Edición Impresa
Martes 01 de Agosto de 2017

Una sacrificada misión anual

En el Sector Antártico Argentino, coexisten una temperatura ambiental y otra humana. La primera hace que los registros de los termómetros indiquen cerca de 40 grados bajo cero; la otra, sensiblemente cálida, es marcada por los corazones de hombres y mujeres valerosos y sacrificados que no dudan en pasar muchos meses alejados de la familia en esa inhóspita vastedad de hielo.

En el Sector Antártico Argentino, coexisten una temperatura ambiental y otra humana. La primera hace que los registros de los termómetros indiquen cerca de 40 grados bajo cero; la otra, sensiblemente cálida, es marcada por los corazones de hombres y mujeres valerosos y sacrificados que no dudan en pasar muchos meses alejados de la familia en esa inhóspita vastedad de hielo. Ellos soportan vientos violentos, nevadas y grietas, para ponerse al servicio de la investigación científica que comprende observaciones meteorológicas, de gravitación terrestre, sismológicas, biológicas, glaciológicas, geológicas, magnéticas y sobre el frío y las mareas. La comunicación se realiza vía radio, internet y satelital. La actividad de las bases está coordinada por el Instituto Antártico Argentino (IAA) fundado en 1951. Algunas bases son permanentes y en ellas la dotación cumple un ciclo anual de servicio; en tanto que otras sólo están activas en verano. La Base Orcadas, asentada en la isla Laurie del archipiélago Orcadas del Sur, data de 1904 y representa la primera toma de posesión argentina en la Antártida, siendo el asentamiento humano permanente más antiguo en el "continente helado". Si bien las bases son 13 en total, las más conocidas son Esperanza, San Martín, y Belgrano II, pertenecientes al Ejército; Marambio y Matienzo, comandadas por la Fuerza Aérea; y Orcadas, administrada por la Armada Argentina. La Base Marambio, fundada en 1969, es la que tiene la dotación más numerosa y cuenta con una pista apta para el aterrizaje y despegue de los poderosos aviones Hércules C-130, constituyendo un valioso puente aéreo entre la Antártida y el continente para viajes de aprovisionamiento y emergencias médicas. La pista termina en el mar y exige la mayor pericia de los pilotos y gran exigencia al sistema de frenado de los aviones. Además, cuenta con un avión de menor porte y dos helicópteros para realizar vuelos de abastecimiento y urgencias a otras bases excepto la Belgrano II. La temperatura más baja en Marambio es cercana a los 37 grados bajo cero. En cuanto a la Base Belgrano II, levantada sobre roca sólida e inaugurada en 1979, es actualmente la más meridional de las bases argentinas y su temperatura mínima ronda los 54 grados bajo cero. Tiene cuatro meses de luz permanente y otros cuatro de sombra total, período conocido como noche polar; además, ofrece el espectacular fenómeno de las coloridas auroras australes. La Base Belgrano II debió construirse dado que la Belgrano era cubierta por el hielo. La Base Teniente de Navío Sobral, fundada en 1965 como un punto intermedio hacia la ruta al Polo Sur, fue levantada por la dotación de la Base Belgrano, a la que en 1983 un gigantesco témpano la ocultó para siempre. En la Base Sobral la temperatura mínima era de 60 grados bajo cero; fue durante tres años la más austral del Sector Antártico, hasta que fue tapada por el hielo en 1968. El ingreso y relevo del personal, así como el aprovisionamiento de las bases, es un tema logísticamente complejo y económicamente costoso, agravado por el incendio del rompehielos Almirante Irízar ocurrido en 2007. El pésimo estado del clima ha sido el motivo por el que una dotación tuviera que permanecer dos años en vez de uno, dado que no fue posible relevarla en la Base Belgrano II bloqueada por el hielo. No alcanzaría esta página para citar todo lo referido al Sector Antártico Argentino; ese paisaje blanco y gélido en el que en las bases palpitan los corazones ardientes de sus integrantes; hombres y mujeres que cumplen su sacrificada misión anual en favor de la ciencia, y como un permanente homenaje al coronel Jorge Leal y sus compañeros, quienes en una epopeya memorable llegaron al Polo Sur el 10 de diciembre de 1965.
DNI 6.042.889



