Educación
Sábado 25 de Marzo de 2017

La ronda de las Madres que llega a las escuelas para debatir sobre el pasado reciente

Centros de estudiantes de Rosario se dieron cita en un encuentro realizado en el Complejo Gurruchaga.

"El primero de abril se cumplirán 40 años que se llevaron a mi hijo de mi casa. Está desaparecido", comenzó contando su historia de Madre de la Plaza 25 de Mayo Norma Vermeulen. El dolor lo convirtió en lucha, en el compromiso de hacer memoria. El lunes pasado compartió una clase abierta de derechos humanos en el Complejo Gurruchaga, a donde llegó invitada por el centro de estudiantes y la Federación de Estudiantes Secundarios (FES). También participaron dos ex presas políticas, Gloria Canteloro y Marta Suárez. El mensaje más escuchado fue no olvidar. También hubo un pedido para la joven audiencia escolar: estudiar siempre, ser los mejores alumnos para reivindicar la verdad y la justicia.

Un rato antes de la convocatoria del lunes pasado por la mañana, Norma ya estaba en el patio del secundario de la Gurruchaga. Su pañuelo blanco era la señal para acercarle un abrazo y también invitar a una cálida conversación. "En pocos días, el primero de abril, se cumplirán 40 años de que se llevaron a mi hijo de mi casa", repitió una vez más la razón que desde entonces la lleva a recorrer escuelas, a participar de cuanta expresión invite a hacer memoria.

Más tarde, ya en diálogo con los estudiantes secundarios, recordaría que en aquella tarde trágica también se llevaron a su nuera. Y su pequeña nieta de dos años se salvó porque estaba con ella. A ambas, las fuerzas represivas las encerraron en el baño.

Su hijo Osvaldo cursó la primaria en la Escuela Carrasco de barrio Alberdi y el secundario en el Colegio Medalla Milagrosa. Cuando se lo llevaron cursaba Ciencias Económicas (UNR). Siente una inmensa tristeza y dolor que en todos estos años jamás haya recibido un solo llamado del colegio donde su hijo transitó el secundario, una dura indiferencia a este pasado doloroso que representa la desaparición de una joven generación en manos de la dictadura. "No pasó lo mismo con la Escuela Carrasco, que me han invitado, y hasta sus ex compañeros siguen sumándose a la ronda de los jueves", dijo Norma en charla con LaCapital.

Una ronda por la memoria que también se extiende por las escuelas. Por estos días, Norma tiene "la agenda completa" de visitas por las aulas. La mayoría de las invitaciones llegan de la educación pública. "Sólo una vez fui a la San José Obrero, donde va mi bisnieta, y fue cuando aún vivía el Padre (Rogelio) Barufaldi".

Pero la necesidad de conocer el pasado reciente y ayudar a construir la memoria colectiva es necesaria en todos los ámbitos. En plena conversación con los secundarios, una joven alumna de una técnica pública levantó la mano para pedirle si "por favor" podía visitar su escuela "porque todavía hay quienes reivindican a Videla y cuestionan a los 30 mil desaparecidos".

No sólo el 24 de marzo

Agustín, por la FES, y Lucía y Milagros, por el centro de estudiantes de la Gurruchaga, dieron la bienvenida a la actividad presentándola como un encuentro destinado a hablar del pasado más cercano, saber qué pasó alrededor del 24 de marzo de 1976, con los testimonios de las Madres, presos y exiliados. En la propuesta participaron como invitados alumnos de distintas escuelas rosarinas. Desde la FES aseguraron que para organizarla les dieron una mano la concejala Marina Magnani y el referente político Matías Fernández.

Gloria Canteloro y Marta Suárez son dos ex presas políticas, detenidas antes del golpe de Estado pero que debieron exiliarse cuando llegó la dictadura. La vuelta a la democracia en 1983 las devolvió al país, porque tal como expresaron a los chicos y chicas que las siguieron con absoluta atención nunca estuvo en sus planes irse, más bien se prometieron volver.

Una y otra contaron que cuando fueron apresadas militaban en la UES (Unión de Estudiantes Secundarios), que peleaban por el medio boleto y por cambiar un régimen autoritario educativo, donde el común era pasar revista sobre el uniforme o el largo del pelo. En el estado de sitio primero, y agudizado con una persecución planificada luego del golpe de Estado.

"En la dictadura hubo compañeros desaparecidos y otros asesinados. Esta charla no debe ser solo por el 24 de marzo sino también para sostener la democracia", consideró Gloria desde el escenario armado en el patio de la escuela de Salta al 3400. Profesoras y la directora del establecimiento educativo acompañaron a los chicos en la iniciativa.

