Policiales
Miércoles 29 de Junio de 2016

Ejecutan a balazos a un barrabrava de Newell's desde un auto en marcha

Maximiliano La Rocca tenía 25 años y había estado en el club horas antes. Peleaba por asumir el liderazgo del paravalanchas.

A Maximiliano Ezequiel La Rocca lo llamaban "El cabezón Maxi" y se había convertido en el nuevo líder de la barra brava de Newell's Old Boys días atrás. Pero el lunes a la noche, poco después de salir de El Coloso del Parque, el joven de 25 años fue atacado a balazos desde un auto en movimiento en Pellegrini al 5300, cuando salía de una farmacia. Recibió entre cinco o seis disparos y fue el segundo barra con peso en el paravalanchas rojinegro en ser asesinado en tres semanas. El martes 7 de junio Matías Hernán "Cuatrerito" Franchetti había sido ajusticiado cuando salía del mismo estadio en compañía de otros barras, entre ellos el mismo La Rocca, quien había declarado como testigo en esa causa (ver aparte).

Desde el círculo íntimo del barra apuntaron a dos hampones de zona sur como los ejecutores del crimen. Uno apodado "Tuby", ligado a la venta de drogas en los monoblocks de Grandoli y Sánchez de Thompson; y el otro un tal "Gato", que sería soldadito del primero. "Esos son delincuentes que si agarran la barra el club va a ser un desastre total, lo van a arruinar", explicó un familiar de La Rocca. Y agregó: "El no tenía cuentas pendiente con la Justicia. Había cerrado todo con un juicio abreviado a 4 años y 3 meses que firmó hace un mes".

Al respecto, el 27 de mayo el juez de Sentencia Edgardo Fertitta homologó un juicio abreviado a 3 años y 6 meses de prisión por portación de arma de guerra en concurso real con encubrimiento agravado. El arma le había sido secuestrada el 19 de marzo en un control vehicular de la Policía de Acción Táctica (PAT) en Ovidio Lagos y Garibaldi. Esa pistola calibre 9 milímetros pertenecía a un prefecturiano de Ramallo que denunció el robo en 2011. Esa sentencia se unificó con una causa que tenía abierta por golpear y robar las camisetas a dos hinchas de Rosario Central la noche del 12 de mayo de 2013 en Francia y Presidente Perón. Por eso le quedaron por purgar 4 años y 3 meses con arresto domiciliario y salidas laborales.

Salió del club. El lunes al anochecer, como lo hacía regularmente, Maxi salió de El Coloso donde habría tenido un par de reuniones. Poco después de las 22.30 circulaba por la zona oeste en su Volkswagen Gol Trend negro junto a un hombre y su novia. Tras dejar al acompañante en la casa, La Rocca siguió junto a su pareja y a las 22.50 paró a unos 15 metros de una farmacia de Pellegrini al 5300, sobre la mano oeste-este. Allí compró un blister de ibuprofeno y cuando se aprestaba a subir al vehículo, un auto rojo con tres ocupantes se le puso a la par. "Escuché entre tres y cinco balazos. Primero pensé que era alguien que me quería abrir la puerta. Pero eran tiros", explicó una vecina de la cuadra.

La Rocca recibió entre cinco y seis impactos en el torso y cayó agonizante dentro del auto. El blister de ibuprofeno quedó debajo de su asiento. Su novia no recibió un sólo rasguño y el auto rojo se perdió en el tránsito. "Podría ser un Fiat Palio o un Siena", explicó una fuente de la pesquisa en manos del fiscal Ademar Bianchini. "Desconozco si La Rocca estuvo en el estadio de Newell's y si ahí mantuvo una reunión", indicó el fiscal.

Investigación. En las primeras horas de la pesquisa desde la Fiscalía se concentraron en examinar las cámaras de videovigilancia ubicadas sobre avenida Pellegrini y sus inmediaciones por sobre el material fílmico que se le solicitará a Newell's Old Boys para ahondar sobre la presencia de Maxi en el club.

Pero la cuadra donde mataron a La Rocca parece el lugar perfecto para matar. No hay cámaras de vigilancia y sólo la farmacia a la que fue a comprar Maxi estaba abierta. Allí una de las cámaras colocadas en el salón de ventas enfoca hacia la vereda pero no habría tomado la escena del crimen.

Si bien el fiscal Bianchini se mostró cauto a la hora de trazar un mapa sobre móviles y responsables, las líneas investigativas serían similares a las del crimen de Matías Franchetti. Es decir, "puede estar relacionada con la barra brava, que está directamente ligada al narcotráfico", tal lo dijo la fiscal Marisol Fabbro al contextualizar el homicidio de "Cuatrerito". La realidad indica que existe un vacío de liderazgo en la barra de Newell's que se está disputando a sangre y fuego de la mano del negocio narco como instrumento de financiación.

Al momento de ser asesinado, Franchetti se había consolidado como líder de la barra por sobre "El chivo", elegido por Diego "Panadero" Ochoa para cuidarle el paravalanchas mientras espera el juicio como ideólogo del homicidio de otro referente de la barra rojinegra: Roberto "Pimpi" Caminos.

Comentarios