grela y Leónidas Gambartes, investigaron sobre sus vidas, imaginaron y escribieron cuentos, diseñaron y editaron un libro. Todo eso lo llamaron “Artecuento”, un proyecto educativo atravesado por las nuevas tecnologías que tiene como protagonistas a alumnos y docentes de la Escuela Nº 83 Juan Arzeno de Rosario. La experiencia fue elegida entre más de 300 de todo el país, en el III Foro Argentino de Docentes Innovadores, organizado por Microsoft en colaboración con Intel y el portal Educ.ar. Ahora se presentará en Lima junto a 60 trabajos seleccionados de América latina y el Caribe, en ese encuentro se definirá los que lleguen a la instancia mundial que será en Praga en noviembre que viene. Para representar la experiencia, viajará Laura Suárez, la docente de la Arzeno que ocupa el único cargo de informática reconocido por la provincia.

“Artecuento” es una buena síntesis de cómo la escuela puede contrariar las prescripciones de la didáctica, innovar y soñar con un lugar más creativo para los chicos. Una afirmación que se confirma con sólo atravesar el patio de la escuela de Ovidio Lagos al 1000, y ver, por ejemplo, bellísimos dibujos de los más pequeños estampados en gigantescos banners. Y hay que decirlo el lugar para el arte es de privilegio.

El proyecto arrancó en 2010, cuando los chicos estaban en 6º grado; se extendió a 2011, siempre con el mismo grupo que ahora ya pisa el secundario. En pocas palabras, consistió en la edición y distribución gratuita, en escuelas públicas, de un libro con cuentos diseñados y escritos por los alumnos. Esos relatos —de creación colectiva— tuvieron como inspiración las obras de dos artistas plásticos locales, Leónidas Gambartes y Juan Grela. Se complementaron con datos biográficos, expresados en textos con pictogramas y dibujos.

La idea es interdisciplinaria por donde se la mire: conviven plástica, lengua, el uso permanente de recursos tecnológicos y hasta matemática. Y como explica Laura Suárez, está basado sobre todo en “los múltiples lenguajes”. El corolario de esta experiencia fue haber ganado un certamen de Educación municipal, que les permitió imprimir mil ejemplares de estos libros que llamaron “Artecuento”.

Los libros fueron compartidos en talleres con otras escuelas, a cargo de los propios chicos. También alcanzaron a la Escuela Hospitalaria que funciona en el Hospital de Niños Vilela, y hasta un centro cultural inaugurado en la localidad jujeña de San Pedro.

Docentes. A cargo de este proyecto están la profesora de plástica Ana Cao; los docentes  de computación Laura Suárez, Luciano Guadagnoli y Pablo Pasquero; las de lengua Claudia Ramis y María Marcela Rasia; y de matemática Andrea Sotelo y Graciela Andreini. Pero es Laura Suárez la “cara visible” designada, que va y viene para difundirlo. Será quien tendrá a su cargo defenderlo ante un exigente jurado.

Del certamen se enteraron porque participan de las actividades que ofrece la página docentesinnovadores.net, de Microsoft. “El Foro que organiza esta página premia a los docentes que mejor aplican la tecnología en el aula, para eso primero se seleccionan los proyectos que se presentan en este portal”, relata la docente.

Entre más de 300, este año fueron elegidos 20 trabajos que son los que participaron del III Foro Nacional de Docentes Innovadores que se realizó en Buenos Aires, el 15 de agosto pasado. “Se eligen experiencias documentadas, que se puedan demostrar, con videos, fotos, enlaces, y Artecuento fue uno de esos 20”, destaca.

En esa jornada, el jurado seleccionó los cuatro que ahora participarán del Foro Regional que será el 18 y 19 de septiembre en Lima, Perú. Estarán presentes 60 experiencias de América latina y el Caribe —entre ellas Artecuento—, de las cuales 18 serán las finalistas del Foro Mundial que será en noviembre en Praga (República Checa).

Escuela equipada . La informática tiene un lugar privilegiado en la escuela Arzeno. “Tenemos de todo: computadoras, netbooks touch, pizarra digital interactiva (PDI), impresoras, scanners y horas de informática”, cuenta Laura en una charla que se da en una envidiable sala de computación.

“Gracias a la cooperadora y a que no nos quedamos quietas y pedimos en todos lados, tenemos estos recursos. Por ejemplo la PDI la donó un ex alumno, Juan Carlos Chachques (prestigioso médico) y varias computadoras la Fundación del Banco de Santa Fe”, cita.

Y ofrece un dato más para no pasar por alto: “Trabajo aquí desde hace 15 años, ocupo el único cargo de informática reconocido que existe en la provincia (hay otros pero dependen de las escuelas o cooperadoras), lamentablemente en Santa Fe no existen como ocurre en otras provincias”.

Sueños. Explica cómo en “Artecuento” conviven distintas miradas disciplinarias. “La tecnología fue el eje vertebrador del proyecto, desde los inicios implicó buscar información de los artistas, conocer sobre sus obras, registrar con cámaras fotográficas la experiencia, editar y diseñar el libro, se usaron recursos de la web 2.0 y hasta armamos un blog (artecuento.blogspot.com.ar) que muestra este proceso”, repasa la docente. “Siempre trabajamos con programas adaptados a los chicos”, aclara en referencia a que en los inicios del proyecto los alumnos estaban en 6º grado.

Más allá de la tecnología, para Laura el secreto de este éxito es no haberle quitado nunca “el protagonismo a los chicos”, pero también “el trabajo en equipo de los docentes”. “Es como que se nos alinearon los planetas y todas vimos el mismo objetivo, el mismo libro. Nos involucramos todos, cada uno aportando desde su especialidad lo mejor, con alegría y con pasión. Como le dije a mis alumnos sobre el libro: «Si lo podemos soñar, lo podemos hacer»”.

Comentarios