La ciudad
Jueves 04 de Agosto de 2016

El 80 por ciento de los hechos violentos en los colectivos son arrebatos o hurtos

Según datos municipales, la mayoría de estos episodios ocurre en horario nocturno, es decir entre las 18 y las 6

El 80 por ciento de los hechos de violencia en los colectivos son arrebatos o hurtos, así se desprende del análisis de las denuncias que recibió el Ente de la Movilidad de Rosario (EMR) en el segundo trimestre del año. Si bien en los últimos días recrudecieron los casos de vandalismo o robo (que llevaron a frenar el recorrido de algunas líneas en determinadas zonas), las estadísticas oficiales exponen una reducción de las agresiones desde el pico alcanzado en abril pasado.

El relevamiento oficial señala que el horario nocturno, entre las 18 y las 6, es en el que ocurre la mayoría de los hechos violentos. El 70 por ciento de las agresiones, arrebatos o tentativas de robo es sufrido por los pasajeros o choferes que transitan arriba de los colectivos por la noche.

En base a estas cifras, planteos de usuarios y de los trabajadores agrupados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), la Secretaría de Transporte municipal modificó recorridos por la noche, sumó personal en las puntas de línea e incorporó el sistema de videovigilancia a bordo.

En pocos días se podrán conocer las denuncias de julio pasado. Por lo pronto, el EMR recibió durante el segundo trimestre 61 denuncias, de las cuales 43 están vinculadas con hechos ocurridos en la franja horaria de 18 a 6. Y apenas 18 entre las 6 y las 18. Fuentes oficiales reconocieron que hay episodios que no son denunciados, pero que no modifican sustancialmente la modalidad de agresiones o formas de robo.

Según las estadísticas, en junio se registraron 15 denuncias, de las cuales 10 fueron arrebatos o hurtos denunciados en el TUP. Esas cifras son casi la mitad de las denuncias de abril, cuando hubo 28 casos relevados.

Formalmente, de los 61 casos informados, apenas 5 resultaron agresiones o amenazas al chofer o pasajeros en el segundo trimestre. Los arrebatos o hurtos sumaron 49 de los incidentes, mientras que las tentativas de robo fueron siete.

Por todo esto, el sistema de videovigilancia apunta tener frente a estos hechos una capacidad de respuesta de entre 5 y 7 minutos ante cualquier hecho vandálico que se produzca sobre el colectivo.

En esta primera etapa, las cámaras se instalaron en 50 unidades de transporte urbano. El objetivo es colocarlas en 150 en el corto plazo, con una inversión de 20 millones de pesos. En los pliegos del futuro sistema, además, está previsto que tengan cámaras los 700 colectivos del sistema.

La medida fue bien recibida por el gremio, aunque los choferes no creen que será la solución definitiva a los históricos inconvenientes de vandalismo y robo arriba de las unidades. Después de la presentación, Sergio Copello, dirigente de la UTA, evaluó como positiva la instalación de los equipos, y consideró que es un elemento más para intentar reducir los problemas de inseguridad que viven a diario los conductores y pasajeros, sobre todo en algunas zonas más "calientes" de la ciudad.

En los últimos días, una nena de 7 años terminó con heridas leves debido a que desconocidos apedrearon el colectivo. También hubo robos en distintas unidades en determinadas zonas de la ciudad. Esta conjunción de hechos llevó a la Municipalidad a suspender algunos servicios por pedido gremial. Pero el reclamo de los ciudadanos que se quedaron a pie obligó a reponer los servicios.

Los coches equipados con cámaras estarán afectados al horario de 22 a 5.

El sistema grabará todo lo que ocurra a lo largo de los recorridos, pero las imágenes sólo aparecerán en las pantallas de las centrales de monitoreo si el conductor decide accionar un botón de pánico.

Conexión. La transmisión de las cámaras podrá realizarse en siete terminales: dos a cargo del Ente de la Movilidad (EMR), otras dos en la central provincial de monitoreo (en Gobernación) y tres terminales para cada una de las concesionarias del servicio público (Semtur, La Mixta y Rosario Bus).

En tanto, a los fines de prevenir un delito, será la terminal del sistema 911 la que podrá enviar a la policía; desde el resto, los operadores deberán comunicarse con la central para solicitar auxilio. La tecnología servirá para dar una respuesta más rápida ante un hecho de inseguridad o un accidente.

Las imágenes se irán descargando en un punto wi-fi cuando el coche ingrese a la punta de línea. Entonces, se bajará todo el recorrido en un servidor, que estará conectado a un data center de la provincia. Todo, para dar pelea a la inseguridad.

Comentarios