La ciudad
Viernes 04 de Noviembre de 2016

El ánimo de una mujer que sabe de adversidades

A Mora todos en el barrio la conocen como "Ucha". No porque sea poco atractiva, ni mucho menos amarreta, sino porque fue una de las mujeres que en el 2001 se puso el hambre del barrio al hombro, abriendo un comedor en el patio de su casa. La mujer se entusiasma ahora con que, finalmente, la calle del centro comunitario pueda tener alumbrado público. "Porque llegada la tardecita ya no se puede estar más afuera, es una boca de lobo", advierte. También pide que se construya un playón deportivo "para que los pibes tengan un lugar donde estar que no sea la calle, para que tengan algo para hacer". Con las niñas, dice, resulta un poco más fácil. "Yo las tenía en casa y les enseñaba a amasar y a hacer pan. Lo hacía con mi plata, pero ya no se puede, porque está todo caro", señala y vuelve a advertir que faltan actividades para los jóvenes del barrio. "Justo ahora, cuando más se necesitan", se lamenta.

Comentarios