Che Guevara
Sábado 07 de Octubre de 2017

El Che contado para los más chicos

El tercer número de la colección "Antihéroes" de Editorial Chirimbote aborda la figura del Che Guevara, mediante un cuento que recorre la historia del líder revolucionario.

El tercer número de la colección "Antihéroes" de Editorial Chirimbote aborda la figura del Che Guevara, mediante un cuento que recorre la historia del líder revolucionario.

Ernesto dando "pataditas de bronca" desde la panza de su madre cuando ella miraba alguna injusticia, y la presencia constante de una "estrellita preguntona" son algunos de los recursos de este colorido libro escrito por Nadia Fink e ilustrado por Pitu Saá sobre la vida y pensamientos del Che. "Un libertador de estos tiempos, que siguió la estrella en el cielo y en su frente hasta lograr un mundo más justo para muchas y muchos más", reseña el texto de la colección infantil, que antes abordó a personajes como Juana Azurduy, Julio Cortázar, Violeta Parra y Eduardo Galeano, entre otros.

"Al pensar en el Che pusimos el foco en la búsqueda de la libertad, lo pensamos como un libertador de América al lado de algunos otros héroes o próceres que se trabajan en la infancia", cuenta Fink sobre el rosarino. La autora explica que la historia del Che está pensada en la colección de Chirimbote como "un libertador moderno, porque se trabajan ejes como la lucha por la libertad, la opresión, el poder, el hambre o la falta de oportunidades y el trabajo".

"Ese —agrega Fink— es el enfoque inicial que le dimos. Pero después están los puntos de vista que tomamos de los libros sobre su madre y el libro escrito por Aleida, su segunda esposa y madre de sus cuatro hijos e hijas". El libro infantil rescata así la presencia de las mujeres que compartieron su vida, una mirada muy presente en la colección de la editorial autogestiva.

fink1.jpg
Nadia Fink, periodista y escritora.
Nadia Fink, periodista y escritora.

Fink reconoce que el Che puede significar un personaje "incómodo" para trabajarlo en el aula, pero advierte que ocurre lo mismo con temas como la ley de educación sexual integral, que pese a que es norma queda muy librada a la voluntad de los docentes. "En la historia moderna —apunta— hay temas que son difíciles de abordar. Porque cuando se habla de las Invasiones Inglesas y se menciona el aceite hirviendo que cae sobre los enemigos, si vos pensás en esa escena los pibitos tienen que dibujar gente que se derrite por el aceite hirviendo. Es muy fuerte eso, pero como es una historia que parece vieja está permitido. El personaje moderno está muy relacionado con la ideología o la posición del docente, lo cual no es correcto, porque en un punto es la historia de siempre, la de los vencedores y vencidos".

¿Cómo fue el trabajo para mantener un equilibrio al presentar un Che para niños sin caer en una mirada edulcorada del personaje?

—La idea de la colección es que se hable claro, que no haya palabras simplificadas ni una historia tergiversada. Sí creemos que los chicos y chicas están dispuestos a hablar de todo. Porque así como se le niegan ciertos temas, como pasa ahora que se pide que no se hable de Santiago Maldonado en las escuelas, hay una idea de no "politizar" —puesto muy entrecomillas—, pero nosotros creemos que se construye política a diario. Los chicos ven todos los días noticieros donde hay robos, asesinatos y femicidios. Y después te piden que no se hable de desapariciones, asesinatos, muertes y luchas. Entonces, creemos que hay que hablar de todo, por supuesto con la idea que nuestros textos no dejan de ser relatos que tienden a ser cuentos que se puedan leer una y otra vez.

fink4.jpg

—¿Qué texto o carta del Che te conmovió más?

—Las cartas con su madre me conmovieron muchísimo, sobre todo porque me parece que es mas desconocido ese aspecto más humano del Che. Tratamos de meternos en la humanidad del Che como tratamos de tomar cada personaje. lncluso con personajes grandiosos la idea es bajarlos del bronce y llevarlos a algo más humanizado. Y después también su relación con sus hijos e hijas. Siempre nos preguntamos que del Che nunca se dijo nada que "se fue" y dejó a sus cuatro hijos. Y con Violeta Parra han sido muy crueles cuando se fue a Europa a recibir un premio y murió su hijita. Siempre nos planteamos esto de la posición de las mujeres y los hombres con el dejar atrás a sus hijos e hijas e ir por causas más grandes. Y en el Che, en el relato de la mamá de estos chicos vas encontrando una historia que se teje con toda la revolución. Una mujer que consecuentemente como la vida y el pensamiento del Che lo acompaña y cree en la revolución. Eso también fue un aspecto muy llamativo para echar un poco de luz sobre la relación del Che con sus hijos e hijas.

fink3
El Che, por Pitu Saá.
El Che, por Pitu Saá.

—¿Cómo piensan la lectura del libro sobre el Che con los chicos?

—El "bichito de la libertad" nos sirvió bastante como guía desde que el Che estaba en la panza de su madre. Imaginamos esas pataditas como un sentido de la libertad. Y cuando uno habla de justicia y libertad habla de un amplio espectro ideológico, porque son palabras que todo el mundo ve como positivas y posibles. Después hay que ver qué es la justicia y la libertad para cada uno y una. Pero creemos que sí, que absolutamente se pueden trabajar todos los temas con los chicos, porque además el Che en particular tenía algo de aventurero, con la fotografía, la escritura, la lectura. Así como una persona como Eduardo Galeano, que parecía tan serio y grande, tiene un montón de aspectos para laburar. Está en la creatividad de los adultos cómo transmitirlos. Pero sí, absolutamente se puede.

—¿Tuviste la devolución de algún docente que haya trabajado el libro en clases?

—Hace poco me pasó algo emocionante, que fue estar en mi pueblo, La Criolla y que se labure el libro en la escuela. El Che es uno de los que más llama la atención, igual que Juana Azurduy. Hay algo en la infancia de lo guerrero y la lucha, que está metido incluso mucho antes que nosotros mismos. Hay algo de eso que atrae mucho. Y en esa escuela me llamó la atención cómo lo trabajaron tranquilamente al Che, sin un planteo ideológico muy complejo. El Che también es, como Frida Kahlo, una cara joven que se puede llenar de muchas cosas. Bueno, nosotros elegimos llenarla de un análisis mucho más profundo, pero después hay que ver cómo se lo labura.

Comentarios