Cartas de lectores
Miércoles 31 de Agosto de 2016

El anacronismo perverso K

Cristina Kirchner, mediante su tropa K, intenta debilitar al actual gobierno de Mauricio Macri para que no pueda concluir su mandato constitucional.

Cristina Kirchner, mediante su tropa K, intenta debilitar al actual gobierno de Mauricio Macri para que no pueda concluir su mandato constitucional. Recordemos que el Papa Francisco, en su afán por ayudar a Cristina, contribuyó a que ella lograra finalizar su período presidencial. Entre otras cosas, le concedió siete visitas como apoyo político y espiritual. Es obvio que, con su acción, el Santo Padre procuraba colaborar con la institucionalidad de nuestro país, y en ese punto lo consiguió. Sin embargo, ella, con su conducta actual, le retribuye el favor de la peor manera, y pervierte la famosa frase bíblica: "No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti". No es la única vez que Cristina traiciona el deseo papal: Francisco, en una gira que realizó el año pasado por Latinoamérica, desde Paraguay, le había hecho saber que hay que luchar contra el narcotráfico para evitar su avance. Cristina, al apoyar a Aníbal Fernández como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, de-sobedeció la sugerencia papal: era cuestionado por estar involucrado en el flagelo de la droga. Justamente esa pesada mochila contribuyó a la derrota de ambos. Por si esto fuera poco, los militantes kirchneristas, azuzados de forma solapada por Cristina y por sus secuaces, protestan salvajemente en casi todo acto al que concurran el presidente y sus funcionarios. Parecen olvidar que sólo han transcurrido los primeros meses del mandato de Macri, y que gran parte de su accionar está dirigido a resolver la gravosa herencia recibida. El kirchnerismo actúa un repertorio de irracionalidad tal que se comporta como alguien que en una riña callejera, luego de propinarle un feroz castigo a su adversario, lo abandonase maltrecho. Y como si, además, no conforme con haber llevado a cabo tal aberración, se dirigiera después al hospital con sus amigotes, para entorpecer, mediante violentas protestas, la labor del equipo médico que procura salvar la vida de la víctima. Es ese anacronismo perverso, entre otras cosas, lo que la gente percibe en el kirchnerismo, y es también uno de los motivos por los cuales lo repudia.

Jorge Ballario / DNI 10.858.926 / Marcos Juárez (Cba.)

Comentarios