Política
Viernes 29 de Julio de 2016

El acercamiento al Frente Renovador genera tensiones en el Partido Socialista

Aunque varios dirigentes miran con entusiasmo al sector que comanda Massa, el núcleo "duro" del PS rechaza de plano un acuerdo político.

Aunque se inscriba en la etapa de exploración, varios dirigentes en el socialismo santafesino han empezado a mirar con entusiasmo al Frente Renovador (FR) de Sergio Massa. Ven allí una referencia, un posible refugio a nivel nacional desde donde campear los tiempos que se avecinan. Es claro que el PS fue un férreo opositor al kirchnerismo, en especial desde la batalla política de la 125, en 2008, en adelante. Con el nuevo gobierno macrista, durante el último verano, se presentó con la mejor voluntad de hacerse amigo. Pero sucede que la implacable restauración conservadora que apura el partido de gobierno va quitando margen de apoyo para cualquiera que se pretenda progresista.

Así y todo, y en pos de facilitar una gobernabilidad que presuntamente favorecería al conjunto del pueblo argentino, el PS votó con el PRO leyes clave en el primer semestre, como la ley ómnibus que autorizó pagarles a los buitres, y, entre otras definiciones, abrió el camino para reformar el sistema jubilatorio, condenándolo más temprano que tarde a una inexorable presión privatista.

Pero, en el segundo semestre, los tarifazos, la inocultable caída de la actividad económica y la promesa de lluvia de inversiones que hasta la fecha no se verifica en ningún rubro ni en ningún lugar de la Argentina han empujado al socialismo a plantearse un "Macri no" más sonoro. Dando una vuelta de tuerca a la posición electoral de noviembre pasado, que fue "Macri ni". El nuevo desafío político para el partido de la rosa será cranear una estrategia electoral nacional en 2017 posiblemente novedosa.

Margarita Stolbizer, aliada principal del PS, quien fuera candidata a presidente por Progresistas en 2015, obteniendo el quinto lugar, con el 2,51 por ciento de los votos, ya celebró un acuerdo político con Sergio Massa. Se muestra abiertamente por aquí y por allá. Y apuesta en 2017 a revivir su fuerza parlamentaria (hoy sino muerta al menos en estado vegetativo) de la mano del también diputado nacional y ex candidato presidencial Massa.

Anteayer, en la Rural en Palermo, el Frente Renovador impulsó una mesa con un objetivo loable, a la vez que subordinado a otro de mayor relevancia: presentar proyectos para la industria lechera, un rubro golpeado, pero con el objetivo político principal fue sentar a Hermes Binner y a Miguel Lifschitz con Stolbizer y los referentes parlamentarios principales del FR, Graciela Camaño y el rosarino Alejandro Grandinetti, entre otros.

Luego lo conocido: Binner llegó a la Rural, sufrió un bajón de presión, se desmayó y quedó suspendida su presencia en la foto. El evento se hizo igual. Lifschitz, ante la ausencia de Binner, prefirió quedarse sentado en la primera fila del auditorio. Alicia Ciciliani amagó a subirse al escenario pero una llamada desde la presidencia del partido la habría bajado a último momento. Es que hace pocas horas, ante una consulta directa de la agencia Noticias Argentinas en el sentido de si había alguna posibilidad de acuerdo electoral con el massismo para 2017, Antonio Bonfatti, nuevo jefe del PS, dijo directamente "no".

Cerca de Lifschitz, en cambio, evalúan que con Massa "no tuvimos ni tenemos acuerdo político", que no es lo mismo a decir taxativamente "Massa no" para el futuro. El acuerdo parlamentario FR-PS está funcionando, aunque no formalmente. En todas las votaciones "difíciles", incluso por caso en la fallida ley antidespidos (que luego fue vetada por la Casa Rosada), la decisión final del bloque del PS se subordina a una estrategia común con el tigrense.

Stolbizer y el FR van consiguiendo, ya no sólo en la Cámara de Diputados, posicionar al partido de gobierno de Santa Fe en la cercanía de una alianza nacional que preserve el postulado de "no" a los K y también "no" a Macri. Los que promueven esa visión en el PS sueñan con escapar del encapsulamiento provincial, y de la desaparición de la marca PS en el territorio nacional.

Sin embargo, el propio Bonfatti fue quien le bajó el pulgar sin contemplación al FR. "Apuntamos a una alianza de centroizquierda, y Massa no se corresponde con esa definición", deslizan muy cerca del ex gobernador santafesino.

La Capital pudo saber, por lo demás, que el propio Hermes Binner masculló incomodidad, hace tres días, cuando surgió en su agenda que debía compartir un estrado con la diputada Camaño, esposa de Luis Barrionuevo. De todas maneras el ex gobernador fue, pero por casualidad, o no, el cuerpo le jugó una mala pasada.

Por lo demás, en una charla con La Capital, el dirigente socialista Juan Carlos Zabalza explicó: "No tenemos ninguna definición tomada en relación al FR. Son todas especulaciones. Cuando el comité

ejecutivo del partido se reúna en agosto avanzaremos con definiciones políticas". De todos maneras, Zabalza defendió la relación política del PS con Stolbizer y no se expresó respecto del acuerdo Stolbizer-Massa.

Comentarios