mas
Domingo 20 de Noviembre de 2016

El arte contemporáneo en su sitio

Por primera vez el Salón Nacional de Rosario se expondrá en el museo Macro, de Oroño y el río. El viernes próximo se exhibirán los seleccionados. Habrá performance, música y los visitantes podrán votar su obra favorita

Por primera vez el Salón Nacional de Rosario se expondrá en el museo Macro, de Oroño y el río. El viernes próximo se exhibirán los seleccionados. Habrá performance, música y los visitantes podrán votar su obra favorita

Por primera vez el tradicional Salón Nacional de Rosario se desarrollará en el museo Macro, dejando atrás las galerías del Museo Castagnino. En coincidencia con el 12º aniversario del museo instalado en los Silos Davis, este año el salón ofrecerá cambios tanto en cuestiones referidas a las obras presentadas como en los modos de juzgamiento. Más de quinientos proyectos se presentaron a la convocatoria y 34 fueron seleccionados para entrar al concurso. Además del cambio de sede, con todo lo que implica, integran el lote de los seleccionados obras o proyectos efímeros. La apertura será el viernes próximo, a las 20, y el acto de premiación recién será el 16. Durante ese período operará otra nueva propuesta, los visitantes podrán elegir su obra favorita mediante una votación.

En la jornada inaugural, a partir de las 20.30, se realizarán —por única vez— tres obras performáticas: Los novios, de Sandro Pereira y Maximiliano Chávez; Esta desorientación es para siempre, de David Nahón, y La cabeza tenía cuerpo, de Jazmín Saidman. Y a las 22 comenzará el espectáculo musical en la explanada del Museo para festejar sus doce años de existencia. Toda la jornada será con entrada libre y gratuita. Es que el LXX Salón Nacional de Rosario coincidirá con los festejos por el 12º aniversario del Macro.

A la vez, el miércoles 14 de diciembre se realizará otra de las obras performáticas aceptadas en el concurso: El imperio de lo frágil, de Sebastián Villar Rojas. Debido a que la obra puede ser representada con un número limitado de espectadores los interesados deberán reservar su entrada anticipadamente en los horarios habituales del Museo.

La premiación

El 16 de diciembre de 2016, con un acto de premiación, se darán a conocer los ganadores del concurso y, también, el resultado de la elección de los visitantes. Así se definirá un primer premio adquisición de 90 mil pesos, otorgado por el Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe y Fundar; un segundo premio adquisición de 40 mil, a cargo de la Municipalidad de Rosario; un premio estímulo de 17 mil pesos para artistas emergentes, a cargo de la Fundación Castagnino, y podrán designarse hasta tres menciones honoríficas.

Integran el jurado de premiación Clarisa Appendino, Nancy Rojas, Federico Baeza, Leandro Comba, Graciela Speranza, un miembro del Concejo Municipal, un miembro de la Fundación Castagnino y la directora del Museo Castagnino macro, Marcela Römer. Previo a la ceremonia de entrega de premios se realizará un diálogo abierto con los miembros del jurado en el cual se darán a conocer las innovaciones en el proceso de recepción y selección de los proyectos y, también, se expondrán los criterios de premiación.

El LXX Salón Nacional de Rosario se ha propuesto como objetivo principal ofrecer una mirada particular de los lenguajes artísticos desarrollados en la Argentina del presente y, a su vez, incrementar la colección de arte contemporáneo a través de los premios adquisición.

Primera vez

Cuando el Macro abrió sus puertas, se propuso construir una plataforma de exposición y presentación para aquellos proyectos que por entonces abordaban diversos lenguajes exigiendo nuevas perspectivas de expectación y análisis. Un ámbito que se convirtió en una suerte de promotor de la experimentación y proyección del arte contemporáneo.

Con el traslado de la 70ª edición del Salón Nacional de Rosario al Macro, el museo incorpora al Salón y lo afirma como una institución promotora de circulación de la producción artística del presente. Y esta decisión traccionó sobre la perspectiva del certamen y se reflejó en la convocatoria. "El envío fue muy variado, con muy buenos proyectos, muchos de ellos reflexionando y refiriendo específicamente a la arquitectura del lugar y al cambio de edificio. Es decir, la propuesta institucional repercutió directamente en la elaboración de los proyectos, proporcionando mayor dinamismo", destacó la directora del Castagnino macro, Marcela Römer, en la presentación del próximo Salón.

En este sentido, el cambio de sede puede leerse como uno de los fundamentos "para favorecer el proceso de reconfiguración del formato Salón Nacional, históricamente constituido como un dispositivo de exaltación del mérito y la consagración artística, hacia una plataforma más lábil en la que presentar una topografía de la producción actual y generar un ámbito de discusión sobre su conformación y futuras derivas. Por eso hoy también se puede pensar en el Salón como un programa de actividades, como una serie de acontecimientos que liguen al museo de otro modo con sus públicos", agregó Römer.

Así, se registraron innovaciones en el proceso de recepción y selección, como el acceso a los proyectos vía web luego del cierre de la convocatoria, lo que permitió revisarlos y analizarlos en forma pormenorizada antes del encuentro para seleccionar a los participantes. Cabe recordar que desde las últimas convocatorias se comenzó a promover el envío de propuestas que pudieran pensarse como producciones, como proyectos. Este año, y seguramente por realizarse el Salón en la sede contemporánea, esta condición se cristalizó con mayor nitidez.

A los criterios de selección tradicionales, teniendo en cuenta que se trata de premios adquisición, como la revisión de la colección o ingreso de determinados artistas, se intentó recuperar la presencia de obras con carácter efímero, lo cual puede ir a contrapelo de un certamen de premiación con obra adquisición. "En un momento de institucionalización generalizada del arte contemporáneo —explicó Römer— , es importante la pervivencia de proyectos efímeros, no materializables y que no cuenten con lugar físico permanente dentro de la sala como modo de permanecer en la pregunta, en los interrogantes sobre el arte, sobre nuestro tiempo y sobre el museo".

En opinión de la directora del museo, "la elección de proyectos de existencia más efímera como performances o distintos tipos de formatos no dependientes de la concreción material de un resultado también es pensar en el Salón como un programa de actividades, es una manera de seguir pensando en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario no sólo como una plataforma de exhibición sino como un lugar de producción".

Votá tu obra favorita

Desde el viernes próximo y hasta el 15 de diciembre, inclusive, los visitantes al Salón podrán elegir su obra favorita. En esta edición habrá una urna especial en la planta baja del Macro donde los votantes podrán expresar por qué motivo eligen la obra. El resultado de dicha elección se dará a conocer el 16 de diciembre, día en que el jurado de premiación también anunciará los ganadores de esta edición.

La instancia de votación de los visitantes se encuadra dentro de una intención pedagógica, uno de los aspectos centrales que han definido la misión institucional del Macro, "no una pedagogía basada en la noción de una asimetría entre una institución que otorga y un público que recibe, sino como un modo de multiplicar los reenvíos, de incorporar instancias en las que el público pueda tomar una palabra crítica y así tener una mayor cercanía con el entramado comunitario que sustenta todo museo", señaló Römer.

Viernes próximo, a las 20, inaguración del LXX Salón Nacional de Rosario en el Macro, Oroño y el río. Para ampliar y conocer los seleccionados, www.castagninomacro.org.

Comentarios