Educación
Sábado 01 de Julio de 2017

Un libro que comparte los retos de un maestro de hoy

César Bona es uno de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores. Buena parte de esa experiencia que lo hace merecedor del reconocimiento mundial, la comparte en su libro "La nueva educación. Los retos y desafíos de un maestro de hoy" (Penguin Random House). De manera cercana, emotiva y muy práctica reflexiona sobre los vínculos necesarios para que la enseñanza y los aprendizajes acontezcan.

César Bona es uno de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel de los profesores. Buena parte de esa experiencia que lo hace merecedor del reconocimiento mundial, la comparte en su libro "La nueva educación. Los retos y desafíos de un maestro de hoy" (Penguin Random House). De manera cercana, emotiva y muy práctica reflexiona sobre los vínculos necesarios para que la enseñanza y los aprendizajes acontezcan.

¿Por qué ya no son tan importantes los libros de texto? ¿Por qué hay que relativizar la importancia de los deberes? ¿Por qué se debe educar en empatía? ¿Por qué la educación debe estar por encima de todos los gobiernos? Se pregunta a través de los distintos capítulos de su libro. En primera persona, César Bona relata anécdotas, cuenta los momentos clave en su vida que lo llevaron a elegir la docencia y explica cómo la metodología de enseñanza más efectiva es implicarse con los alumnos.

"¿Por qué elegí ser maestro? Porque los maestros podemos abrir puertas y ventanas para que los niños se conviertan en personas plenas, porque está en nuestras manos el empujarles hacia delante para que ellos mismos construyan su presente y su futuro. Podemos hacerles que participen en la sociedad para que nos ayuden a cambiar las cosas. Y para eso también hemos de ofrecerles herramientas. Que sepan cómo expresar una emoción o un pensamiento, que conozcan cómo defender un argumento o aceptar las equivocaciones. Que consigan ser seres resilientes y que esa flexibilidad los transforme en personas más sociales, para poder luchar así por escapar de la individualidad y el egoísmo que, sin darnos cuenta, se convierten muchas veces en parte de nuestra vida", escribe en su obra que es inspiradora para quienes eligen el oficio de educar.

También habla de cómo se suele a mirar a la niñez en las aula, invitando a entusiasmarse con sus opiniones y reflexiones. "Subestimamos a los niños constantemente. Llevan a cabo cosas increíbles si se las proponemos. Así, un lunes les animé a retirar los cuadernos de las mesas y prohibí que nadie hablara si no era en verso. Les di algunas pautas y tímidamente comenzaron a expresarse. Estuvimos así toda la semana y, para cuando llegó el viernes, aquello parecía una obra de teatro de Shakespeare. Lo he vivido en carne propia, no se trata de un espejismo: son niños y pueden hacer muchas cosas. Y además tienen una imaginación portentosa, son capaces de ver las cosas de manera diferente si logramos liberarlos de tantas reglas que se imponen en las escuelas. Precisamente por eso su participación en la sociedad resulta tan valiosa. Trabajemos el respeto a las demás personas pero también hacia ellos mismos; respeto al lugar donde viven y a los seres con quienes lo comparten", reflexiona el maestro español César Bona.

Comentarios