Cartas de lectores
Jueves 10 de Noviembre de 2016

El alumno y su bandera inglesa

Como docente y director de un establecimiento educativo, muchas actitudes de los estudiantes me dejan gran satisfacción y otras —por suerte menos— me desalientan notablemente.

Como docente y director de un establecimiento educativo, muchas actitudes de los estudiantes me dejan gran satisfacción y otras —por suerte menos— me desalientan notablemente. En este caso la de un joven que conocí en el marco del II Encuentro Nacional de Mujeres Mutualistas que coincidió con las olimpíadas nacionales de historia en la ciudad de Santa Fe, que se realizó en el hotel de ATE y la UNL en la costanera. Me había llamado la atención uno de los alumnos que participaban de las olimpiadas que se paseaba feliz con una campera que en la espalda tenía una gran bandera inglesa y la leyenda "England". Horas después me econtraba descansando en el lobby del hotel y enfrente se sentó este chico ya sin la campera, y allí me enteré de que había sido el ganador de la olimpiada de historia. Luego de felicitarlo por el logro obtenido no pude evitar preguntarle por qué usaba una campera con la bandera inglesa. Me respondió que porque la campera estaba buena y que admiraba a Inglaterra y también a Estados Unidos, y que lamentaba que nuestro país no fuera como esas potencias. Le comenté que llevar alegremente una bandera inglesa podía hacer doler a muchos argentinos, sobre todo a aquellos veteranos de la triste y cruenta guerra de Malvinas, pero también a todos los que vivimos aquella guerra desde el continente engañados por la prensa de la dictadura que imperaba en nuestro país por aquellos años. Volvió a decirme que admiraba a Inglaterra y que nosotros deberíamos haber sido imperialistas como ellos y no haber perdido territorios como la Banda Oriental (Uruguay), Bolivia y Paraguay. Que estábamos equivocados en recibir a los hermanos latinoamericanos que vienen a nuestro país buscando un mejor horizonte para sus familias. Le pregunté de donde era oriundo y me respondió que del interior del Chaco, ante lo cual le recordé que muchos chaqueños habían dado su vida en Malvinas. Insistía con un discurso, xenófobo, con una fluente influencia de modelos del hemisferio norte, sin dudas la colonización ideológica foránea había hecho mella en sus ideas. Lo extraño es que este joven fue acreedor al primer premio de las olimpíadas nacionales de historia que se celebraron en Santa Fe. No llegué a saber con qué trabajo habrá ganado, que criterios aplicó el jurado para premiarlo, y me pregunto si habrá ido a recibir el premio con la campera con la bandera inglesa en su espalda, si sus docentes son conscientes de sus ideales y tal vez hayan influido en ellos. No siguió charlando conmigo, se sintió incómodo, se levantó y se fue, y yo me quedé con el sabor amargo de quien fuera ganador de las olimpíadas de historia y que admira a Estados Unidos e Inglaterra.

Arístides R. Alvarez

DNI 14.081.530

Director Instituto N° 9.045 "Zona Oeste"


Amigos son

los amigos

Circula en la calle una extraña inquietud: ¿por qué Máximo Kirchner no ha ido a visitar a Milagro Sala en el penal de Jujuy? ¡Es un diputado! Hasta el Papa le mandó un rosario bendecido. No se puede creer como se abandonan los amigos cuando ya no sirven a sus intereses. La detenida, debe extrañar mucho al "Principito" que recibía cifras millonarias que ella recaudaba religiosamente de las supuestas obras públicas, sin ejecutar, y se los entregaba en Olivos en grandes bolsos apropiados para ese fin delictivo. Lo mencionado está debidamente registrado y documentado en los medios televisivos nacionales, y la ciudadanía está enojada por el gran robo del siglo. Hoy quiere que el dinero usurpado regrese al erario público y sean volcados a la provisión de gas y luz que les están cobrando al pueblo que padece enormes necesidades, incluida la desocupación de sus familiares.

Maria Emilia Farros

DNI 14.784.332


Si te he visto no me acuerdo

En su última novela "Memoria de mis putas tristes", Gabriel García Marques decía: "Es un triunfo de la vida que las personas de edad pierdan la memoria de las cosas no esenciales". Mi disco rígido se ha vuelto selectivo, no me informa por ejemplo qué cené anoche, ni qué me contó el lunes pasado la vecina del séptimo respecto a las habilidades de su perro. Como sabemos la memoria es la capacidad para recordar, y según la etimología recordar significa pasar de nuevo por el corazón, memoria afectiva que le dicen. Pero existen otros tipos de memoria, la de corto plazo (debilucha), la de largo plazo (cómo olvidarte en esta queja, cafetín y barrilete). La sensorial (el que se quema con leche le teme a las vacas), la inmunológica (células y vacunas), y entre otras tantas la colectiva (memoria común que busca la verdad en el pasado con la finalidad de lograr justicia y evitar repetición de errores). En este sentido, vale la pena recordar que el cuestionamiento de la historia oficial debe nutrirse de esta memoria colectiva y no de la subjetividad de un determinado pensamiento político. No me acuerdo en qué año nació Belgrano, cual de mis amigos me regaló una botella de vino Mistela y entre otras cosas, de aquel rostro juvenil flotando en el adiós. Sin embargo, no se han borrado las voces queridas, las alegrías familiares y los ejemplos recibidos. No se han borrado, en mi caso por lo menos, los actos genocidas, las muertes injustas y la crueldad humana que se repite de tanto en tanto. Hoy por reloj, he salido más temprano, y estoy cansado, perdí las ganas de recordar pequeñeces y mirar, como algunas mañanas, a la gente que pasa. Hablé con un economista de la escuela de Chicago y con un legislador del partido Moralina; me sentí impotente y decepcionado, pero por suerte pude reaccionar con ayuda de la memoria que me sugirió como consuelo terapéutico la frase "si te he visto no me acuerdo". Como es lógico he perdido, además, el pasaporte hacia el pasado irrepetible y, afortunadamente, la carga de los pequeños y minúsculos rencores. Por todo esto, como Evaristo Carriego, leo despacito y resignado en La Capital algunos datos sobre bonos, dietas y salarios. Es curioso, pero no recuerdo si vale la pena indignarse y pelear en primavera contra traidores, grises y aparatos de impedir. Estoy cansado, es el clima, la humedad, yo no sé.

