Escenario
Jueves 12 de Mayo de 2016

"El amor es siempre un malentendido"

Muriel Santa Ana y Peto Menahem dijeron que la comedia romántica que se estrena hoy hace foco sobre las personas mayores de 40.

"Caída del cielo" es una comedia romántica que relata la llegada del amor para dos personas solitarias a sus cuarenta y tantos años. "Se supone que a esa edad el amor es un tema ya resuelto", asegura Peto Menahem, quien junto a Muriel Santa Ana, protagoniza la ópera prima del director Néstor Sánchez Sotelo que hoy llega a los cines rosarinos.

Julia (Santa Ana) y Alejandro (Menahem) se conocen de una manera atípica. El relato comienza cuando Julia (Santa Ana) cae inexplicablemente en el patio de Alejandro (Menahem). La buena noticia para él es que ella sobrevive al golpe; la mala es que sin poder moverse, comienza a darle una interminable lista de indicaciones que se extenderán aún después de llegada de la ambulancia.

Es que la segunda desgracia para Alejandro, hombre fóbico y deprimido que estaba masticando su angustia en la tranquilidad de su hogar, fue descubrir que Julia es su vecina de arriba: comparten el mismo edifico. Aunque todo arranca con un hecho bastante disparatado, tal vez esto era justo lo que necesitaban sus fóbicos y herméticos personajes, para cambiar su cotidianidad y empezar a ver la vida de otra manera.

Desorientados. "Son dos personajes desorientados que están viviendo circunstancias tristes, y el amor irrumpe de manera inesperada, y casi como un malentendido. El cree que es por algo y ella cae por otra cosa. A partir de ahí se produce el encuentro", relata Santa Ana, que se destacó por sus divertidos personajes en "Solamente vos" y "Guapas".

Para Peto, quien ya lleva cuatro temporadas consecutivas protagonizando "Le Prenom", en calle Corrientes, "la historia de amor surge de un accidente tragicómico que los muestra a los dos muy humanos. La película intenta mostrar cómo se construye ese vínculo, que empezó mal, y que parece que no va a funcionar. Ella viene a desordenar la vida de Alejandro, y uno va entendiendo que es justo eso lo que él necesitaba. El orden que había en su vida, no le hacía bien".

"Fue un rodaje hermoso. Es la primera película del director, es una película muy chiquita, independiente, por eso también significaba una apuesta a hacer este recorrido todos juntos y aprender del cine. El cine es un lenguaje en el que tanto Peto y yo no hemos tenido tanto recorrido, entonces siempre es la posibilidad de hacer algo desafiante. El hecho de que nos acopañáramos con Peto en estos roles, era una garantía de que todo iba a estar bien. El me pone límites, me acompaña y me contiene", expresó Santa Ana.

"El amor siempre es un malentendido. Como dice Carolina Aguirre (la guionista argentina de "Ciega a citas") el amor es un error, es donde está la falla. Uno cree que tiene la vida perfecta cuando está solo, que tiene todo acomodado, pero de golpe llega una persona y te desacomoda todo. Y así como te llena de vida, también sentís un montón de sensaciones inesperadas que uno no sabe cómo manejar. Es una zona de confusión... No sé qué es un amor planificado; si es planificado no es amor", reflexionó Santa Ana.

Interrogantes. "Creo que la película invita a preguntarse sobre dos personas de cuarenta años que no tienen resuelto el tema del amor. El es bastante neurótico, ella es muy libre y hasta media invasiva. Ella tiene problemas más reales, como estar sin laburo, en cambio él, no tiene nada resulto a los 40. Entonces esta película pregunta ¿podrán estos dos sacarse esa mochila de fobias y soledad e intentar algo?", destacó Peto.

Es una película muy linda, una historia chiquita en el mejor sentido, que narra el amor entre dos personas de alrededor de 40. Y eso es bastante original porque hay comedias románticas de diecipico, veintipico y sesentipico, pero no de esta etapa en la que pareciera que la gente ya debiera tener las cosas resueltas", resaltó Menahem.

El elenco también se conforma por Héctor Eduardo Díaz, Sebastián Wainraich y Karina K que le aportan un perfil teatral a esta historia. El "toque mágico", por así decirlo, que se siente siempre que llega el amor, esta vez llegó de golpe. Santa Ana y Menahem ya habían trabajado juntos en la obra teatral "Todos felices" y en televisión, son amigos y según el propio Peto tienen onda escénica. "Con Muriel se dan muchas cosas positivas porque vamos viendo lo que el otro quiere, vamos por el mismo lado o encaramos de manera similar el trabajo o pensar la actuación".

Con respecto a sus proyectos personales, Menahem dijo que no esperaba el éxito con "Le Prenom". "Ya hace cuatro años consecutivos que estamos en la calle Corrientes, pero también tenemos muchas ganas de hacer una gira", adelantó el actor que también dirige un unipersonal y continúa en la radio junto a Wainraich con "Metro y medio".

Santa Ana también está abocada a varios proyectos en simultáneo. "Después de «Guapas» no volví a hacer televisión. Este año estoy ensayando la obra «El andador», con la que se va a reabrir el teatro de La Rivera. Por otro lado, los domingos estoy en el Centro Cultural de la Cooperación haciendo un ciclo de poesía que se llama «Absorta y desnuda» y los lunes estoy en el ciclo de micromonólogos «Idénticos», de Teatro por la ldentidad.

Tan lejos y tan cerca

El director Néstor Sánchez Sotelo realizó largometrajes como “Testigos ocultos” y “Los nadies”. Sobre este tercer trabajo contó que le interesó internarse en esos dos universos cercanos, pero sin noticias el uno del otro. “Cuando conocí la primera versión de este guión, me sentí atraído por la posibilidad de entrometerme en esa soledad de dos seres que viven tan próximos, que se acercan y se alejan por mínimas diferencias en su ideología de vida”, señaló el director. En esa línea de análisis, añadió: “Esas mínimas cuestiones ideológicas que los separan me hacen preguntarme si las ideas concretas son siempre las mismas para todos, esa dicotomía entre quienes ven la realidad y la idealizan según su manera de sentir las experiencias que viven y las experiencias que observan. Me propuse desligar un poco el guión de lo evidentemente ideológico para introducirlo en esa carga de imaginación y fantasía que toda película, sea cual sea su género, debe poseer para ser atractiva a los ojos de todos los espectadores. La idea fue incluir al público en una búsqueda de la comprensión de nuestro vivir diario y de la magia de lo cotidiano”.

Comentarios