Información Gral
Martes 14 de Febrero de 2017

El 96 por ciento de los contagios de sida en el país es por falta de preservativo

Lo destaca un reciente estudio de una ONG. Según el Ministerio de Salud de la Nación, cada año se presentan 6.500 nuevos casos.

El 96 por ciento de los nuevos casos de VIH/sida se debe a relaciones sexuales sin preservativo, según lo destacó un reciente relevamiento llevado a cabo en la Argentina a personas que se realizaron el test durante 2016.

En la actualidad, el VIH es una infección crónica, controlable gracias a la diversidad de tratamientos antirretrovirales existentes, aunque continúa siendo un problema grave a nivel mundial.

En el marco del Día Mundial del Condón, que se conmemoró ayer, los expertos instaron a "no bajar la guardia y mantener las medidas de prevención".

En ese sentido, los especialistas recordaron que el preservativo "es el método más eficaz para reducir la transmisión del VIH y de otras de infecciones sexuales como la gonorrea, la clamidia, las hepatitis virales, la sífilis, el herpes genital o el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el virus zika".


sida1.jpg

Durante 2016, la organización AHF Argentina realizó 30.013 tests de VIH en 14 provincias de todo el país, y efectuó un relevamiento a todas las personas que se testearon y un 0,9 por ciento de los casos resultó reactivo para VIH (272 casos).

Uno de los datos más significativos es que el 96 por ciento de los nuevos casos diagnosticados fueron por transmisión sexual, es decir, relaciones sexuales sin preservativo.

La cifra se condice con los datos del último Boletín sobre VIH- Sida del Ministerio de Salud de la Nación, según el cual se notifican 6.500 nuevos casos por año en todo el país y la principal vía de transmisión del VIH sigue siendo la sexual.

En el período 2013-2015 más del 90 por ciento de los varones y mujeres adquirieron el VIH de esa forma.

Otros de los datos relevados por AHF Argentina demostraron que sólo el 14,5 por ciento de las personas utilizan siempre el preservativo, mientras que el 65 por ciento lo utiliza en algunas oportunidades y el 20,5 por ciento reconoció no usarlo nunca.

La mayoría de los tests y casos reactivos para VIH se presentaron en la franja etaria de 25 a 49 años.

En el grupo de los varones de esa franja, de 6.576 tests realizados, el 1,4 por ciento resultó reactivo para el virus.

En el grupo de las mujeres, de 7.775 pruebas, 0,6 por ciento fue reactivo; y en el grupo trans, de 179 pruebas, el 5,8 por ciento resultó reactivo.

En el grupo etario de 0 a 14 años, de los 359 tests efectuados ninguno resultó reactivo al virus.

A la hora de responder sobre las razones por las que se realizaban las pruebas, 15.630 personas dijeron que fue por sexo sin protección.

Un total de 7.356 hombres realizaron el test por ese motivo y de ellos el 1,4 por ciento resultó reactivo para VIH.

En el caso de las mujeres, de 8.068 que hicieron el test por la misma razón, el 0,6 por ciento resultó reactivo y de 206 trans, un 4,4 por ciento de los mismos fue reactivo.

Otro de los motivos por el que se decidió realizar el test fue el embarazo (de 427 mujeres testeadas, un 0,7 por ciento fue reactivo).

Por tal motivo, desde AHF Argentina destacaron que resulta fundamental tener en cuenta que muchas veces existe una diferencia entre la razón por la que la persona considera hacerse el test (percepción del riesgo), y la práctica que realmente tuvo para infectarse.

Se estima que unas 120 mil personas viven con VIH en el país, de las cuales 84 mil conocen su diagnóstico (el 70 por ciento) y de éstas el 81 por ciento está en tratamiento.

Sin embargo, hay un 30 por ciento que aún no posee diagnóstico. De allí la importancia de realizar los testeos, para saber, para iniciar el tratamiento, y para prevenir futuras transmisiones.

Según datos oficiales, por cada nuevo diagnóstico de VIH en mujeres se producen dos de varones.

La edad promedio de diagnóstico es de 32 años para ellas y 33 para ellos.

El 20 por ciento de los diagnósticos se producen en menores de 25 años y el 21 por ciento en personas de 45 años o más.

La prevalencia del VIH en la comunidad trans es del 34 por ciento, en hombres que tienen sexo con otros hombres es del 12 por ciento al 15 por ciento, los usuarios de drogas inyectables 4 por ciento al 7 por ciento, el caso de trabajadores/as sexuales y/o en situación de prostitución constituyen el 2 por ciento al 5 por ciento de los casos, y los jóvenes y adultos de toda la población, el 0,4 por ciento.

En el caso de los varones, son más los que adquirieron la infección durante relaciones sexuales desprotegidos con otros varones que durante relaciones heterosexuales.

Según el Boletín de diciembre 2016, el número oficial de preservativos gratuitos distribuidos en todo el país fue de 30.756.992.

Por su parte, AHF Argentina distribuyó casi medio millón de preservativos Love gratuitamente.

Desde el gobierno, la comunidad médica y la sociedad civil se deben reforzar las campañas de concientización, educación y difusión sobre la prevención con el uso del preservativo y la detección precoz mediante los testeos para minimizar los riesgos de transmisión.

En ese sentido los especialistas destacan que debe ajustarse la educación sobre el uso correcto del preservativo masculino.

Ello requiere inculcar una serie de puntos, como: revisar la fecha de vencimiento del preservativo; usarlo desde el comienzo de la relación sexual; abrir el sobre con cuidado para que no se rompa el preservativo; no utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes; apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque, si queda inflada, se puede romper durante la relación; desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta; no usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar el preservativo; usar lubricantes "al agua" que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para sexo anal; luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen; el preservativo debe ser usado una sola vez. Tirarlo a la basura, no al inodoro.

instrucción y resultado. Una médica habla con un joven en un centro de test rápido montado en la vía pública.

Comentarios