Educación
Sábado 30 de Septiembre de 2017

Tutorías para dar el gran salto de la secundaria a la universidad

La Facultad de Ingeniería de la UNR cuenta con un espacio para acompañar a los ingresantes

Martín Guido se presenta como el estudiante que no tiene apellido. Dice que más de una vez anotar sus datos en la hoja de los parciales le ocasionó alguna que otra confusión con los docentes. Martín Guido tiene 23 años y llegó a Rosario en 2012 para estudiar licenciatura en física. Vino desde Villaguay, Entre Ríos, una ciudad que le parece silenciosa porque en Rosario, dice, siempre hay mucho ruido.

Lo que más recuerda de esos primeros días son las perdidas que se pegó viajando en colectivo. No tenía idea de cómo eran los recorridos y entonces, diseñó su primera estrategia. "Estábamos dando los ejes cartesianos en matemática y los relacioné con las calles. Vivo al 1600 y al 1400, entonces cada vez que iba en un cole y no sabía el recorrido trataba de bajarme cerca de esas coordenadas para más o menos orientarme". El estudiante se ríe a carcajadas mientras lo cuenta. La técnica le resultaba.

También recuerda que ese primer año sufrió mucho. Dejar atrás la secundaria y empezar una vida distinta, fue un cambio emocional brusco. "Llegaba a mi casa y me venía la angustia, no sabía qué hacer". En Villaguay se levantaba a las siete para ir a la escuela y hasta la noche no paraba. Acá, tenía demasiado tiempo para pensar sobre la vida. Le preocupaba dar examen. Sabía que el resultado de un parcial no lo definía como persona, pero de todos modos lo inquietaba.

La parte de hacer nuevos vínculos, no. Esa situación lo emocionaba. "El primer día no conocía a nadie pero me acerqué a una chica y le dije «hola soy Martín» y de repente nos empezamos a contar toda nuestra vida. La gente nos miraba como diciendo «estos se conocen desde antes»".

El estudiante recuerda dos cosas que lo ayudaron a transitar esa nueva etapa: le "robó" un par de amigas a su hermana, que ya vivía en Rosario, y conoció a un tutor de la facultad que le facilitó nuevos espacios donde encontrar contención. El joven vio que Martín Guido tenía un Rosario colgando de su cuello y cuando le dijo que era católico, el tutor le recomendó un grupo de la iglesia al que podía asistir para hacer nuevas amistades. "Ese espacio al que iba me ayudó mucho y además me dio un sostén de gente", cuenta.

Por muchas de esas razones Martín Guido forma parte del Área de tutorías de la facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Un espacio que recibe a los nuevos ingresantes y los acompaña en el comienzo de la vida universitaria. Un bálsamo, una caricia, una bienvenida cálida en medio de una mole de cemento que apabulla y se presenta como un laberinto impersonal de trámites y formularios para rellenar. Una ayuda, para que el pasaje de la escuela media a la Universidad sea un poco menos rasposo. Ese es el objetivo que desde hace doce años se plantea el Área de tutorías de esa casa de altos estudios. Martín Guido se anotó para ser tutor porque le parece importante darle herramientas a los chicos "en esos momentos en los que uno se pierde en la burocracia facultativa".

En Ingeniería hay 28 tutores, todos son estudiantes y la mayoría de ellos cursa 3º y 4º año. Son alumnos que asistieron a esos talleres cuando ingresaron y que ahora replican la experiencia para integrar a los recién llegados. Entre septiembre y diciembre serán más de 900 los jóvenes que pasen por esos encuentros para conocer diversos aspectos de la vida universitaria pero sobretodo, para socializar y conocer a sus futuros compañeros.

tutoria3.jpg

Revelación de un mundo

En el aula 13 del primer piso de Ingeniería hay una ronda de jóvenes reunidos. La mitad son de Rosario, el resto de afuera. Vienen de localidades de Santa Fe y en algunos casos, de otras provincias. María Lara Hortal es la que habla con ellos. Les cuenta sobre el medio boleto estudiantil. Les explica sobre la aplicación móvil que sirve para consultar los recorridos y los horarios de los colectivos. Les cuenta que también están las que se usan para pedir taxis de manera segura. Los chicos que son de Rosario también recomiendan aplicaciones e intercambian pareceres sobre cuáles funcionan mejor.

María Lara Hortal es tutora. Está en 4º año del profesorado de matemática y llegó a la ciudad en 2010. Tiene un recuerdo patente de la primera vez que entró a la facultad: "No entendía nada". Cuando fue a averiguar para anotarse a la carrera estaba perdida, tenía que buscar todos los papeles y no sabía cómo hacer. Recuerda que fue uno de los chicos de una agrupación política estudiantil el que le explicó cómo eran los trámites.

tutoria1.jpg

Tiempo y dinero

María Lara Hortal vino de Salto, provincia de Buenos Aires. Fueron en total cinco amigas las que se mudaron desde ahí a Rosario, pero ninguna estudiaba lo mismo que ella. Al igual que Martín Guido, se perdió muchas veces en los colectivos y decidió empezar a consultar el mapa. Pero para ella lo más complicado fue tener que administrar el tiempo y la plata. "Aparte de estudiar, tenía que pagar los impuestos, cocinar, limpiar. Cuando estaba en mi casa yo no hacía nada de todo eso. Lo que más me costó fue manejar la plata porque nunca llegaba, eso fue toda una cuestión".

