Edición Impresa
Sábado 27 de Septiembre de 2014

El agua dejará su marca en la nueva campaña

Funcionarios y empresarios anticiparon una primavera "llovedora" y un Niño tardío.

El exceso de agua será el factor determinante de esta campaña agrícola. Tanto para fijar el planteo agrícola como para proyectar rindes y rentabilidad, los productores deberán analizar esta variable con ajuste milimétrico. "Este será un año llovedor, y habrá que estar preparado para esto", planteó el presidente del Inta, Francisco Anglesio, quien llamó a intensificar las rotaciones y a considerar que ya en agosto se va perfilando "una situación de fenómeno Niño".

En ese sentido, el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, agregó que se observa "una primavera con tendencia a que haya más lluvia que siempre o algunas más copiosas porque hay un calentamiento del Pacífico Ecuatorial que traería más tormentas sobre la Pampa Húmeda".

Ante lo que calificó como un Niño tardío, más hacia el verano, "los productores van a tener que tener en claro que habrá ventanas de siembra más cortas y por tanto, será necesario tomar decisiones rápidas", indicó.

Este escenario a futuro se conjuga con un presente también afectado por el exceso de lluvias, fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires. En ese sentido, Delgado explicó que pese a que aún no se revisaron los números de previsiones de cosecha, "habrá que ver qué pasa con las áreas encharcadas, sobre todo en el sur bonaerense, donde hay 3 millones de hectáreas bajo agua".

De todos modos, aclaró que no toda esa superficie es agrícola, sí reconoció el impacto que podría tener para el ciclo 2014/15. "Aún no tenemos números de superificie de maíz porque en muchas zonas, por cuestiones climáticas, se impidió el avance disembra y además hay un componente muy importante que es el maíz de segunda, que se siembra más a fin de año", dijo.

A esa situación climática coyuntural se suman además las dificultades financieras que viene arrastrando el productor por efecto de las caídas de los precios. "Esta va a ser una campaña con algunas complicaciones desde el punto de vista de la rentabilidad del productor", dijo el director de Casafe, Federido Landgraf.

Las compañías proveedoras de insumos consideran que la caída de los precios es notable, los fenómenos climáticos y las proyecciones de humedad para los próximos meses "van a tener impacto en la rentabilidad", algo que también redundará en la actividad económica del interior del país.

"Como cámara lo que proyectamos es una caída en la demanda", dijo Landgraf y explicó que "por un tema de rentabilidad, el productor va a pensar mucho qué tiene que aplicar y posiblemente sacrifique un poco el nivel tecnológico".

"De la mano de la caída de los precios, esto tiene que tener un impacto", sinceró el directivo y señaló que "las empresas hacen un tremendo esfuerzo al financiar un producto al inicio de la capaña y cobrarlo al final".

Pese a una situación más estrecha, Landgraf señaló que por ahora "no hay problemas en la cadena de pagos y no hay alarma, pese a que el sistema agropecuario argentino se apalanca más en el financiamiento de empresas que en el sistema bancario".

Landgraf explicó que hubo además un cambio en la propia estructura del negocio por el fenómeno de la reaparición de las malezas resistentes. "El tema de la resistencia a malezas es una gran preocupación dentro de la industria", dijo y señaló que "se está trabajando en tratar de cubrir esa demanda a través de diferentes productos".

Explicó que "hay algún movimiento hacia herbicidas combinados, glifosato con alguna combinación, al tiempo que se nota una mayor comercialización de herbicidas no glifosato".

"Nosotros siempre recomendamos la receta agronómica", aclaró.

Comentarios