Edición Impresa
Domingo 27 de Agosto de 2017

Trump exonera al ex sheriff más duro con los inmigrantes ilegales

Joe Arpaio es considerado el rostro del racismo contra los "sin papeles" en Arizona. Fue condenado por desacato y esperaba sentencia en octubre.

El presidente estadounidense, Donald Trump, indultó ayer al polémico ex alguacil Joe Arpaio, quien había sido condenado por su insistencia en cazar a inmigrantes indocumentados en Arizona (suroeste), principalmente de origen latino. "¡Mantuvo Arizona segura!", tuiteó Trump tras ordenar su primera gracia como mandatario. La Casa Blanca justificó en un comunicado que "el alguacil Joe Arpaio tiene 85 años y, tras más de cincuenta años de admirable servicio a la nación, es un candidato digno de un perdón presidencial". La decisión provocó inmediatamente las reacciones negativas de la oposición demócrata y de activistas en defensa de los derechos de los migrantes, que acusaron a Trump —todavía vapuleado por sus comentarios sobre los disturbios racistas de Charlottesville— de atizar las divisiones en el país. Pero el gobierno destacó que "la vida y carrera de Arpaio, que comenzó a los 18 años cuando se hizo voluntario del Ejército al principio de la Guerra de Corea, encarnan el servicio público desinteresado".
Desacato
El ex alguacil fue condenado a fines de julio por haber violado el mandato de un juez federal que prohibió sus patrullas discriminatorias y debía ser sentenciado en octubre. Trump anunció el martes que le concedería la gracia durante un multitudinario encuentro con simpatizantes en Phoenix (Arizona), en el que preguntó si Arpaio había sido condenado por "hacer su trabajo". El público, enardecido, le respondió con un sonoro aplauso.
   Arpaio, hijo de inmigrantes italianos, escribió en Twitter sentirse "increíblemente agradecido" con el presidente, de quien es un ferviente defensor, y dio a entender que su condena fue "un hechizo político" impulsado por miembros del Departamento de Justicia de la era Barack Obama. También aprovechó para pedir a sus partidarios que donen dinero para financiar su defensa legal.
Color de piel
Trump se vio envuelto en la polémica estas últimas semanas por su ambigüedad a la hora de hablar sobre la extrema derecha y los supremacistas blancos. Pero en este tiempo no dejó de atacar a los inmigrantes que cruzan la frontera con México. Su perdón fue condenado con fuerza desde varios sectores, incluso desde su Partido Republicano. Arpaio aplicó durante casi un cuarto de siglo un orden implacable en el condado de Maricopa. Fue elegido alguacil por primera vez en 1992 y reelegido sistemáticamente cada cuatro años, hasta que perdió en los comicios de 2016. Trump siempre lo consideró "un gran patriota estadounidense".

Comentarios