Edición Impresa
Sábado 26 de Octubre de 2013

Educación para más democracia

La comunidad educativa deja marcas en la formación democrática. Hay que valorarlas y hacerlas perdurar. Son metas en la provincia.

La educación ha sido la promesa de la vuelta a la democracia. Durante estos 30 años atravesó trayectos complejos: de nuevos rumbos, varios extravíos y un constante retomar la marcha. Los profundos cambios socioculturales, cada vez más acelerados, reclaman a la educación que no haya podido seguir un camino más recto, para anticipar y preparar, como lo hizo en otros momentos de la historia argentina.

En este sentido, el gobernador Antonio Bonfatti siempre destaca la Ley 1420, aquella norma fundante que igualó a tantos inmigrantes e integró un territorio que venía de luchas y desencuentros, gracias a la cual Argentina llegó a ser una de las siete potencias del mundo, a través de la educación.

Los años de plomo aplastaron los proyectos pedagógicos de vanguardia, pero aun en democracia, bajo el eufemismo de la modernización, el proceso de devastación de la escuela pública siguió su curso. Ese daño estira sus consecuencias hasta estos días, en los que resuena el reclamo de la educación perdida.

En Santa Fe estamos convencidos de que en democracia debemos seguir construyendo democracia. Y para lograrlo, la educación es la base. Por eso, en 2014 el mayor porcentaje del presupuesto del gobierno provincial lo vuelve a tener Educación.

La provincia avanza con el compromiso de fortalecer a las instituciones educativas, las únicas que, a pesar de las debacles, recibieron la confianza y la esperanza de la sociedad. En este sentido, además de la permanente reparación (en el sentido literal) de los espacios educativos, que por años estuvieron abandonados a su suerte, el esfuerzo por la recuperación está puesto hacia el interior de las escuelas.

Con la inclusión y la calidad educativa como metas, los santafesinos hemos hecho el esfuerzo para que 23 mil maestros titularicen sus cargos, es decir, que logren su estabilidad laboral. Para ellos, se abrieron líneas de formación permanente, con docentes suplentes que se hacen cargo de sus tareas mientras realizan capacitaciones en horario de trabajo.

La universalización de la sala de 4 años y el cumplimiento de la obligatoriedad del jardín de 5, con la construcción de nuevos jardines de infantes, vienen anclando el compromiso con la educación temprana.

En la escuela primaria, en la que Santa Fe se destaca por tener el 98 por ciento de inclusión, este año comenzamos a implementar la jornada ampliada con el objetivo de consolidar la equidad educativa, considerando que más horas en la escuela van a significar mejores aprendizajes de contenidos y valores.

Para hacer real la letra de la ley nacional de educación, que marcó la obligatoriedad del nivel secundario, hemos concentrado las fuerzas en transformar la currícula de escuelas secundarias y técnicas, de manera participativa, proceso que ya implementamos en su tercer año y que vamos revisando de forma constante. Y afianzamos estrategias para garantizar que los jóvenes terminen la secundaria, a través de iniciativas como el Plan Vuelvo a Estudiar.

Para la reconstitución de la educación técnica adecuamos espacios, los equipamos, apoyamos la formación de docentes y la vinculación con el sector productivo, lazo por décadas lábil que empieza a recuperarse con la participación de más de 800 empresas santafesinas donde los jóvenes realizan su primer contacto con el mundo del trabajo.

En la educación superior, fundamentalmente la formación docente, la transformación curricular propuso una renovación del perfil profesional, porque consideramos necesario preparar con nuevas herramientas a quienes se ponen al frente de la formación de niños y jóvenes, en un ambiente sociocultural que les permite cada vez más condiciones de exploración y acción.

Generar más democracia y afianzar la participación también son metas educativas en nuestra provincia. Por eso nuestros niños, niñas y jóvenes ejercen la participación activa, toman la palabra, votan, eligen, participan de encuentros deportivos y culturales, y desarrollan proyectos y propuestas sobre muy diversos temas. Eligen los nombres de las nuevas escuelas junto a su comunidad, participan de los consejos de convivencia, votan sus representantes y también las propuestas de referentes históricos de nuestro país. Desarrollan propuestas para prevenir la violencia y votan en el presupuesto participativo.

Nuestra comunidad educativa deja marcas de la educación democrática, y nos empeñamos en valorarlas y hacerlas perdurar. Este año, como homenaje a nuestros docentes, los históricos y los del presente, trazamos el Camino de la Educación Santafesina. Una propuesta para reconocer las huellas de los que siempre insistieron con el destino de progreso de la provincia a través de la educación; un itinerario para evitar que el olvido desaloje a la memoria; un camino que, ya andado por tantos santafesinos, nos sigue marcando el horizonte hacia donde acelerar nuestra marcha colectiva, desde la educación, en democracia y en paz.

(*) Ministra de Educación de Santa Fe.

Comentarios