Edición Impresa
Sábado 17 de Mayo de 2014

El aporte a la indagación judicial

Sobre la situación actual de implicados en las delaciones registradas en archivos, la investigadora admite que hay apellidos que continúan: "Está el nombre de un juez del norte santafesino, comprobaciones documental de participaciones civiles, eso no lo pude derivar al ámbito provincial, pero sí al nacional, y lo agradecieron"

También explica que "el Archivo Provincial de la Memoria se creó en Santa Fe en 2006, dentro de la estructura del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Allí pude trabajar con mucha tranquilidad y compartiendo los pactos sobre cuidado de datos. Pero alrededor de septiembre, octubre de 2013, con el cambio de autoridades y por causas que no conozco, se frenaron las investigaciones que se realizaban". "Llegué a tomar estos casos, pero no pude concretar la segunda etapa, con un trabajo profundo para ver conexiones, hacer entrevistas y todo lo necesario. No son pocas las investigaciones que quedaron congeladas. Ese discurso sobre «profundizar el conocimiento y la memoria para hacer una reparación histórica», en la práctica no se produce".

Sobre las causas de esa censura al trabajo de los investigadores, García indica que "previo al cambio de autoridades se firmó un instructivo sobre cómo trabaja el archivo con las categorías de periodistas, abogado, historiador. Llevó mucho tiempo y se llegó a un acuerdo, pero no se respetó. El ministro (de Justicia) Juan Lewis dice que se puede trabajar en el archivo, pero a mí me frenaron en la puerta cuando fui. Ya antes, cuando pedía una copia de algún documento, tardaban dos meses para entregarla, hasta que no se pudo consultar nada. Se miraba con tranquilidad, se tomaban notas y pedían copias, pero ahora una persona nos acompaña, mueve las páginas y sólo se puede mirar sin llevarnos nada".

Comentarios