Edición Impresa
Martes 04 de Abril de 2017

Vivir con valores e ideas

Los valores son más que ideas, las trascienden cada vez que las plasmamos. Las ideas están en nuestras conductas.

Los valores son más que ideas, las trascienden cada vez que las plasmamos. Las ideas están en nuestras conductas. Nuestra vida tiene la capacidad de pensar y de tener ideas, diariamente. Asimismo, la de compartir o no acciones y hechos, en base a la luz de los valores. Los valores nos llevan más allá. Tienen un sentido trascendente y en circunstancias puntuales, parecieran aún mayores. Son los mismos estímulos que trabajan en su rol para accionar, aguardando el debido impulso. Los bienes espirituales no apartan a otras personas de poseerlos. No pasa esto con los bienes materiales que, cuando son usados obstaculizando o no permitiendo que otros también hagan uso de ellos, marcan una notable diferencia de aristas con los anteriores, impidiendo que otros tengan, accedan, disfruten o sacien sus necesidades. No está de más incluir el uso y abuso de la naturaleza, donde el respeto por la misma ha sido nulo, cuando no ínfimo o insuficiente, debiéndose pagar consecuencias de quienes eligieron y optaron mal ante la misma. A la valoración como tal, le antecede el conocimiento como primer eslabón. La realidad visualiza en ella la valoración de cada uno. Se ve a veces con más nitidez que otras, cuando la personalidad dice presente, adosándose a las piezas mencionadas. Cada uno valora, según sus ideas, convicciones, y también cuanto hace a su esencia individual, única e irrepetible. Vale aclarar que no siempre todo es relativo. Esto hay que recordarlo. Hay situaciones que son malas, otras aceptables, y las hay buenas u óptimas. En tanto y en cuanto respondan al bien común, existe una lectura. Siempre que no afecten derechos y garantías, existe una mirada acorde y obvia. El ser humano es alguien que vive proyectándose. Su fin es humanizarse, crecer, ser protagonista, como sumarse junto al anhelo de todos, que es el no categórico al retroceso, a la falta de diálogo y a la indiferencia. Reconocer nuestras limitaciones, sin habituarnos por eso a lo que hay o se presenta, sea el terreno que fuere, suma a saber que existen opciones. Esto es en el ámbito político, social, laboral, grupal, con los matices que tiene cada caso. Ser persona es comprender, apreciar, denunciar, reclamar como celebrar. Esparcir valores que lleva a que muchos problemas, no se acentúen o se resuelvan por vías incorrectas. "El todo vale, es inadmisible". Poner luz entre el mundo de la realidad y el valor, entre el objetivo y las etapas libres de contaminación de cualquier índole, donde intereses y otros ítems se mezclan, hacen de freno para un diálogo transparente y sin mezquindades. Procurar resolver de raíz lo urgente, no es misión imposible. La eficacia clama por predisposición, voluntad y genuinas ansias por dejar a un lado lo que debería apartarse, y redunda en perjuicio de todos. El interés común, marca un camino. Induce a respuestas, como así al seguimiento de los temas siguientes.

Nora E. Cardarelli

DNI 14510012


La decisión más trascendente

El objetivo de llegar a los lectores de este diario, es estar bien informados para que podamos tomar las decisiones adecuadas en las distintas circunstancias de la vida. Por supuesto, el que tomará mejores decisiones será aquel que esté mejor informado, porque una información errónea nos llevará a tomar malas decisiones. Un aspecto muy importante para conocer si estamos bien informados es averiguar cuál es la fuente de la que proviene dicha información para comprobar si es fidedigna, verdadera, cierta, veraz y por supuesto confiable. Hay algunas decisiones que si se toman mal, las consecuencias pueden ser subsanadas. Pero hay decisiones que son tan importantes y trascendentes que afectan no sólo nuestra vida presente sino que trasciende por toda la eternidad. Desde muy joven aprendí una pequeña canción que explica esta escala de valores para tener en cuenta en nuestras decisiones y dice así: "Perder los bienes es mucho, perder la salud es más. Perder el alma es pérdida tal, que no se recobra jamás". Esta canción fue hecha en base a las palabras del Señor Jesucristo que dice: ¿"De qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo y al fin pierde su alma"? Por supuesto, me estoy refiriendo a informarnos sobre la solución al mayor problema que tenemos que enfrentar los seres humanos, y es donde hemos de pasar la eternidad; o en otras palabras, cuál va a ser nuestro destino eterno una vez que terminemos nuestra existencia en la Tierra. Cristo dijo muy claramente que después de esta vida continúa otra y que ésta última será para siempre. También enseñó que la muerte es solamente la puerta que nos introduce a esta nueva dimensión y que existen dos únicos lugares posibles: uno en las moradas de Dios que la Biblia llama cielo, y otro apartado de Dios que la Biblia llama infierno. Apreciado lector, ¿tiene ya resuelto este problema? Hoy llega esta buena noticia con la solución y el apóstol San Pablo la resume de la siguiente manera en palabras registradas en la Biblia, que es la única fuente confiable en asuntos espirituales. "Palabra fiel y digna de ser recibida por todos, que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores", y añade el apóstol, "de los cuales yo soy el primero".

