Edición Impresa
Sábado 22 de Noviembre de 2008

El ajedrez crece en el aula

"Salimos 12, profe!". Lejos de sentirse desanimados, los tres alumnos de la Escuela Nº 456 de Rosario gritaron el puesto alcanzado en el 6º Torneo Nacional de Ajedrez como un verdadero triunfo. Y lo es: en sólo un año pasaron del lugar 45 de la competencia al 12. Saben que fue con esfuerzo y mucho entrenamiento.

"Salimos 12, profe!". Lejos de sentirse desanimados, los tres alumnos de la Escuela Nº 456 de Rosario gritaron el puesto alcanzado en el 6º Torneo Nacional de Ajedrez como un verdadero triunfo. Y lo es: en sólo un año pasaron del lugar 45 de la competencia al 12. Saben que fue con esfuerzo y mucho entrenamiento. Participan desde 2006 del Programa Provincial de Ajedrez Escolar, que promete desde el año próximo extenderse a más escuelas y avanzar en una capacitación para docentes, incluso ofreciéndoles una carrera específica. El miércoles habrá una jornada especial en el parque Independencia.

Diego Castro es el profesor que nombran Eduardo Silva (11), Néstor Michalcinec (12) y Rubén Pereyra (13). Todos viajaron los primeros días de noviembre a Buenos Aires a participar del Torneo Nacional que esta vez reunió a 92 escuelas de todo el país. La única palabra que dicen los chicos es "satisfacción" por lo hecho.

"Empecé trabajando con unos 40 chicos de distintas edades en el Club Reflejos de Empalme Graneros, gracias al presupuesto participativo. Desde el 2006 también tengo horas curriculares en los 5 grados de la Escuela 456 del barrio", cuenta el profe Diego a manera de resumen de cómo se incorporó a dictar estas clases basadas en el ingenio y la atención.

Diego tiene 27 años, a los 6 su padre le enseñó el juego y desde entonces no lo abandonó más. Tiene la certeza de que este aprendizaje y enseñanza "es una pasión, permite mejorar como persona, tomar mejores decisiones y formarse en buenos valores".

De sus alumnos campeones destaca la confianza que adquirieron en este último tiempo y valora que hayan superado el peso psicológico de jugar en otro espacio, diferente al que transitan a diario.

Como Diego, otros tantos profesores recorren las escuelas entrenando a maestros, explicando las ventajas que tiene para la formación integral de los alumnos este juego, y sobre todo proyectando sumar más alumnos a una propuesta que no para de crecer.

De hecho, de a poco se comenzaron a recuperar las 1.000 horas del programa quitadas en tiempos que Fernando Bondesío era ministro de Educación de Carlos Reutemann.

Lo cierto es que ya son 64 las escuelas distribuidas en 37 localidades (la mayoría en Rosario) que cuentan con este programa. Mostraron sus méritos en distintas competencias, como en la nacional, donde 8 de las 21 primeras que recibieron premios fueron de la provincia.

Así quedaron posicionadas en el tablero nacional las escuelas Mariano Moreno (2º), Domingo F. Sarmiento (5º), Cristóbal Colón (6º), Juan Arzeno (11º), Nº 456 Carlos Pellegrini (12º), Sarmiento de la localidad de Ceres (13º), República de México (18º) y Gabriela Mistral (21º).

Proyección al 2011. El proyecto es tan alentador en sus resultados pedagógicos que ya se estudia avanzar en un plan de incremento del Programa Provincial de Ajedrez entre 2009 y 2011. Aunque todavía a nivel oficial no se precisa la cantidad de horas, se sabe que la aspiración es al menos cuadruplicar las escuelas que se sumaron al programa en ese período. Por si vale el dato, sólo en Rosario son más de 3 mil los alumnos que participan del ajedrez escolar, ya sea en horas curriculares o en talleres optativos.

El coordinador de Plan Provincial de Ajedrez Escolar, Juan Jaureguiberry, es el más entusiasta en defender las virtudes de que los tableros se multipliquen: "Esta práctica desarrolla en el niño todas las habilidades intelectuales que tienen que ver con el proceso escolar, desde la observación y creatividad hasta la memoria y el pensamiento estratégico".

Opina que este aprendizaje colabora además en la revisión de conductas agresivas y por lo tanto es una herramienta fantástica para la educación escolar.

La idea de hacer crecer el programa propone apuntar en primer lugar a los 4º y 5º grados de la primaria, con un programa curricular, que además articule con el ajedrez federado y social que ya se practica en clubes y asociaciones vecinales, por ejemplo.

Sin embargo, para Jaureguiberry una pata fundamental de este proyecto es la capacitación que puedan recibir los docentes. Por eso el plan que estudia la provincia propone un programa de formación docente específica orientado a brindar capacitación ajedrecística y pedagógica a los educadores a través de cursos. Además, se proyecta ofrecer formación a los maestros actuales y futuros con materias que se sumen en los profesorados desde el año próximo. Aunque la ambición pasa además por ir elaborando un plan didáctico que se convierta en un profesorado de ajedrez.

Comentarios