El Mundo
Miércoles 20 de Julio de 2016

EI publicó un video del afgano que atacó en Alemania

El atacante afgano que hirió a cinco pasajeros en un tren en Alemania llamó a matar a "infieles" y proclamó su fidelidad al Estado Islámico en un video que grabó...

El atacante afgano que hirió a cinco pasajeros en un tren en Alemania llamó a matar a "infieles" y proclamó su fidelidad al Estado Islámico en un video que grabó, cuchillo en mano, antes de cumplir su atentado la noche del lunes. El video fue publicado por la agencia de noticias Amaq, del Estado Islámico. El joven, un refugiado afgano de sólo 17 años según las autoridades alemanas, vivía con una familia de acogida y había solicitado asilo. Era parte de la ola migratoria de más de un millón de personas que llegó desde Medio Oriente a Alemania durante 2015. Fue abatido por la policía minutos después de su ataque.

La investigación apunta que se radicalizó "solo y muy rápido". Fue identificado como Muhammad Riayad. En el video afirma: "Soy un soldado del califato. El Estado Islámico los atacará en cualquier lado: en sus pueblos, ciudades y aeropuertos. Llevaré a cabo una operación suicida en Alemania y lucharé de la misma manera en que nos han golpeado y masacrado". El afgano atacó con un hacha y cuchillos a los pasajeros de un tren regional en la ciudad de Wurzburg, hiriendo a cinco de ellos, todos miembros de una misma familia china de Hong Kong. Pese al video y a que fue publicado por la agencia del Estado Islámico, el ministro bávaro de Interior, Joachim Hermann, afirmó que aún no tiene pruebas de la pertenencia del afgano al grupo terrorista. Pero tanto este ataque como el de Niza y antes el de Estambul son coherentes con la estrategia del Estado Islámico de golpear a sus enemigos en su propio territorio, a modo de compensación por las derrotas militares que sufre en Irak y Siria. El afgano gritó durante el ataque "¡Alá es grande!", y en su vivienda se halló una bandera del grupo terrorista islámico y un escrito en la lengua pashtún, con grafías en árabe. El ministro bávaro subrayó que todas las personas de su entorno describieron al agresor como una persona tranquila, callada y para nada fanática. "Iba a la mezquita, pero ni siquiera todas las semanas". Todos estos datos, como el de los terroristas de Orlando y Niza, coinciden sin embargo con la táctica de la "simulación" o "Taqiya", que se enseña en los manuales de los grupos terroristas islámicos.

Comentarios