Educación
Sábado 04 de Marzo de 2017

Ciencias de la Educación

La carrera se dicta en el ámbito de la universidad pública y prepara profesionales para el campo educativo

"¿Qué está haciendo acá?", cuentan que le preguntó el recordado educador Ovide Menin a Rosita Ziperovich cuando la encontró haciendo cola en la oficina de alumnado de la Facultad de Humanidades y Artes. Y que ella, sin moverse del lugar, le respondió: "Abrió la carrera de ciencias de la educación, me vengo a anotar para estudiar". La invitación de Menin no se hizo esperar: "De ninguna manera, usted tiene que estar como docente". La anécdota donde se encuentran dos grandes referentes de la educación se cuenta una y otra vez en los libros, las charlas y congresos pedagógico para referir a la humildad con la que Rosita y Ovide Menin asumían su tarea. La escena ocurrió en 1985, a poco tiempo de la vuelta a la democracia y cuando se abría por primera vez la posibilidad de cursar estos estudios en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Hoy sigue siendo una oferta académica valiosa para quienes se entusiasman con el campo educativo como lugar para desarrollarse profesionalmente.

"La carrera de ciencias de la educación lleva más de 30 años de trayectoria en el ámbito de la universidad pública. Su comienzo está asociado a la vuelta a la democracia y a la necesidad de formar profesionales, educadores, siempre con una perspectiva latinoamericana", dicen la directora de la Escuela de Ciencias de la Educación, Verónica Zamudio, y la secretaria técnica, Paula Marini. Estos estudios se pueden cursar para obtener el título de profesor/a o de licenciado/a. En uno y otro caso, los otorga la UNR, son de grado, con planes de cuatro años, y un quinto de residencia, y en el caso de la licenciatura con la presentación de una tesina.

Ya sea el profesorado o la licenciatura, la directora Zamudio destaca el compromiso político y social que tiene la formación, además de una mirada integral, de preocupación por lo que pasa en lo local y en la región. "Esa visión de integración regional —agrega— está en los principios fundacionales del plan de estudio, y ahora vuelve a cobrar vigencia, más con toda la ofensiva que tenemos de parte de las políticas neoliberales".

Repasa junto a Marini que el cientista es un profesional que puede ejercer diferentes funciones del sistema educativo: asesor pedagógico, profesor/a de escuelas secundarias o en los institutos de formación docente; también en otros espacios educativos que no son solo los formales más conocidos, sino en ámbitos de la cultura, de la salud y de otras instituciones, como en las bibliotecas populares, en museos, en programas de orquestas, además de integrar equipos socioeducativos, entre otras posibilidades de desarrollo laboral.

Entre otras nuevas funciones que realizan los graduados, está la de auxiliar de investigación. "Es quien puede estar en una cátedra acompañando diferentes investigaciones, y en cualquier carrera", apunta Marini. El desafío —continúan las educadoras— está en formar un profesional que piensa en la transformación de las instituciones y diferentes escenarios educativos.

Esta amplitud de espacios de trabajo tiene directa relación con lo que proyecta el plan de estudio: preparar a los graduados que piensen la realidad, lo que ocurre en las instituciones escolares y en los distintos espacios de aprendizajes.

Junto a los contenidos propios que tratan cada una de las cátedras, las problemáticas actuales están siempre presentes en la carrera. Zamudio cita como ejemplos de estos debates, la nueva escuela secundaria, la inclusión, la educación sexual integral y las nuevas tecnologías. Cada cátedra relaciona su programa con lo que acontece en la educación. Todo eso enriquecido con los intercambios que se puedan generar a través de seminarios, mesas de discusiones, las escuelas y los estudiantes. La intención —agrega— también es siempre establecer vínculos con los profesorados, con las escuelas donde los estudiantes realizan sus residencias, "para que la universidad no quede aislada de la realidad".

Para la directora de la carrera es clave formar cientistas capaces de "tener una mirada más comprometida, más amplia, con lo local y con Latinoamérica, y siempre desde una perspectiva histórica".

Hay tiempo de anotarse en la carrera hasta el 17 de marzo próximo. Informes en la Facultad de Entre Ríos 758. También se puede profundizar en los planes de estudio y salida laboral en el sitio www.unr.edu.ar, Facebook Escuela CS Educación UNR, en el blog escuelacsdelaeduca.wix.com/rosario, correo: cseducacion@unr.edu.ar ó bien llamar al 4802670, interno 109.

Comentarios