Edición Impresa
Lunes 07 de Enero de 2008

El anuario negro del 2007

Ahora que pasó la época en que todos publican su propio anuario, con los sucesos destacados que nos dejó el año que se fue, es el momento ideal para hacer lo que podría llamarse la anti-lista, es decir, todo lo que no debería haber ocurrido para que 2007 fuese el mejor año en la historia de la tecnología...

Ahora que pasó la época en que todos publican su propio anuario, con los sucesos destacados que nos dejó el año que se fue, es el momento ideal para hacer lo que podría llamarse la anti-lista, es decir, todo lo que no debería haber ocurrido para que 2007 fuese el mejor año en la historia de la tecnología.

  • Microsoft nos tiene acostumbrados a renovar su sistema operativo, el más utilizado en el mundo, pero Windows Vista se llevó todos los cachetazos. Sus requerimientos mínimos de hardware son de lo más exigentes (quienes no tengan suficiente memoria RAM deberán conformarse con la mitad de las funciones), desde el primer día mostró problemas de seguridad (MCAfee detectó 133 errores "esenciales") e incompatibilidad con drivers para manejar periféricos (¿para qué me pasé a Vista si mi impresora funcionaba con XP y ahora no?), sin contar que muchas de sus innovaciones son apenas papelitos de colores: pocas cosas funcionales y originales, más allá de lo estético. Si la computadora funciona bien con Windows XP, entonces sigamos con XP, al menos hasta que Vista sea más estable.
  • Debe haber pocas cosas tan irritantes en internet como la proliferación de los blogs de poesías. Por supuesto, hay excepciones, pero pocas escapan a la norma: contenidos infantiles y cursis, diseños sobrecargados y muy poca originalidad. Esto se llama "ganar enemigos gratuitamente", pero alguien tenía que decirlo.
  • Todavía no entiendo la finalidad de Twitter. El microblogging gana adeptos diariamente pero un sitio que invita a escribir "qué estás haciendo ahora" parece poco útil frente a la funcionalidad de un blogs. Sigo coleccionando enemigos.
  • Una pareja china eligió un nombre original para su hijo: @. Sí, querían que el pequeño se llamara arroba. El argumento era que, en inglés, arroba se pronuncia "at", que en mandarín suena parecido a "lo quiero", por lo que estarían demostrando el amor que sienten por su bebé. Afortunadamente recibieron una negativa como respuesta oficial.
  • El iPhone es mucho más que un celular, con una interfaz deslumbrante y un diseño que no desentona con los demás productos de alta calidad de Mac. Pero, ¿hacían falta tantas cosas en un solo aparatito? Todavía se ven pocos (en Argentina sólo se puede utilizar si se desbloquea de manera ilegal) y son, más que nada, un símbolo de estatus. ¿Envidia? Tal vez...
  • El blog es la gran estrella de la Web 2.0, pero en este lado del mundo casi todos se conforman con el servicio que brinda Blogger. Decidí probar Wordpress, otro de los sitios dedicados al alojamiento de bitácoras personales. Todo iba muy bien, incluso se pueden encontrar plantillas mucho más originales y hasta incluye un completo resumen estadístico de los navegantes, pero cuando quise empezar a personalizar la estética del blog apareció el funesto mensaje: "Puedes editar el fichero CSS y previsualizar los cambios sin pago. Si quieres guardar los cambios y hacer visible tu diseño, hay que adquirir el Custom CSS Upgrade". Es decir, si no tenés tarjeta de crédito estás perdiendo el tiempo. Por eso soy un férreo defensor de la filosofía Google: ganan dinero (y mucho) pero no de mi bolsillo, sino de los anunciantes.
  • En Estados Unidos arrestaron a Robert Soloway, más conocido como El Rey del Spam, quien habría enviado cientos de millones de correos basura. Expertos en informática señalaron que, con Spam King fuera de carrera, los usuarios podrían advertir una disminución en la cantidad recibida de mensajes no solicitados. ¿Alguien notó la diferencia? Yo no.
  • Los políticos llegaron a la Web 2.0. Las campañas estadounidenses ahora también se disputan en los videos de YouTube, algunos candidatos argentinos se animaron al blog y, días antes de las elecciones presidenciales de octubre, era habitual que en los anuncios de AdSense aparecieran Roberto Lavagna y Rodríguez Saá. ¿No suena a demagogia 2.0? Ya que estamos, otra pregunta: ¿Julio Cobos no tuvo más protagonismo en la página de internet que en lo que va de la gestión de Cristina?
  • Google empieza a concretar su sueño: dominar el mundo. Tres párrafos más arriba senté mi postura a favor de la empresa de Larry Page y Sergey Brin, y no pienso retractarme, pero en poco tiempo se adueñaron de lo mejor de internet. La competencia siempre redunda en beneficios para los usuarios, y hasta los ejecutivos de Google sospechan que la empresa empieza a perder esa imagen de sencillez y complicidad que siempre tuvo con los navegantes. ¿Van a camino a convertirse en un monopolio? Si en un buscador cualquiera (Google, sin ir más lejos) ponemos "Google compró...", el resultado es escalofriante: YouTube (lo pagaron apenas 165 millones de dólares), Panoramio (dedicado a las fotos geolocalizadas), DoubleClick (publicidad), Jaiku (tecnologias móviles), Writely (procesador de textos online), SketchUp (diseño 3D), Keyhole (mapas), Blogger (alojamiento de blogs), Feedburner (gestión de feeds RSS), Postini (seguridad en aplicaciones), GrandCentral (gestión de números de teléfono), PeakStream (sistemas multiprocesador), Zenter (presentaciones online), Image America (fotos aéreas), Zingku (red social móvil), Xunlei (P2P), AdScape (publicidad en videojuegos), Trendalyzer (tecnología de animaciones), Tonic Systems (gestión de documentación y presentaciones), Marratech (trabajo colaborativo con webcams), Maxthon (navegador web), Greenborder (virtualización de sistemas)... Sólo falta que finalmente se decidan por lanzar un sistema operativo propio (hace años que circula el rumor) y entonces habrá que apoyar a Microsoft en una eventual cruzada antimonopólica contra Google. Lo único que faltaba.

Comentarios