Educación
Sábado 06 de Mayo de 2017

Balagué: "Santa Fe tendrá una ley de educación de vanguardia"

La ministra asegura que hubo participación de todos los sectores sobre qué norma se quiere para la provincia.

"El proyecto de ley de educación fue un ejemplo de debate y construcción colectiva". La afirmación la hizo el gobernador Miguel Lifschitz al inaugurar el año legislativo el 1º de Mayo pasado y enseguida fue replicada por las cuentas oficiales que la Provincia tiene en las redes sociales. ¿Está cerrado el debate sobre qué educación se quiere para Santa Fe? ¿Hubo suficiente participación, en especial de los docentes? Las preguntas las recoge la ministra de Educación de Santa Fe, Claudia Balagué, quien está convencida que la provincia tendrá "una excelente ley de educación, de vanguardia".

Un año atrás el gobernador anunciaba que Santa Fe iniciaría el debate para tener una ley propia de educación. En este tiempo se presentaron cinco proyectos de diputados provinciales. Y en la segunda mitad del año pasado, el Ministerio de Educación lanzó una serie de actividades en torno de la ley que hoy evalúa como "muy participativas".

En ese cronograma oficial, la convocatoria a los docentes —representados por sus gremios— se dio en diciembre, más cerca de la Navidad que de las clases. En ese encuentro los sindicatos docentes pidieron jornadas gremiales y audiencias públicas para debatir sobre la iniciativa.

La ministra Balagué hace un recorrido pormenorizado por las actividades desarrolladas, asegura que "hubo participación docente" en el debate, que este no está cerrado porque habrá una devolución a las escuelas. También afirma que "no hay una fecha estipulada, de finalización" para tratar este proyecto de norma educativa.

El anuncio del gobernador del cierre del debate sorprende...

—Trabajamos todo el año pasado: con foros ciudadanos en las nueve regionales, encuentros con intendentes y presidentes comunales, con asociaciones civiles, por ejemplo la de padres con chicos con discapacidad que fue una de las más enriquecedoras de las realizadas con asociaciones civiles; con centros de estudiantes y foros con especialistas. Y en diciembre, la reunión con los sindicatos: una con los docentes en el Ministerio de Educación, y otra con los asistentes escolares (ATE y Upcn). Allí fue surgiendo una síntesis del trabajo de la participación ciudadana, que fue elevado a principio de este año a la comisión bicameral, conformada el año pasado. Luego hicimos una reunión con el Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), que llegó con el equipo de Axel Rivas (Codirector de Educación en el Cippec) para trabajar con la comisión bicameral y los proyectos presentados por los legisladores. Este año también comienza el trabajo con las escuelas. Hicimos dos semanas de debates en torno a la ley de educación, donde todas las escuelas de todos los niveles y modalidades, públicas y privadas, discutieron en jornadas con estudiantes, padres y docentes. El martes 25 pasado hicimos la jornada solo con docentes, donde algunos gremios docentes bajaron materiales para el debate. O sea que lo hemos trabajado prácticamente en conjunto. Finalmente, se hicieron las jornadas de socialización en el espacio público de lo trabajado, mediante distintas propuestas: lúdicas con los más chiquitos, teatrales, murgas, afiches en los negocios, radio abierta... Hubo una creatividad enorme de todas las escuelas para poner en valor todo ese debate y que toda la ciudadanía pudiera conocer en qué instancia estamos. La etapa que viene es la de síntesis, para la que nos vamos a tomar dos meses (mayo y junio), poder hacer una devolución a las escuelas y finalmente elaborar un anteproyecto; ya sí con la participación de las distintas entidades, con los distintos representantes. Sería una segunda ronda de consultas.

—¿Cómo sería esa elaboración con distintos representantes?

