Edición Impresa
Domingo 27 de Agosto de 2017

Un nene de 13 años fue baleado en la cabeza por una vecina

Fue la madrugada de ayer cuando el chico y unos amigos tiraban piedras y golpearon la ventana de una mujer que los atacó. Está fuera de peligro

Un niño de 13 años salvó su vida de milagro la madrugada de ayer cuando sufrió una herida de arma de fuego en la cabeza mientras se encontraba con un grupo de amigos y una vecina los insultó primero y esgrimió un revólver calibre 22 después. Con el arma en la mano corrió a los adolescentes y efectuó un sólo disparo que dio de lleno en la cabeza del joven, que anoche permanecía internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez pero fuera de peligro.
   Amir Uriel J., de 13 años, estaba con un grupo de amigos en Pasaje 1717 y Manuel González, en el barrio Godoy (Rivarola al 8200). La mayoría de los chicos viven en la zona, no así Amir, quien reside con su familia a unas diez cuadras de allí. Alrededor de las 22.30 habían ido al cumpleaños de una nena del barrio y al salir, alrededor de las 3, comenzaron a "tirarse piedras entre ellos".
   Sergio, padre del adolescente, contó que "estaban haciendo travesuras" cuando todo sucedió. "Mi hijo es re buenito pero eso lo hacen todos los chicos. Comenzaron a tirar piedras y en un tiro le apuntaron a un farol de la esquina y le dieron a la ventana de una vecina que vive por el Pasaje 1717", dijo el hombre en la sala de guardia del Heca. Y agregó que "después la vecina se puso como loca, salió, les gritó y fue para la calle con el revólver".
   Por su parte Magalí, madre de Amir, completó la escena: "Mi hijo me contó que la mujer salió con el revólver en la mano, le apuntó al grupo y les disparó a la altura de sus cabezas. Los chicos corrieron y Amir fue a la casa de una prima mía, dónde él se quedaba a dormir esa noche y empezó a llorar por que le dolía lo que pensó que era un chichón, pero era la bala" que afortunadamente no perforó el cráneo.
   Amir estudia en una escuela primaria del barrio San Cayetano y vive con su madre en 27 de Febrero y Colombres. Magalí contó que "mientras él estaba en la casa de mi prima le empezó a salir mucha sangre y le avisaron a mi papá, que lo llevó al Heca". Una vez allí los médicos evaluaron los daños sufridos por el menor y, según contó la madre del muchacho, "dijeron que le había salido líquido (cefalorraquídeo) de la herida porque la bala estaba incrustada entre el cuero cabelludo y un hueso, pero después nos dijeron que no había perdido líquido y que estaban evaluando si operarlo o no, pero por el momento hay que esperar".
   Según algunos vecinos la agresora estaría identificada y comentaron que "es una persona que a veces tiene armas que le guarda a otra gente. Pero no es mala, estaba trasnochada no más". Intervino la comisaría 32ª por razones de jurisdicción y el caso lo tomó la fiscal de Flagrancia en turno, Angeles Granato, quien ya ordenó una serie de medidas.

Comentarios