Edición Impresa
Martes 14 de Octubre de 2014

El amor de una maestra

El nombre de Stella Maldonado acompaña las luchas docentes expresadas en el surgimiento de la Ctera, en la Marcha Blanca, la Carpa Blanca, en la construcción del Movimiento Pedagógico Latinoamericano.

"Hay un hermosísimo libro de John Berger que se llama "De A para X", que son cartas, la historia de amor de una mujer que le escribe a su pareja, un preso político condenado a prisión perpetua. Es de las cosas más bellas que he leído en los últimos años, donde cada una de esas cartas es una obra de arte en sí misma", sugería la secretaria general de la Ctera, Stella Maldonado, como una buena lectura para los docentes en una entrevista realizada por La Capital en 2009. También mencionaba otros dos libros imperdibles: "Mal de escuela", de Daniel Pennac, y otro de Carlos Skliar "¿Y si el otro no estuviera ahí?". El tiempo para leer, para formarse, de los maestros era para ella una preocupación insistente. Y si bien este costado no era tan conocido públicamente, bastaba compartir un ocasional café, un mate o una charla más allá de lo profesional para saber rápidamente de esta pasión. No es casual que cuando se firmó en las paritarias nacionales la capacitación en servicio para los maestros de todo el país la haya saludado como un gran logro. Y lo es. Muchos gremios deben todavía dimensionar estos triunfos de los maestros, tener capacitación gratuita y en horas de trabajo. Stella Maldonado había sido reelegida el año pasado con el 75 por ciento de los votos de los educadores de todo el país para conducir por cuatro años más la Ctera, junto a la secretaria general de Amsafé, Sonia Alesso, quien ahora pasa a presidir esta confederación nacional. Además, integraba el comité ejecutivo de la Internacional de la Educación, la organización que nuclea a los sindicatos docentes de todo el mundo. Además de los libros, Stella tenía otros amores que los convertía en luchas persistentes, cotidianas, pacientes, esas mismas que los buenos maestros expresan en el aula para enseñar: la defensa de la escuela pública, de asegurar más y mejor educación a los que menos tienen con mayor financiamiento; los derechos humanos; la Patria Grande; la memoria inclaudicable por los maestros desaparecidos y víctimas de la dictadura. El nombre de Stella Maldonado acompaña las luchas docentes expresadas en el surgimiento de la Ctera, en la Marcha Blanca, la Carpa Blanca, en la construcción del Movimiento Pedagógico Latinoamericano. Y, desde ya, en la defensa irrestricta de la democracia. Stella Maldonado falleció ayer. Una vida abrazada a la educación, al empeño de que a ningún chico le falte una buena escuela. El amor de una maestra.

Comentarios