Quizás por eso en el encuentro de hoy hablan del dinero y de la posibilidad de acceder a una variedad de becas que alivien un poco el presupuesto. Martín Guido y María Lara Hortal le explican a los chicos que tienen que hacer la consulta en la secretaría de Asuntos Estudiantiles.

Los ingresantes ya saben cuál es la oficina, la conocieron días atrás cuando hicieron la visita guiada para familiarizarse con el edificio. En las tutorías, los futuros estudiantes descubren un mundo de actividades para hacer de manera gratuita en la UNR. Las propuestas incluyen la posibilidad de ir al gimnasio, participar de los torneos deportivos, estudiar en las bibliotecas de las facultades, seguir la agenda del Espacio Cultural Universitario (ECU) y acceder a la atención médica en los centros de salud, entre muchas otras cosas.

María Lara Hortal dice que eligió ser tutora para transmitir su experiencia. "Quiero que sepan que con nosotros pueden contar para cualquier cosa que necesiten, para cualquier duda que tengan, porque es importante poder contar con alguien que te ayude cuando recién llegas".

tutoria2.jpg

Deserción temprana

El coordinador general del Área de Tutorías es César Orsetti. Un profesor de matemática que se define como un hombre de sentido común al que le gusta pensar en los demás. La función de César Orsetti es clave en las tutorías. Él da clases en 1º año de la facultad y es a la vez docente en la secundaria. Tiene tres cursos de 5º año en el colegio Santísimo Rosario y un gran manejo en el trato con adolescentes. "En la escuela trabajo para que los chicos sepan cómo es la facultad y en la facultad trabajo con los chicos sabiendo cómo vienen de la escuela", resume el profesor que aparece como una pieza esencial para conectar ambos sistemas educativos. César Orsetti bromea y dice que cada año se trae a Ingeniería a dos o tres alumnos de su escuela media.

Su obsesión es que los estudiantes no abandonen la carrera. El profesor sabe que un fracaso académico sumado a un malestar general por los cambios de rutina, pueden terminar en una deserción temprana. Le preocupa cómo esa sucesión de factores puede desembocar en la toma de decisiones incorrectas o apresuradas. Dice que hay chicos que tienen la vocación de ser ingenieros pero se van porque creen que la carrera no es para ellos. "Hay que ayudarles a que ellos mismos se den cuenta de qué es lo que les está faltando, porque a lo mejor no es la vocación sino una mala formación académica. Y eso, es algo que se puede modificar", explica el docente y remarca la importancia de que sean estudiantes avanzados los que impartan las tutorías, porque en ese espacio se detectan cosas que los alumnos no dirían a los docentes por miedo a que sus dichos puedan condicionarlos a la hora de rendir un parcial. "Es interesante porque trabajamos mucho sobre la persona. Los chicos lo valoran porque hablamos de cosas personales".

Consultado sobre si las tutorías son de cursado obligatorio, César Orsetti responde contundente: "Acá nada es obligatorio". Dice que los chicos podrían optar por no ir pero en general van. "Ellos quieren hacer las cosas y nosotros aprovechamos sus ganas".

tutoria6.jpg
tutoria5.jpg


Un equipo de líderes a nivel nacional

tutoria7.jpg
César Orsetti, del Àrea de Tutorías de Ingeniería.
César Orsetti, del Àrea de Tutorías de Ingeniería.

El coordinador general del Área de Tutorías, César Orsetti cuenta que lo convocaron para trabajar en ese espacio porque es de los docentes que siempre plantea las preocupaciones de los estudiantes y propone ideas y estrategias para cambiar las cosas que no funcionan: "Yo digo que a mí me humanizaron, me llevaron para las ciencias sociales. Yo era muy estructurado, iba a estudiar ingeniería y de golpe pasé a estudiar matemática y de matemática pasé a estudiar profesor porque me di cuenta que me interesaba más pensar en los demás y no tanto en mí". Recuerda que la iniciativa arrancó en 2005 con el Proyecto de Mejoramiento de la Enseñanza en Ingeniería (Promei), un programa del Ministerio de Educación y la Secretaría de Políticas Universitarias para combatir el déficit de ingenieros en el país, frenar la deserción y promover la inscripción en las "ciencias duras". El profesor considera que para lograrlo lo más importante es contener a los estudiantes y trabajar con sus preocupaciones. "Si un alumno se va porque descubre que era otra su vocación no nos molesta. Pero si de verdad quieren estudiar ingeniería, no podemos dejar que se vayan por un motivo personal o académico".

El equipo que conduce está formado por alumnos, ingenieros, profesores y cientistas de la educación. La tarea que realizan es valiosa y por eso son considerados líderes en su trabajo a nivel nacional y hasta comenzaron a capacitar tutores de la Universidad de Veracruz en México.

tutoria8.jpg
César Orsetti, a cargo del Área de Tutorías de Ingeniería.
César Orsetti, a cargo del Área de Tutorías de Ingeniería.


Comentarios