—Con los representante naturales de los gremios, de las vecinales... Sería después de junio para poder trabajar un anteproyecto con los puntos más concretos. Cada una de estas instancias van a la comisión bicameral, para no desentendernos nunca del trabajo de diputados y senadores. La bicameral se viene reuniendo una vez por mes, y los equipos técnicos una vez por semana. Por otro lado, las escuelas e institutos que han requerido la participación de los legisladores también nos van a hacer llegar las conclusiones de esas jornadas. Tenemos varias vías de trabajo en paralelo. El gobernador (Miguel Lifschitz) se refirió (sobre el fin del debate) específicamente a la participación ciudadana, que era una instancia.

—¿Está conforme con esa participación ciudadana? ¿Alcanza para pensar un proyecto de ley provincial?

—La verdad que sí. Los foros fueron muy participativos, hubo miles de personas en toda la provincia debatiendo. También se va a tomar el trabajo de la página web, que no está cerrada y la gente sigue debatiendo a través de esa pagina (www.santafe.gob.ar/leyeducacion).

—¿Y es suficiente la participación ofrecida a los docentes en este debate?

—Ellos han tenido las jornadas con la comunidad, con los chicos y la jornada de Escuela Abierta para trabajar solos. Ahora van a tener una devolución de ese trabajo y otra instancia de Escuela Abierta para trabajar sobre esa síntesis.

—Una encuesta del Sadop difundida en noviembre del año pasado revelaba que el 90 por ciento de los rosarinos no conocía si Santa Fe tenía una ley de educación propia. ¿Cree que ha sido superada esa información?

—Eso ha sido ampliamente superado. Siempre habrá gente que desconozca si hay una ley de salud o de otro tema, pero en este tiempo ha habido mucha participación de los padres. Incluso en algunas escuelas han definido que los chicos llevaran material a su casa para que supieran qué se estaba trabajando. Y por otro la lado, la puesta en el espacio público amplió mucho y abrió una vidriera interesante. Todavía no podemos dimensionar a la cantidad de personas que llegó, estamos recogiendo el material para ver cuál ha sido el nivel de participación.

—Hay escuelas, centros de estudiantes, que tienen en sus planes organizar debates propios en torno de la futura ley. Si el debate ciudadano está cerrado, ¿tiene sentido que se reúnan igual?

—Claro. Lo pueden seguir haciendo. Las escuelas nos elevan todo lo que han trabajado en los distintos foros y encuentros con legisladores. Tenemos dos meses por delante para analizar la información que recogimos hasta ahora, luego viene la devolución a la escuela. Es un proceso que tiene varios meses de trabajo por delante.

—En líneas generales, ¿qué es lo primero que hasta ahora aparecen como demandas para la política educativa provincial?

—En líneas generales se han trabajado todos los temas, uno en el que más se ha trabajado es el de inclusión. Y (particularmente) el de la inclusión de los chicos con capacidades diferentes. También sostener la ruralidad como modalidad y el lugar de las tecnologías. Además de referenciarnos con la ley de educación nacional (26.206).

EM_DASHEn un debate organizado por una escuela de Rosario, todos los legisladores que presentaron proyectos de ley y participaron de ese encuentro se plantaron en defensa de la enseñanza laica.

—Es un debate que hace muchos años está saldado. En Santa Fe está muy claro (la educación laica), no hemos tenido ninguna manifestación en contrario. Se plantea la defensa de la escuela pública, de la educación en valores pero no vinculado a ninguna religión en particular.

—¿Cómo participa el Cippec?

—Todo lo que hace es la mirada externa. Si bien nosotros tenemos estudios comparativos, analiza otras leyes provinciales, a nivel latinoamericano, para determinar cómo estaría posicionada nuestra ley. Queremos que sea una ley de vanguardia, que tenga el mejor proceso de trabajo. No solo porque se viene trabajando de manera muy participativa sino que va a apuntar a lineamientos muy claros en cuanto a políticas educativas importantes para llevar adelante. Será una excelente ley de educación, con cuestiones de Santa Fe para estar a la vanguardia.

Comentarios