Educación
Sábado 30 de Julio de 2016

El Aneurisma del Chico Punk

Lejos de la masividad de otras épocas en que existían editoriales que producían de manera industrial, la historieta argentina actual continúa ofreciendo lecturas muy interesantes. No me es fácil seleccionar un solo cómic para recomendar. De todas formas, me aventuro en esa tarea optando por uno que además de ser atractivo por sí mismo reúne características representativas del panorama del cómic nacional en estos tiempos que corren. Es El Aneurisma del Chico Punk, de Renzo Podestá.

Comenzando por esas otras características, fue publicado originalmente a través de una web del autor y sin importar que muchos ya lo habían leído en el soporte digital (y que todavía puede descargarse gratuitamente), la edición en libro impreso agotó tres tiradas. A su vez, el voluminoso tomo de más de 200 páginas fue editado por un sello propio de Podestá (en equipo con otros autores, diseñadores, correctores y demás), tal como son realizados una buena parte de los libros de historietas actuales: con pequeños sellos independientes y autogestivos. Justamente, la independencia a la hora de producir estos cómics es un factor que da lugar a los autores para expresarse con total libertad y poner mucho de sí mismos (sus preocupaciones, sus obsesiones, sus intereses, sus deseos) en lo que cuentan, tal como lo hace Podestá en El Aneurisma del Chico Punk. También tiene, a título personal, el mérito de haber sido el cómic que me hizo interesar definitivamente por la producción actual, contemporánea, de la historieta argentina, cuando comenzó a publicarse allá por el 2011.

En cuanto al cómic en sí, lo que ofrece es la historia de un grupo de amigos que comienza con una pelea callejera con otro grupo, que rápidamente va mucho más allá hacia un plano místico, metafísico, que no se alcanza a comprender en este primer volumen dejando las ganas de leer el segundo (pronto a publicarse). El autor narra esta historia con un gran dominio de la tinta y el contraste de blancos y negros, generando un clima tan cautivante como aterrador y violento, en un formato apaisado que le permite juegos narrativos a la hora de componer la página lo cual hace aún más disfrutable esta lectura.


Comentarios