Policiales
Domingo 26 de Junio de 2016

Ejecutados sin piedad por enfrentar a los homicidas

En estos tiempos de venganza contra familiares de jóvenes ligados al delito hubo otros dos crímenes cuyas víctimas se atrevieron a denunciar públicamente a quienes sindicaron como los asesinos de sus hijos y pedir justicia por ellos.

   Fue el caso de Norma Bustos, que recibió tres disparos en noviembre de 2014. La mujer había denunciado a los hermanos Milton y José Damario como los homicidas de su hijo Lucas Espina, baleado el 27 de enero de 2013. "No me importa que me maten, ya lo perdí todo. Me mataron a mi hijo, se murió mi marido, ¿qué más me pueden sacar? Estoy vacía. Pero quiero que los que mataron a mi hijo se pudran en la cárcel", dijo la mujer de 53 años siete meses antes de ser asesinada, la mañana del 20 de noviembre de 2014, cuando dos motociclistas llegaron hasta el quiosco que atendía en su casa de Pavón al 4600, en el barrio Tablada, tocaron timbre y cuando ella los atendió a través de la ventana enrejada la mataron.

   Con sus diferencias, el crimen de Norma se puede comparar con el de Gustavo Pérez Castelli. Tenía 55 años y era el padre de Justina, la joven asesinada en diciembre de 2013 junto a su novio, el empresario sindicado como narco Luis Medina. Si bien nunca realizó denuncias públicas, se supo que el hombre intentó dar con los asesinos de su hija, los cuales podrían haber precipitado su homicidio el 1º abril de este año.

   "Baba", como lo conocían, fue asesinado de cuatro balazos y le rebanaron una oreja en su carribar de Circunvalación y Mendoza. "Era un tipo bárbaro. El sabía que lo iban a matar así. Cuando asesinaron a su hija fue a buscar uno por uno a los que estuvieron metidos. Fue a la casa de cada uno y nadie le hizo frente. Fue a buscar hasta a un comisario. Pero entre tantos que fue a ver, uno le dijo que lo iba a matar, que le iba a llenar lo pulmones de balas, que le iba a pegar un tiro en la cabeza y que le iba a cortar una oreja. El sabía cómo lo iban a matar", contó un camionero amigo del Baba.

Comentarios