El Mundo
Lunes 15 de Agosto de 2016

EEUU: otro joven negro muerto por policías

El gobernador del Estado de Wisconsin, en el norte de Estados Unidos, convocó a la Guardia Nacional, tras los enfrentamientos entre una multitud afroamericana y la policía a causa de la muerte de un joven de esa comunidad armado a manos de agentes policiales. Es un nuevo caso de tensión racial en Estados Unidos.

Los agentes policiales llamaron a la calma con la esperanza de que la violencia no se reanude durante la noche, luego de que seis comercios fueron incendiados y saqueados la noche anterior. También resultaron incendiados seis vehículos de la policía.

"La noche de ayer fue algo que nunca vi en mi vida adulta en esta ciudad y espero no volver a verlo jamás", dijo el alcalde de la ciudad, Tom Barrett, quien pidió a los padres mantener a sus hijos lejos del área donde ocurrieron los disturbios. Al menos 200 personas participaron durante horas en enfrentamientos con la policía. Los manifestantes lanzaron piedras y también provocaron un incendio en una estación de servicio con disparos, informó el departamento de policía local en su cuenta de Twitter. Fueron arrestadas 17 personas y cuatro agentes resultaron heridos, detalló el jefe de policía Edward Flynn.

En la tarde del sábado la policía paró un auto con dos sospechosos, que huyeron a pie. En la persecución un agente mató a uno de ellos, Sylville Smith, de 23 años, quien iba armado y tenía un largo prontuario policial, reseñó Barrett. El oficial involucrado también era negro, agregó. Imágenes capturadas por la cámara incorporada en el traje del agente de policía "demuestran sin duda que él tenía un arma en la mano", precisó el alcalde.

La Guardia Nacional, que sirve como fuerza de reserva del ejército pero es utilizada habitualmente en respuesta a catástrofes, está movilizada a pedido de la policía, declaró el gobernador, Scott Walker. Un concejal de Milwaukee, Khalif Rainey, dijo que el episodio muestra la creciente tensión que hay entre la comunidad negra de la ciudad y la policía. "Nadie puede negar el hecho de que hay problemas, problemas raciales aquí en Milwaukee, Wisconsin, que tienen que ser no solamente examinados, sino corregidos de inmediato", reclamó.

Comentarios