Policiales
Viernes 30 de Septiembre de 2016

Ejecutaron a balazos a un joven en un presunto ajuste ligado al narcotráfico

Leonardo Maciel fue alcanzado por cinco tiros frente a su pareja y tres nenas. La mujer, que había purgado una condena, fue herida

Una decena de tiros escucharon los vecinos del barrio 7 de Septiembre pasadas las 23.30 del miércoles, en Donado entre Ayala Gauna y Martínez Estrada. Cinco de los balazos perforaron el cuerpo de Leonardo Maximiliano Maciel, de 26 años, quien estaba en su Renault Kangoo junto a su pareja, Soraya A., de 32 años, y sus tres pequeñas hijas. La mujer sólo recibió el roce de un disparo en el tórax y las tres nenas resultaron ilesas. El móvil de la violenta ejecución no fue confirmado oficialmente, pero el tema droga da vuelta sobre el hecho y se escucha en voz baja entre los oficiales que investigan lo ocurrido y voceros del Ministerio de Seguridad.

Maciel contaba con antecedentes por tentativa de robo, un homicidio culposo de 2009 y abuso de armas; en tanto que Soraya A. fue condenada en julio de 2010 tras ser detenida junto a Paulo Padilla, hijo del reconocido narco Roberto del Valle Padilla, apodado "El tuerto Boli". Entonces, en el allanamiento de una casa de José Ingenieros al 6300, se secuestraron 3 kilos de cocaína, precursores químicos, sustancias para estirar la droga, balanzas de precisión y dinero en efectivo.

Según contaron ayer vecinos del lugar, casi nadie andaba por la calle a la hora en que ocurrió el crimen y la iluminación tampoco era buena. El auto de Maciel avanzó por Ayala Gauna y al llegar a Donado dobló hacia el sur. En el asiento trasero viajaban una niña de 12 años y dos mellizitas de 5 años. Cuando Maciel se disponía a estacionar el vehículo irrumpió en el lugar una moto Honda Tornado blanca en la que iban dos personas que comenzaron a disparar a mansalva.

Cayó en la vereda. Maciel abrió la puerta y salió del vehículo. Poco fue lo que recorrió antes de desplomarse sin vida. Soraya estaba herida dentro del auto y protegiendo a las niñas. Tras la balacera un vecino levantó a Leonardo del piso, acomodó a Soraya en el mismo auto y a la velocidad de un rayo los trasladó al Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria.

Ya casi a la medianoche el auto llegó al efector público y allí se constató que Maciel ya no tenía signos vitales tras recibir cinco tiros. No obstante lo derivaron a cirugía, pero falleció en la operación. Soraya, en tanto, presentaba una herida en el tórax, "un raspón sin mayor importancia", sostuvo el fiscal Florentino Malaponte, a cargo de la causa.

Personal de la subcomisaria 21ª secuestró el Renault Kangoo perforado por varios impactos de balas y la Policía de Investigaciones recolectó al menos cuatro vainas calibre 9 milímetros en el lugar.

El fiscal Malaponte, de la Unidad de Homicidios Dolosos, ordenó diferentes medidas para dar con los autores aunque en principio lo único que se tiene en claro es que se desplazaban en una moto Honda Tornado blanca. Además, el fiscal ordenó que se investigue un atentado ocurrido en Colombia y Apipé, a unas siete cuadras del lugar donde atacaron a Maciel, en donde resultó baleado un Renault Clio sin dejar heridos y así determinar si ambos hechos podrían estar ligados.

El fiscal brindó una conferencia de prensa para referirse al homicidio poco antes del mediodía de ayer. Con cautela, Malaponte dijo que Maciel trabajaba en una empresa de seguridad y que la mujer le dijo que, luego de cenar, solían salir a pasear un rato con toda la familia, aunque no aclaró que hacían en el barrio 7 de Septiembre si es que viven en lazona norte. "La señora dijo que los asesinos se quedaron unos segundos luego del atentado y que no les robaron nada. Es muy temprano para sacar conclusiones pero nos resulta raro el caso", concluyó.

Un pesquisa aseguró que "la investigación se encaró por el lado de las relaciones de esta gente con personas ligadas al narcotráfico, pero de momento son sólo hipótesis de trabajo".

Antecedentes. Al promediar la tarde de ayer La Capital confirmó que Leonardo Maciel contaba con antecedentes por un crimen en 2009, cuando aún era menor, ocurrido en Génova y Cullen, de Empalme Graneros; y el robo calificado de una moto en 2014 además de otra causa por abuso de armas.

En tanto, Soraya A. fue condenada por el Tribunal Federal Oral 2 a seis años de prisión en un juicio abreviado avalado en julio de 2010, por el desbaratamiento de dos cocinas de cocaína detectadas en 2008. La mujer, según la pesquisa, integraba la banda junto a "El tuerto Boli", condenado a 6 años de prisión y a pagar una multa de 50 mil pesos. La misma pena les aplicaron a su madre, Josefa Cristina "Pocha" Echagüe, de 64 años; su hermanastra, Lorena Fernanda Udi, de 34 años; la pareja de "El tuerto", Claudia Verónica Olivera, de 32 años; y el cuñado, José Damián Olivera, de 24 años. En tanto, al hijo Padilla, Paulo Roberto, de 22 años, lo penaron con 3 años de prisión condicional.

Comentarios