Omar Pérez Cantón


Encuentro anual de viejos vecinos

Como todo tercer viernes de noviembre de cada año, el próximo viernes 18, los "muchachos y chicas" del barrio nos reunimos desde hace mas de 20 años. Me refiero a aquellos que nacimos y vivimos en la zona de la jurisdicción de la ex comisaría 2ª (Catamarca al 1300), que limitaba con calle Santa Fe, Pte. Roca y Av.Belgrano/Wheelwright, pero en especial lo que hacia epicentro en la estación de trenes Rosario Central. Por ello es que su mayoría compartieron juegos en la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), el Club Huracán y el Club Policial, o sus estudios en la Escuela Nº 103 "Dr. Roque Saenz Peña", la 54 "Manuel Belgrano", el "Colegio San José" o "Nuestra Señora de los Angeles" y el "Colegio Inglés". Son amistades de muchos años, nacieron, se criaron y crecieron juntos. Es una reunión donde se matiza con recuerdos de nuestras travesuras de niñez y también de juventud. En este último caso, cuando la policía nos corría por jugar a la pelota (de goma o de trapo) en la calle, o cuando nos descolgábamos por las barrancas al puerto, a los viejos muelles detrás de la estación. En verdad, es un momento inolvidable por sus recuerdos de una juventud sana, que desconocía drogas u otros elementos nocivos. Con mucha alegría, nos encontramos también con amigos que vienen especialmente de otras provincias para esta reunión anual. Lo lamentable es que todos los años, por designio del destino, algunos nos dejan para siempre pero perduran en nuestro recuerdo. Si algún lector se encuentra identificado por haber sido parte de nuestro barrio y quiere sumarse, sólo debe contactarse con Enrique Costa, o alguien con quien tenga más contacto. Los esperamos, serán bienvenidos.

Osvaldo Francisco Marino


José Ottavis, vergüenza ajena

Con sólo escribir su nombre siento vergüenza. No se sabe cómo llegó al Congreso en carácter de diputado provincial del FpV y líder de La Cámpora. Un sujeto de pésimo y vergonzoso comportamiento como dirigente y cómo persona. Con el aumento que se han otorgado todos los congresales, descubrimos que el individuo cobrará alrededor de $140 mil, sumados a los viáticos y otros beneficios. El agravante es la falta de respeto a la sociedad que no sale de su asombro a pesar de que nos están sacudiendo innumerables obscenidades kirchneristas que obraron en perjuicio de la República Argentina. No es posible que no exista un comité de enjuiciamiento que tome serias medidas al nombrado diputado que nunca ocupa su banca y tampoco se ha esmerado en realizar alguna presentación que beneficie a la ciudadanía que lo votó, supuestamente, para que cumpla con su deber. Tal vez ignore cual sería "su deber". Esta nota tiene el propósito de exigir al responsable de frenar abusos de ediles desquiciados que le hagan devolver el monto de las "dietas" cobradas sin trabajar y expulsarlo de la cámara por su pésima conducta. A pesar del tiempo transcurrido se sigue riendo a carcajadas de todo el país que, en definitiva es el que le está abonando la horripilante suma mencionada en autos. Tal vez un juicio político sería más ejemplificador.

Paola Lena Riviera

DNI 13.815.412


Como un gol

el contra

El cambio de luminarias efectuado en barrio Sarmiento (vivienda del trabajador) es sin duda un hecho encuadrado en la intención de renovar las luminarias de la ciudad que, en algunos casos, datan de varias décadas. La incorporación de la nueva tecnología implica una inversión importante que, sin dudas, permitirá el ahorro de energía y contribuirá a la seguridad en la vía pública. Si bien la decisión de efectuar el canje significa una mejora para nuestra ciudad, se diluye por la falta de coordinación evidenciada por la demora en retirar las ramas de los árboles cortadas durante el proceso. Carencia que genera críticas en la opinión de los vecinos en lugar de valorización, dado que transcurridos más de dos semanas aún no fueron retiradas

Hugo C. Ferraro

DNI 6.069.666


El rostro de la potencia imperial

El triunfo del magnate Donald Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas pone al desnudo el verdadero rostro de la principal potencia imperial capitalista. Sin eufemismos, la sociedad global verá la continuidad de la prepotencia belicista y los bombardeos e invasiones a la orden del día. Además, el complejo industrial militar expandirá sus negocios y la brecha de desigualdad social se acrecentará exponencialmente. El sueño americano siempre fue exclusivo y excluyente y si no que les pregunte a la mayoría de afrodescendientes e hispanos que están en los corredores de la muerte de las prisiones. Trump con su estilo rudo, misógino, xenófobo y belicista, ha conquistado el favor electoral de las masas. ¿Miedo a la libertad? ¿Servidumbre voluntaria? Capitalismo explícito en una sociedad en declive y descomposición. No es una película de Hollywood, es la cruel realidad. El villano ingresará a la Casa Blanca.

Carlos Solero

Comentarios