Educación
Sábado 04 de Junio de 2016

Educar desde una colectiva construcción

Estudiantes de Ciencias de la Educación afirman que desde la enseñanza se deben crear nuevos espacios de inclusión.

"El acto educativo comprende también un acto político y social, es un proceso de constante construcción de herramientas para que una persona salga al mundo, a esa realidad que es tan dura hoy", dice Mauricio Albarenque, alumno de la Escuela de Ciencias de Educación, de la Facultad de Humanidades y Artes (UNR). "Educar es más que dar clases", afirma el joven de 24 años, quien terminó de cursar y prepara su tesina para graduarse.

Manuela Abuela, de quinto año,y agrega: "Tenemos pasión por esa construcción colectiva. Pero advierte que la palabra vocación es discutida, se la suele usar para dejar de lado luchas de los trabajadores de la educación".

Mauricio señala que "es una pasión que también se gesta al enfrentar miles de retos, desde la lógica del sistema a los problemas edilicios y problemáticas sociales. La educación es un proyecto político con intervención en lo popular. No podemos quedarnos con un cargo docente, también se interviene en el territorio".

Manuela indica: "Seremos 200 estudiantes, y nos graduamos ahora unos 14. La carrera se realiza en 5 años".

Espacio de construcción

Sobre el rol docente, Mauricio sostiene: "El maestro no hace beneficencia, no está preparado para hacer asistencialismo. La idea es construir espacios de inclusión y construcción de otra condiciones de vida", advierten ambos estudiantes y miembros del Cuerpo Asesor de la Escuela de Ciencia de la Educación.

"Participamos en el cuerpo asesor porque es un organismo elegido democráticamente, un espacio consultor conformado por delegados de los cursos".

Mauricio dice que "los representantes de los alumnos llevan a los encuentros y debates las inquietudes de los compañeros". También señala, con relación al hacer colectivo, "alarman hoy esos discursos que imponen lo individual sobre lo colectivo, que es lo que venimos trabajando desde el comienzo de nuestra carrera. Ahora debemos pensar nuevas estrategias para que no se instales ese discurso en lo educativo. Podemos reconocer nuestros déficit y los intentamos reformular, pero no podemos admitir que aparezcan gestiones que, en pos del individualismo, deconstruye o destruye lo que juntos elaboramos".

Y Manuela advierte: "No se puede discutir la gratuidad de la educación que fue pactada en 1884, con la ley 1420, de educación común, laica, gratuita y obligatoria".

Profesores y licenciados

"En la escuela podés cursar para ser profesor en ciencias de la educación, un docente más generalistas con intervenciones en el campo humanista, o hacer la licenciatura en ciencias de la educación, que habilita para trabajar en organismos del Estado o por fuera de él, como investigador, por ejemplo en el Conicet", explica Manuela.

"El profesor se puede enseñar en secundarias las materias de ciencias sociales, construcción ética, psicología, filosofía, y trayectos de tutorías, entre otras. También en terciarios y Universidades, desde las materias de nuestra carrera, pedagogas e historia socio política del sistema educativo, por ejemplo", agrega Mauricio.

"El profesorado no queda en actividades del aula, puede ser un asesor institucional a nivel psicopedagógico, en evaluaciones de programas de estudios, planes culturales. No se trata de formar únicamente para ejercer la educación forma en la escuela, también se trabaja sobre lo informal".

"En un principio la mayor parte de la matricula provenía de docentes que buscaban especializarse. Pero se revirtió esa tendencia —agrega Mauricio—, la mayoría ahora somos estudiantes que venimos directamente tras cursar la secundaria, y sin saber bien que es eso de Ciencias de la Educación".

También comentan que "la carrera cuenta con el departamento de formación docente, a cargo del cursado de materias pedagógicas para profesionales que desean ser docentes. Tiene una importante carga horaria y es muy necesaria para quien va a ejercer la docencia".

Núcleos y áreas

Manuela explica que el plan de estudio no está organizado sobre las clásicas materias. Mauricio señala que "es innovador porque está dividido en núcleos, con áreas de aprendizaje y problemática".

Remarca que "en segundo años tenemos tres grandes núcleos que unen y engloban varias materias. Son los núcleos socio-educativo, el histórico-epistemológico, y el antropológico. Y, en una interárea se cruzan los núcleos en el campo de acción en forma concreta". Agrega que "en el área del sujeto, de cuarto, se abarca a la educación popular y la no formal, en el campo".

"Desde segundo año, los trabajos de campo se van profundizando. En licenciatura el trabajo final es una tesina, para el profesorado se hace residencia en el caso del profesorado", agrega Mauricio

Prácticas y observaciones

"Las prácticas de observaciones se realizan en distintos años de la carreras —resalta Manuela—, de acuerdo a la práctica de un trabajo de campo o de investigación. En las clases observadas se analiza como la teoría que se estudia e interviene en la práctica".

"Estoy en la parte de residencias del profesorado y la instancia de la practica formal es una observación directa en una institución. Me tocó el Normal 1. También hay residencias en sitios no formales, como en el Museo de la Memoria, entre otros", indica.

Sobre la observación, relata que "es un proceso. Se asiste al lugar con una profesora del área . En primera instancia se observa, te asignan un tema para dar clases y luego se pasa a la evaluación que realizar el profesor de la escuela y una pareja pedagógica, que es un compañero, además de un profesor de la facultad".

En lo referido a trabajos de extensión universitaria, Manuela señala que "las cuestiones de extensión se realizan más por el contacto con un docente, pero no hay grupos de alumnos que presenten un proyecto y lo aprueban".

Comentarios