Jorge R. Alonso

Ayudar ante el consumo de drogas


En el trabajo con usuarios de drogas la primera cuestión básica es el "pedido de ayuda" individual e intimo del adicto. Allí comienza un camino posible, una chance de torcer una historia sombría, de conflictos sin resolver por años, de complejidades psicológicas, clínicas, legales y sociales. Este primer aullido a veces cae en manos inexpertas o interesadas, me refiero a profesionales, voluntarios, religiosos que representan a hospitales, iglesias, casas terapéuticas que desde su incompetencia ante el pedido de ayuda tienden a resolver este asunto con curas milagrosas, psicofármacos hostiles o programas arbitrarios de castigos y un despliegue prehistórico. Allí el pedido de ayuda queda rehén de aquellos "expertos" que solo satisfacen sus propios intereses egoístas y sus saberes tradicionales. Luego del pedido de ayuda lo que deviene es preguntarse "¿qué es lo que necesita el sujeto?". Allí radica la segunda cuestión básica, poder construir juntos un camino coherente y responsable. Pensar un tratamiento en conjunto con su red afectiva y el equipo tratante, chequear que es lo que verdaderamente necesita en los diversos aspectos psicológicos, clínicos, psiquiátricos, espirituales y sociales. No podemos ultrajar esa voluntad primaria y trascendental de querer cambiar un estilo de vida dañino construido por años con decisiones equivocadas y personales. La terapéutica es una idea que surge en grupo, con las partes involucradas con el protagonismo repartido. El trabajo diario en esta problemática nos invita a bucear en los misterios y las miserias del alma humana, para descifrarnos y cuestionarnos, posibilitar que esa reacción inaudita de pedido de ayuda sea el puntapié solidario para mejorar la existencia apabullante.

Osvaldo S. Marrochi

Presidente Fundación Esperanza de Vida


N. de la R: La Fundación Esperanza de Vida es una entidad civil sin fines de lucro, que se ha propuesto como objetivo brindarse como un brazo solidario preventivo-asistencial fomentando una mejor condición de vida ante la problemática de las adicciones. Se encuentra en avenida Pellegrini Nº 9, Rosario y el teléfono es 4829303.


Moreno no es bienvenido a mi Tucumán


Creo que, en esta vida todo tiene un límite. Después de ver los avasallamientos violentos y arteros de los manifestantes de tantas marchas en Capital Federal, brindando el dantesco y descomunal asalto a la ciudadanía que nada tiene que ver con lo político o los ridículos y obscenos militantes, como pomposamente se hace llamar la "grasa" infestada de ideas estúpidas descubriendo cuan pequeñas son sus neuronas. Sólo porque una manga de dirigentes gremialistas enriquecidos con la desfachatez de incursionar en las pantallas televisivas creyéndose los "Bonnie and Clyde" en cada entrevista mentirosa con el propósito de desprestigiar a todo un país. "Porque lo suyo es la verdad", los otros mienten, y motivada por la invasión en Tucumán de un maquiavélico sujeto que nos destruyó la vida durante más de ocho años K, es que me motivaron a pedirle al invasor Guillermo Moreno que no es bien venido a esta provincia y teniendo en cuenta que ésta es mi casa, tengo todo el derecho de pedirle al intruso que se vaya y deje tranquila e esta ciudadanía.

Alejandra Pérez Ortega

DNI 10115142

La necesaria desigualdad de las partes

Según Aristóteles: "La equidad en el seno del Estado exige que los pobres no posean de ningún modo más poder que los ricos, sino que todos los ciudadanos sean soberanos proporcionalmente a su número, condición fundamental para que el Estado garantice igualdad y libertad". Según Saramago, "los ricos serán siempre minoría, en razón de una incontrastable proporcionalidad". Deduciendo históricamente, nunca los ricos fueron más numerosos que los pobres, razón que jamás impidió a los ricos gobernar siempre el mundo. "Constatación evidentemente actualizada", advirtiendo que la fuerza del conjunto neoliberal descansa en la necesaria desigualdad de las partes que lo forman. Al hacer uso de nuestro archivo de ideas políticas, solemos descartar ciertas precauciones cuando avizoramos "la necesidad de un cambio". Obteniendo que si bien la democracia pueda definirse con mucha precisión, no significa que funcione realmente. En Roma, cuna de la democracia, no funcionó. Allí, el obstáculo procedió siempre del poder económico desproporcionado. Una aristocracia latifundista desmedida, que eternamente vio en la democracia pura un enemigo directo. Hoy los imperios económicos contemporáneos, son también, adversarios radicales de la democracia. Eternas inequidades que actualmente, padeciendo una evidente economía antidemocrática, asumen magnitudes alarmantes. Mientras,, los acólitos medios hegemónicos distraen a la gente cada vez más confundida entre la democracia política y la dictadura social. Sin lograr ocultar que "la famosa brecha" se agiganta entre la inmensa mayoría que necesita mucho más de lo que apenas consumé, y la mínima minoría que consume, mucho más de lo que necesita.

Norberto Ivaldi

Comentarios