Mirar al otro

Las primeras preguntas de los estudiantes estuvieron dirigidas a conocer sobre el hijo de Norma y sobre su vida. "Hoy tratan de borrar la historia, tenemos que tratar de que perdure la memoria para que Nunca Más vuelva a pasar. Pido memoria, verdad y justicia. Muchos represores murieron en sus casas, otros andan por la calle y no les conocemos la cara. Hay que estar alertas porque están agazapados Lo importante es estar en paz, defender los derechos", les dejó como mensaje después de relatar su testimonio, y los invitó a "ser solidarios, a mirar alrededor".

Sentado sobre el piso del patio, otro chico levanta la mano para preguntar por la intención de decirle "no a la memoria" y quienes sostienen que "fue una guerra".

"Les interesa que no haya verdad ni justicia, mucho menos memoria. Es parte de la planificación. La derecha provoca para desvalorizar la lucha", respondió Marta Suárez, y profundizó junto a Gloria en repasar que el terrorismo de Estado surgió para terminar con una generación que luchaba por una sociedad más justa, y terminar con la industria nacional con un plan económico de sometimiento.

Qué paso en los siete años de la dictadura, las provocaciones como tapar los pañuelos de las Madres pintados en la ronda de plaza de Mayo, los juicios a los genocidas, y el destino de las víctimas de los años de terror también formaron parte de los interrogantes de los estudiantes.

Entre otras preguntas, llegó esta para Norma: "¿Cuál es el presidente que hizo más por los derechos humanos?" La primera mención fue para Raúl Alfonsín, el primer mandatario al regreso de la democracia y quien "puso en el banquillo a Videla, Massera y Agosti". Hizo un repaso por las leyes como las de Punto Final y Obediencia Debida, y el regreso a los juicios con la llegada de Néstor Kirchner en 2003 a la presidencia.

"Algunos dicen que no hay que hacer nada porque son viejitos, bueno, yo también soy viejita. Perdí a mi familia. Yo a mi hijo no lo vi muerto, no lo vi más. La figura del desaparecido la inventaron ellos. Pero no contaron con nosotras y las ex presas. Ahora está en ustedes que la memoria no se pierda y el Nunca Más". Llegaron las palabras de Norma directo al corazón de los pibes.

Casi al final del encuentro la pregunta por la importancia de la militancia y qué pasa cuando ésta es considerada solo partidaria abrió un valioso debate, aún entre los propios estudiantes.

"La palabra militante no es una mala palabra. Una persona puede militar la fe o en una organización social. Eso sí, los militantes siempre deben dar el ejemplo", propuso Gloria a los adolescentes. Y les contó que cuando estaba en el secundario, se había llevado nueve materias hasta que un compañero, Luis Graf, hoy desaparecido, le llamó la atención. "Hoy para honrar a ese compañero —continuó— y porque después tomé conciencia de la importancia de tener ese título, les digo que hay que estudiar, que el saber es propio, de cada uno".

Para que no queden dudas del sentido de compromiso y solidaridad que tiene el término militancia y darles confianza a los jóvenes, Norma les recordó: "Las Madres hacemos militancia. Mi consejo es que vean muchos canales, que hagan zapping, que lean mucho, que no se queden con una sola idea. Ustedes bien pueden sacar sus propias conclusiones".

La revista Amsafé para llevar al aula

Amsafé Provincial publicó una revista especial por el 24 de Marzo Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Fue realizada por la Secretaría de Derechos Humanos de la organización gremial y está en versión impresa y digital (se puede leer en amsafe.org.ar). Entre las lecturas reunidas, figura una entrevista a la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida; otra a Osvaldo Bayer y también una conversación con la directora del Museo de la Memoria de Rosario, Viviana Nardoni.

También colaboran en esta publicación de Amsafé Sandra Michelón con una reflexión sobre los tiempos de la desmemoria; otra de Mabel Costas titulada "Marchando juntos" y una nota sobre "Los desaparecidos del Cordón", preparada por la Delegación San Lorenzo de Amsafé.

"Memoria, verdad y justicia: presente y desafíos" es la nota central escrita por el referente de Hijos, Juane Basso. Claudia Irure y Carina Abate Daga escriben sobre qué pasó en la última dictadura en Cañada de Gómez. Mariana Florentín, habla sobre Mujeres y Derechos; y Margarita Rossi sobre trata de personas. "Por nuestra historia, contra el olvido...", la nota de María Sormanni.

Eugenia Rizzo escribe sobre "El uso de las memorias en las aulas" y Micaela Di Pato y Mariana Caballero sobre "Una visita al centro del infierno". También suman sus reflexiones Pablo Rolón, Jorge Debona, Susana Ludmer, Patricia Hernández, Gabriela Durruty y Jésica Pellegrini.

Comentarios