Harto de la burocracia
Un abogado ambientalista denunció residuos de funguicidas hallados en frutas, verduras y hortalizas destinadas al mercado local. Ahí se agitaron las aguas entre dos organismos sanitarios: la Assal (Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria) confirmó dicho hallazgo pero patearon la pelota hacia el estatal Senasa (Servicio Nacional de Sanidad Agraria)argumentando que a esa entidad oficial le corresponde la vigilancia de los químicos utilizados. Ni lerda ni perezosa, la supervisora regional de Inocuidad Vegetal del Senasa devolvió la pelota a Assal puesto que ellos sólo registran y aprueban los productos fumigantes que los productores agrarios utilizan. Hasta ahí nadie recordó que los riesgos siguen existiendo. Increíblemente, la supervisora recalcó que el problema surge porque no existe comunicación entre los dos organismos sanitarios "por razones políticas"que exceden a su simple condición de técnica en Sanidad. Haciendo uso de mi simple condición de consumidor de frutas, verduras y hortalizas, informo mi total y absoluto hartazgo frente a cualquier razón política, burocrática o de intereses imperantes entre Santa Fe y la Nación. Está en juego la salud pública por un probable efecto cancerígeno de los químicos usados para fertilizar siembras o destruir plagas (casos comprobados). Requiero la inmediata reunión de ambos organismos para desarrollar acciones, investigaciones, mediciones, controles y prohibiciones. Sería sumamente útil que extiendan los resultados de su investigación a todas partes del país. Felicito a aquellos productores urbanos que siembran y producen frutos y verduras totalmente naturales sin agregados de ninguna naturaleza. Ustedes son los verdaderos héroes en esta zaga de vergonzantes celos profesionales que ya empezó, pero que, tradicionalmente, no sabemos cómo ni cuando terminará.
DNI 6.012.531
Siglo XXI, así llegamos los argentinos
Corrupción generalizada, pero nadie va a parar en cana, inmoralidad en todos los estamentos de la sociedad. Las mismas eternas caras y los mismos eternos atorrantes acechando la oportunidad de encaramarse en los puestos públicos para seguir robando. Inseguridad, inflación, la comida más cara del mundo, los impuestos más caros del mundo. Trenes atropellando ómnibus, barreras atadas con alambre, baches, veredas destruidas. Narcos, droga, muertes, chorros pateando puertas o derribándolas de un mazazo a las tres de la tarde a la vista de todos. Chorros de un gobierno anterior postulándose para volver a ser gobierno, jueces que sueltan delincuentes y violadores. Educación y salud destruidas, mala educación en la mayoría de los habitantes, insensibilidad de los actuales gobernantes, cortes de calles y rutas. Puebladas contra comisarías e incendio de casas de delincuentes y violadores, sospechados o con la certeza de culpabilidad de los mismos, mientras la policía observa a un costado. Altísimos porcentajes de menores teniendo hijos, altísimos porcentajes de mujeres golpeadas o asesinadas, altísimos porcentajes de muertes violentas; padres y alumnos que golpean a maestras y profesores, energúmenos que muelen a golpes a médicos en las guardias de los nosocomios, infinitas infracciones viales, desocupación, cierre de comercios. Violencia, caos y corrupción de todo género, a toda hora y en cualquier lugar. Siglo XXI, así llegamos los argentinos.
DNI 11.270.762
Necesitamos ser escuchados
En reiteradas oportunidades hemos intentado conectarnos con la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana (Ricchieri 1545), con su director, Gustavo Zignago, por el tema de las videocámaras de seguridad que ya están colocadas hace seis años y no funcionan como tal. Además de otras cuestiones que tienen que ver con la problemática del barrio Arroyito, que son de su responsabilidad. Espero que mediante esta nota se nos escuchen nuestras necesidades del barrio.
Marcela Cejas
¿Corta vida de las Paso?
Aún no se han llevado a cabo las Paso, faltan dos fines de semana, y ya hay voces disonantes que claman por la derogación de las ley que las puso en vigencia. Peculiar país el nuestro, en donde las leyes son desoídas y cuestionadas por los mismos que las sancionan. Fueron los partidos políticos quienes impulsaron las Paso con el sublime objetivo de democratizarlos y evitar los arreglos de la "mesa chica" y de los punteros en la conformación de las listas de candidatos para los cargos electivos. Ahora, resulta que las Paso están en tela de juicio y con el argumento de que no son útil al propósito por el cual fueron creadas y rechazadas por lo oneroso de su instrumentación (miles de millones de pesos). ¿No era que las Paso iban a permitir la renovación en los partidos políticos y terminar con las viejas prácticas llevadas a cabo en las internas de los mismos? Rechazar una ley durante su plena vigencia porque no conviene, preferentemente a los grandes partidos, impidiendo la libre participación de los afiliados a conformar listas propias para participar de las Paso, indica todo lo contrario a la idea de cambiar nuestro sistema electoral para que los mejores puedan conducir a nuestro país.
Alejo Vercesi
No a la libertad domiciliaria a Milagro Sala
La tragicomedia Milagro Sala, armada por Verbitsky y performada por la CIDH concluyó con la insinuación al gobierno de otorgar la libertad domiciliaria a la señora delincuente, calificada por el organismo como "prominente" líder social, mujer e indígena enfrentada con el gobierno". Lo que equivale a un reconocimiento implícito de la legalidad de su detención preventiva. La imprudencia y arrogancia de este pedido de plazo y su actualización, no guarda el debido trato protocolar que se le debe a un país soberano. Nos queda esperar pacientemente una respuesta del gobierno nacional, no precisamente al pedido y al plazo fijado, sino una respuesta digna y contundente a los vándalos que se atrevieron a invadir nuestros dominios soberanos con reivindicaciones populistas de neto corte marxista.
Silvio Pizarro
DNI 1.738.044

Comentarios