La historia de la foto
Sábado 07 de Octubre de 2017

EGB, todo por un capricho

Las manifestaciones docentes y reclamos para dejar atrás la ley federal se hicieron sentir en todos los ámbitos.

Había pasado casi una década de la sanción de la ley federal de educación y todavía era un problema saber de qué se trataba la EGB o al polimodal con la que se organizaba el sistema educativo nacido en los 90. "¿La EGB es lo mismo que la primaria? ¿Y el polimodal es el secundario? ¿Son grados o años?", las preguntas se repetían cada vez que un chico comenzaba las clases.

La denominación se presentó como novedosa: extendía la obligatoriedad de la educación dos más, además de incorporar una batería de términos nuevos que parecían asegurar una verdadera revolución educativa. Claro que lo único que pasó fue una fragmentación tremenda de la enseñanza, donde la peor parte se la llevó la educación pública.

Las manifestaciones docentes y reclamos para dejar atrás este modelo educativo se hicieron sentir en todos los ámbitos, desde la academia hasta en las calles. El pedido era dejar atrás la ley federal de educación. Cada marcha, cada demanda incluía una referencia cierta a esta marea de nombres nuevos, maquillajes de un cambio que respondía a los designios del Banco Mundial.

Lo que no es tan conocido es que el nombre de EGB (Educación General Básica), popularizada por sus siglas, es producto del capricho de una senadora nacional. La historia la contó la propia Susana Decibe, ex ministra de Educación de Carlos Menem, en una entrevista realizada en 2003 por La Capital.

Entre las críticas que más se escuchaban sobre la reforma educativa se afirmaba que se trataba de "un modelo copiado de España que allí fracasó". Decibe confirmó que era real que la denominación EGB había sido tomada del modelo español.

Según la ex funcionaria se trataba claramente de la historia de un capricho. "La idea original de Diputados contemplaba la primaria y la secundaria como se las conocían, convirtiendo en obligatorio el ciclo básico del secundario, sin cambiar nombres. Sucedió que la senadora (PJ) Olijela del Valle Rivas se enamoró de la denominación de EGB -española- y se encaprichó para que se llamara EGB y polimodal. Esa es la verdad de por qué se llama así el nuevo sistema", contó Decibe.


Comentarios