Edición Impresa
Jueves 15 de Noviembre de 2012

El amor más conservador y marketinero

La saga de "Crepúsculo" popularizó una historia de amor moderna basada en el derrotero de las heroínas clásicas.

La saga de "Crepúsculo" popularizó una historia de amor moderna basada en el derrotero de las heroínas clásicas. Porque Bella, el personaje que encarna Kristen Stewart, es una mujer que da todo por obtener el amor de Edward (Robert Pattinson). Ella posterga su vida, su familia, sus amigos, sus proyectos. Deja de ser ella. Tanto es así que hasta muta en otro ser, y nada menos que un vampiro, vaya metáfora. El romanticismo de la historia encandiló a adolescentes de todo el mundo y se convirtió en la saga marketinera del público teen. Pero nada más cercano a ciertos personajes de la literatura clásica, como Marguerithe Gauttier, de "La dama de las camelias", o la mismísima Anna Karenina, o la protagonista de "Cumbres borrascosas". Ellas, en el siglo XIX, aparecían como mujeres transgresoras por apostar al amor, pero en la actualidad esa tipología femenina es absolutamente conservadora. No hay dudas que la revolución femenina mira otro crepúsculo.

Comentarios