Estudiantes
Sábado 18 de Febrero de 2017

El legado pedagógico de María Montessori

La visión de la educadora y médica italiana sobre lo que debía ser una educación no autoritaria

Han transcurrido muchos años desde que su vida intensa y prolífica se agotó. Esta circunstancia no ha impedido que su legado continúe vigente y siga orientando a todas aquellas personas que aspiramos a una enseñanza y a un aprendizaje no autoritarios.

   En efecto, a María Montessori se la puede considerar dentro de la línea de pedagogos libertarios como Francisco Ferrer Guardia, Lev Vigotsky, Higinio Noja Ruiz, Edgardo Ricetti, Olga y Leticia Cossettini, Carl Rogers, Paulo Freire y Jacques Rancière, entre otros.

   María Montessori Stoppani nació en Chiaravalle, Ancona, Italia. Hostigada por el régimen fascista encabezado por Benito Mussolini partió al exilio emigrando forzadamente a Holanda. Falleció en Noordwijk , Países Bajos, el 6 de mayo de 1952, a los 81 años.

   Como escribe Enrique Mariscal en una biografía de María Montessori quien fue médica, psiquiatra, filósofa, antropóloga, bióloga, psicóloga, profesaba ideales cristianos, feministas y humanistas. Fue la primera mujer italiana que se graduó como doctora en medicina.

   Las propuestas de Montessori corren el eje de la educación alterando roles como la maestra o el maestro omnisciente. Esto para dinamizar desde el inicio con la presencia de más una persona en la labor de guía y orientador que enseñante portadora de todos los saberes. De este modo contribuye a romper el rígido esquema verticalista de la enseñanza autoritaria y el rol pasivo de los estudiantes.

Un método pionero

Quienes ejercemos la docencia en diversos niveles tenemos mucho por aprender y rescatar del legado de Montessori.

   Tal como afirma Mariscal de su obra: "El método Montessori es un método educativo ideado a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX que se basa en una amplia investigación sobre niñas y niños con trastornos mentales y con necesidades especiales. La característica principal está orientada a desarrollar en las niñas y los niños la autonomía., una libertad ejercida con límites, que respete la psicología natural y su desarrollo físico y social".

   El libro de María Montessori en el que se expone su método se titula "Autoeducación en la escuela primaria", y fue publicado en el año 1912. "El énfasis se coloca en actividades dirigidas por niñas y niños y una observación clínica por parte de quienes desempeñan el rol docente. Esta observación se propone adaptar el entorno de aprendizaje de las niñas y niños a su nivel de desarrollo. El objetivo básico del método pedagógico es liberar el potencial de cada persona para que se autodesarrolle en un ambiente estructurado".

   Montessori pensó en cómo ayudar a las niñas y a los niños a obtener un desarrollo integral, para lograr el máximo de sus capacidades, laborando sobre bases científicas en relación al desarrollo físico y psíquico de los infantes. Se planteó cómo lograr la aplicación de tácticas educativas que llevaran a una colaboración entre niños y adultos. De ese modo la escuela no es un lugar donde el maestro transmite conocimientos, sino un lugar donde la inteligencia y el psiquismo infantil se desarrollan con material didáctico especializado.

Experiencias históricas

En algunas regiones de la Península Ibérica, se llevaron adelante experiencias como la de las Escuelas Racionalistas, impulsadas por Francisco Ferrer Guardia, principalmente en Catalunya. El maestro y militante libertario Edgardo Ricetti puso en práctica métodos pedagógicos antiautoritarios en Sabadell (Valencia).

   El movimiento de la Escuela Nueva fue un claro ejemplo de cómo ensamblar la enseñanza aprendizaje con la vida cotidiana, la confluencia armónica con la naturaleza, la construcción de vínculos sociales basados el apoyo y respeto mutuo.

   A partir de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil se impulsaron prácticas pedagógicas innovadoras en los más diversos niveles. Desde la Universidad Popular, con la enseñanza de dibujo, pintura, escultura, instrumentos musicales además del jardín de infantes y las escuelas primaria y secundaria.

   Proyectos lamentablemente tronchados por la dictadura cívico militar de 1976. Antes, Olga y Leticia Cossettini padecieron la persecución por parte de un régimen oscurantista que las exoneró en 1950. El periódico ácrata Reconstruir publicó por esos años una entrevista a Olga Cossettini realizada por Ana Piacenza, quien había conocido las Escuelas Libertarias en la España revolucionaria de la década del 30.

   En la actualidad como pequeños islotes que forman un archipiélago de esperanzas se llevan adelante iniciativas como la de la Escuela Padeia en Mérida, Extremadura (España) y otras no menos importantes que emergen en espacios autogestionados.

   En esta época en que los funcionarios se empecinan en mezquinar recursos a la educación, tiempos en los que los discursos sobre la excelencia académica esconden infames maniobras de elitismo planificado, también existen ámbitos de resistencia cultural en diferentes latitudes que sabiéndolo o no llevan adelante prácticas que se pueden referenciar con el imperecedero legado de María Montessori.

   Aun cuando muchos jerarcas del mundo se empeñan en crear armas de destrucción masiva también en el turbulento presente hay seres empecinados como Montessori, Freire, Rancière, Ferrer Guardia, Vigotsky y nosotros mismos y muchas y muchos más que podemos suscribir aquellas palabras de Martin Luther King cuando decía: "Que aun sabiendo que el mundo puede desaparecer mañana, igual plantaremos el manzano".

montessori.jpg


Comentarios