Edición Impresa
Sábado 28 de Agosto de 2010

"El árbol de lima": historia de fortaleza espiritual

Por Alicia Gutiérrez (*) / Este cine es el que me agrada. Nada de acción donde los buenos, en realidad son los que condenan al mundo a la guerra y la pobreza, ni efectos especiales sólo para entretener. Historias de vida, realidades palpables, con reflexiones sobre el mundo que estamos de-construyendo. Cómo ésta: "El árbol de lima". Una pequeña gran historia, donde confrontan los principios morales y el poder.

Este cine es el que me agrada. Nada de acción donde los buenos, en realidad son los que condenan al mundo a la guerra y la pobreza, ni efectos especiales sólo para entretener. Historias de vida, realidades palpables, con reflexiones sobre el mundo que estamos de-construyendo. Cómo ésta: "El árbol de lima". Una pequeña gran historia, donde confrontan los principios morales y el poder.

En el filme, una viuda palestina enfrenta a un ministro de Defensa israelí. Su objetivo: defender el futuro de sus limoneros, amenazados de tala total, acusados de poner en peligro la seguridad nacional.

Tanto uno como otro personaje son puestos a prueba. Sus principios, sus convicciones, sus derechos y sus prioridades. La fortaleza espiritual ante el autoritarismo. El personaje femenino (Hiam Abass) es fenomenal, nos da su piel, su mirada, su misterio, su tristeza.

Un filme bellísimo. Nos mantiene expectantes hasta el final. Una anécdota mínima, donde se visualiza una disputa entre lo sentimental ante la guerra. El conflicto de Medio Oriente se mezcla con la familia de cada uno, sus relaciones, sus fortalezas y debilidades.

Una película para la reflexión, para saborearla, para ubicarnos en una vereda o en la otra, no es para tibios, es para mostrar dónde está parado cada uno de quienes miramos.

Esta muy buena obra de un director, como Eran Riklis (también dirigió "La novia siria"), que sabe qué es lo que filma, con ironías, broncas y alegrías. Desde que su propia subjetividad da voz a sus personajes y entrega con sus actitudes una profunda mirada de nuestro mundo global.

(*) Diputada provincial.

 

Comentarios