Educación
Sábado 06 de Mayo de 2017

Una pedagogía atenta a lo singular de cada niño

La profesora María Victoria Peralta Espinosa será una de las disertantes del Congreso de Nivel Inicial del próximo 20 de mayo.

Una pedagogía que respete las singularidades de cada niño y niña. Esa es para la especialista chilena María Victoria Peralta Espinosa la premisa de una educación destinada a la primera infancia. La educadora es una de las disertantes invitadas al Congreso Internacional de Nivel Inicial que se realizará el próximo 20 de mayo en Rosario.

   "La educación inicial entre la enseñanza, el aprendizaje y el disfrute. La mirada en los niños y las propuestas educativas" es el tema principal sobre el que debatirán también Miguel Angel Santos Guerra, Judith Akoschky, Ana María Porstein, Gabriela Ramos y Laura Bianchi. Será en el encuentro organizado por Homo Sapiens Ediciones en el centro de convenciones Metropolitano, de Junín 501 (informacion@homosapiens.com.ar). Y que convoca a directivos y docentes de nivel inicial, profesores especiales de todas las áreas, coordinadores pedagógicos, psicopedagogos y estudiantes de los profesorados, entre otros.

   Peralta Espinosa es profesora de la Universidad de Chile, doctora en educación y actualmente es directora del Instituto Internacional de Educación Infantil de la Universidad Central. También es autora del libro "Construyendo currículos posmodernos en la educación inicial latinoamericana" (Homo Sapiens). Una obra que desafía a la docencia que trabaja con las infancias a rescatar las historias culturales y sociales con las que llegan a los jardines y que enriquecen esta enseñanza.

"Para contar números o escribir letras sin entender qué implican, hay otros espacios en la vida; para aprender a amar, relacionarse, crear, asombrarse, respetar, hacer explicaciones de las cosas y gozar entre otros aprendizajes interesantes y generadores, deben hacerlo desde que nacen. Estas aspiraciones son las que implica el avanzar a currículos posmodernos, que permiten recoger mejor los cambios de época con sus desafíos y oportunidades, entre ellas, las diversidades y la riqueza de los contextos humanos, naturales y socioculturales, que es a lo que se aboca este libro", expresa la profesora Peralta Espinosa en "Construyendo currículos posmodernos...".

   —¿Qué debe considerar la educación para la primera infancia que respete las singularidades de cada niño y niña?

   —Un conjunto de principios éticos, pedagógicos y curriculares que consideren el carácter único de cada niño y niña en cuanto a sus características, necesidades, intereses y fortalezas. Entre los de tipo ético, estaría el tener presente la humanidad singular que es cada niño o niña y el respeto que ello merece. Entre los principios pedagógicos estarían el principio de singularidad y libertad que permiten el despliegue de esa individualidad, y entre los curriculares, el de flexibilidad y el de pertinencia que se tendría que expresar en la planificación, implementación y evaluación del trabajo educativo.

   —¿Qué formación demanda esa educación para las educadoras de jardines maternales y de infantes?

   —Una formación muy profesional: ello implica tener la capacidad para diagnosticar la complejidad de los contextos naturales, sociales y culturales en que nace y se forma cada niño o niña y sus implicaciones en su nivel de desarrollo, para ser capaz de diseñar propuestas educativas creativas y pertinentes para sus aprendizajes. A la par, debe ser capaz de remirar sus prácticas y los procesos formativos que tienen lugar con procedimientos evaluativos permanentes, en especial cualitativos para optimizar el trabajo diario.

   —¿Y qué contenidos considera relevantes para el nivel inicial?

   —En la educación inicial los contenidos son básicamente aspectos de desarrollo de los niños, más algunos que son necesarios de favorecer, por ser parte de una sociedad y cultura determinada. Por ejemplo, entre los primeros: iniciativa, capacidad para relacionarse con otros a quienes cabe querer, respetar y trabajar con ellos; identidad y autoestima, habilidades de pensamiento, capacidad creativa y de transformación. Entre los segundos, valores, conciencia ambiental, ciudadanía, lenguaje.

   —¿Cómo debiera pensarse hoy la relación nivel inicial y familias?

   —La educación inicial no puede pensarse sin las familias; son ellos los primeros educadores de los niños y niñas. Por ello, se deben hacer los proyectos educativos en un trabajo cooperativo de mutuo respeto donde se establezca un consenso sobre el concepto de niño o niña que se desea favorecer y luego asumir cada uno las actividades compartidas y las propias de cada ambiente educativo.

Comentarios