Escenario
Sábado 04 de Junio de 2016

"El arte contemporáneo es un lugar de ruptura"

La obra de danza contemporánea "ida/acherontia (materiales para la duda)" sube a escena hoy en el teatro El Rayo

El movimiento creando tramas en distintos mundos posibles es la premisa de "Ida/ Acherontia (Materiales para la duda)", una obra de danza contemporánea protagonizada por Soledad Verdún y Ana Varela, que sube a escena hoy y todos los sábados de junio, a las 22, en el teatro El Rayo (Salta 2991). Antes del estreno, Verdún dialogó con Escenario sobre esta obra inspirada en el poema de Stéphane Mallarmé, "Preludio de la siesta de un Fauno".

—La obra está basada en "Preludio de la siesta del fauno" que con poesía de Mallarmé y partitura de Claude Debussy, provocó escándalo cuando fue presentada por primera vez en París, por su erotismo explícito y su radical apartamiento de la tradición del ballet clásico. ¿Su versión mantiene la misma línea?

—El poema de Mallarmé es el punto de partida para empezar a componer esta pieza de danza contemporánea. No usamos el poema como argumento, sino que desprendimos un fragmento que dice: "Yo iba cuando a mis pies se enredan florecidas del pudor de amar, sobre este lecho casual, dos durmientes gozando el placer de ser dos". Es una imagen que se puede recrear a partir de muchos mundos posibles. En nuestro caso, compusimos tres escenas. Estuvimos trabajando dos años sobre esto, fue un proceso largo y muy lindo.

¿De dónde surge el nombre de la obra?

—Es un juego de palabras. Ida puede ser un nombre o un estado. Y Acherontia es una mariposa cuyo nombre viene de un ser mitológico griego que tenía el poder de cortar el hilo de la vida. En la obra hay indicios de transmutación. Y eso se relaciona con el subtítulo de la obra, ya que genera una cierta incertidumbre sobre qué se quiere decir...

¿Qué diferencias existen entre una obra de teatro convencional, donde la trama se transmite a través del guión, y una de danza donde predomina el lenguaje corporal?

—Nuestra deseo es invitar a que el público se acerque a la obra desde una mirada alejada de cualquier sentido racional. Estas mujeres sugieren y provocan, pero nada de lo que sucede está completamente resuelto. El espectador tiene que hacer un trabajo para disfrutar y entrar en el juego con la música original de Alexis Perepelycia. Es un desafío ya que el arte contemporáneo es un lugar de ruptura. De todos modos, creo que la danza y el lenguaje del movimiento también construyen relatos e imágenes que van más allá de la técnica o el virtuosismo del movimiento.

Comentarios