Edición Impresa
Sábado 25 de Julio de 2015

"Educador es quien tiene coraje para intervenir ante los problemas educativos"

El investigador de la UNR José Tranier opina que la academia debe comprometerse con los signos de su tiempo. El doctor viene de ganar una Beca Fulbright Posdoctoral en Wisconsin.

"Educador es quien tiene coraje para intervenir ante los problemas educativos", sostiene el doctor en educación José Tranier para destacar la dimensión política del oficio de enseñar y el compromiso que debe asumir la universidad frente a los signos de su tiempo. Desde su postulación para presidir la Escuela de Ciencias de la Educación (UNR), promueve una jornada de debate que incluya a la universidad, docentes, padres y movimientos sociales, entre otros sectores.

Tranier termina de ganar una Beca Fulbright Posdoctoral para asistir a la Universidad de Madison - Wisconsin (EEUU) a participar de un ciclo de formación que lidera el pedagogo Michael Apple. El profesor norteamericano es reconocido como una de las personalidades destacadas en el mundo por su compromiso con los problemas sociales; en 2013 fue distinguido con el título de Doctor Honoris Causa por la UNR. Luego se ese reconocimiento y su visita por Rosario, se constituyó en Humanidades el Centro Internacional de Estudios en Problemáticas Educativas Contemporáneas Michael y Rima Apple. "No para rendirle un tributo personal sino por lo que representa a nivel educativo, de su persona comprometida con los problemas de su tiempo. La visibilidad no pasa por contar lo que cada uno está haciendo, sino más bien desde qué lugar y por qué uno interviene" ante los problemas, apunta Tranier sobre las metas de este centro.

Mediación pedagógica.EN_SPACEDe esa mirada integral de la tarea de educar se vale Tranier para sostener que la academia no puede estar al margen de problemáticas como la exclusión, la repitencia, las violencias que atraviesan a las infancias y adolescencias. Considera que, al no estar apurada por la coyuntura, la universidad goza de una especie de suerte para intervenir y aportar desde un lugar de reflexión. Una intervención que define como una "mediación pedagógica", "que no se quede en un lugar de diagnóstico, que tenga el coraje de asumir decisiones sin ser una pedagogía de elite ni quedarse desvinculada de lo que les pasa a los maestros".

Un paso —analiza— que requiere poder "leer los signos de la época", para superar las lógicas educativas vigentes que tributan al siglo XX (y hasta al XIX) y poder articular cuestiones clave como la orientación sexual, las nuevas infancias, familias, las etnias, el abordaje de la historia, entre otras.

El educador está convencido de que esa mediación o puente es un aporte que bien se puede asumir desde la carrera de ciencias de la educación. También una forma de superar la tensión que ubica al cientista como alguien "que elabora y no conoce la realidad escolar" o bien aquellos que auguran que "a los maestros les falta teoría porque están atrapados en lo cotidiano". "Veamos qué nos falta a cada uno de nosotros, nos tenemos que ayudar. Lo que no puede pasar es que nos quedemos suspendidos en el tiempo mientras los problemas siguen vigentes. El educador es quien tiene coraje para intervenir. Y para eso hay que escuchar a los maestros", propone.

Tomar posición.PUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEn su análisis, el pedagogo "tiene que salir a priori a manifestarse política e ideológicamente ante determinadas cuestiones", y debe posicionarse ante hechos que aparecen como casualidades pero que sin embargo no lo son, tales la tragedia de Tostado (un accidente de tránsito en el que murieron 10 personas, entre ellas 7 maestras), los casos de violaciones a los pequeños, las escuelas sin terminar o los padres que van a pegarles a los maestros. "No podemos ver esos hechos como meros accidentes, problemas de infraestructura o casos aislados, también para decir que no estamos de acuerdo con esto".

Para Tranier ese posicionamiento contribuye además "a restituir la autoridad, el lugar y la condición de ser docente". Cita al politólogo Eduardo Rinesi, quien sostiene que negar la política es negar al Estado. "Retomo esas palabras para decir que negar a la escuela es en el fondo negar al Estado. Entonces, cuidado con esas afirmaciones que dicen que la escuela no sirve para nada. A la escuela la tenemos que discutir, ampliar su frontera, pero nunca negarla. Ni ideológica ni políticamente, porque ya sabemos lo que pasa cuando se niega al Estado".

Y advierte que este es un momento político por excelencia para saber qué proyectos educativos están en marcha, cuál defienden los distintos candidatos para las próximas elecciones nacionales.

Debate abierto.PUNCTUATION_SPACEDesde la Facultad de Humanidades y Artes (UNR) se impulsa una jornada de debate, un foro abierto de discusión EM_DASHaún no está determinada la fechaEM_DASH donde participen profesores, maestros, estudiantes, padres, los movimientos sociales. La idea es que ese encuentro permita "elevar una propuesta constructiva" para la carrera de ciencias de la educación, que funcione como un programa de trabajo, para quien la dirija después de las elecciones internas previstas para el 11 y 12 de agosto. Una plataforma que trascienda al hecho electoral, además de ser un buen aporte a los cambios de planes de estudio de esta carrera, que desde 1985 no se reformulan.

Lejos de proyectarlo como una suerte de "endogamia o de mera práctica universitaria" de docentes y estudiantes, la idea de este foro es abrir una discusión colectiva, plural, para socializar conocimiento, puntos de vistas con los distintos sectores de la comunidad. "Creemos que la universidad es tributaria y también deudora de todos, del quehacer de su política y de su producción", reflexiona Tranier.

RIGHT_INDENT_TABMarcela Isaías

Comentarios