Edición Impresa
Martes 11 de Julio de 2017

Rosario y la grieta

En los días en los que vivimos, pensar que la política y los políticos en su diaria pelea por el poder denostan a nuestra ciudad es no tener una visión clara de cuál es la situación que hoy vive Rosario.

En los días en los que vivimos, pensar que la política y los políticos en su diaria pelea por el poder denostan a nuestra ciudad es no tener una visión clara de cuál es la situación que hoy vive Rosario. Nos viven diciendo y mostrando que estamos en una de las mejores ciudades del mundo pero con una realidad totalmente adversa, donde la impronta del Poder Ejecutivo por lograr un financiamiento de alto volumen, digamos de alrededor de U$S 200 millones, que al cambio son del orden de los 3.400 millones de pesos, para obras en distintos lugares de la ciudad. Sobre esto cabe preguntarnos si en esta cantidad de años que el oficialismo que está en el poder en el Palacio de los Leones no ha podido realizar ninguna de las obras mencionadas. También podemos acotar que las distintas obras que se han hecho y que al día de hoy están en ejecución no son de rango imprescindible como lo son, por ejemplo, las cloacas en los barrios. Pero se consideró que calle Sarmiento con su reforma debía estar en la de mayor prioridad. Estamos estancados por funcionarios que toman decisiones cortoplacistas para el embellecimiento precario de la ciudad y poco hacen por las obras de infraestructura donde las necesidades de los vecinos claman desde hace años. Ahora seguimos sin tener claro para qué es el financiamiento solicitado, si realmente es para obras, o habrá un desvío de fondos para la campaña electoral de las Paso. Esta incógnita es difícil de develar ya que la política embustera nos demuestra en el tiempo que esto se ha tomado como costumbre. Pero también entrar en la pelea de la arena política nacional, creo es el camino equivocado donde están acostumbrados a peleas de pesos pesados y me parece que el socialismo no llega por su peso. En esto también es ver que nos quieren hacer ver desde esa pelea, significar que "la grieta" nos perjudica. Por favor señores, esta provincia se perjudica sola, sin ayuda de nadie, estamos en una de las provincias más productivas del país, pero con una carga fiscal de las más alta dentro del territorio argentino. No necesitamos de peleas foráneas para saber cuán mal estamos y cuánto quieren tapar, pagamos tasas en el municipio de las más altas en años, y deberíamos preguntarnos, qué porcentaje de ese presupuesto está dirigido a obras. Con seguridad la respuesta será tapada por alguna chicana política que no nos dejará ver la realidad que se vive hoy en Rosario. Con este panorama, a pesar de buenas intenciones políticas, seguro nada cambiará y no habrá grieta alguna que justifique la gestión de los gobiernos de la provincia y de la ciudad. Lamentable pero real.

Guillermo V. Ferreyra

DNI 13.588.802

El sol que brilla para todos

Todos los nacidos en el suelo argentino y, también, los que no nacieron en él pero encontraron cobijo, debemos ser agradecidos de nuestra patria. Porque más allá de los malestares y las desavenencias con las que a diario convivimos, la Argentina es nuestra gran familia afectiva en el inmenso universo que habitamos. Y la mejor forma de agradecer es siendo buenas personas, mejores ciudadanos y casi perfectos educadores de nuestros hijos. Porque los mayores nos iremos, pero ellos quedarán para seguir construyendo la patria que comenzaron nuestros antecesores en tiempos ya bastante lejanos. El porvenir de la patria es más largo que el pasado. Por eso, es preciso dejar como legado en nuestro paso por la vida, hijos bien educados, deseosos de luchar, construir y vivir un mañana mejor que el que vivimos sus padres. Que este 9 de julio no nos pase desapercibido, ni nos distraigan las indeseables diferencias políticas que nos asolan. El sol que brilla para todos, diariamente nos da su generosa lección de igualdad.

Daniel E. Chavez

Nos dejaron afuera de las Paso

En un país donde todos buscan fueros en la política, los veteranos de guerra no pueden buscar el reconocimiento. Lamentablemente, la lista de candidatos a pre concejales de la ciudad de Rosario, compuesta en su totalidad por ex combatientes y familiares de los mismos (dos esposas de veteranos de Malvinas que estuvieron en las islas Malvinas, un profesional, hijo de un veterano del Beagle y otros ex soldados), no está autorizada a participar de las Paso. Luego de haber cumplimentado todo lo requerido por la Justicia Electoral de Santa Fe, y en donde se nos había habilitado a participar, por casualidad o causalidad, nunca nos llegó la comunicación de que nos faltaba agregar una documentación. Por tal motivó los veteranos nos quedamos afuera de las elecciones. Está situación nos lleva a pensar que la política le tiene terror a que los que con 18 años, literalmente ofrecimos la vida a la Patria en defensa de la soberanía nacional y, hoy no podemos cumplir este acto se servicio que le debemos a los camaradas caídos y sus familiares. Ustedes han de pensar que era una elección a concejales simplemente, pero era el puntapié inicial para llegar a tener diputados y senadores en las próximas elecciones. Hoy nos quitaron esta utopía, pero sepan que han pateado un hormiguero, han despertado un gigante dormido, y no nos iremos nuestros a hogares así nomás. Si quieren ver la cara de un traidor, no la verán en un veterano de guerra, miren la nuca de un político que huye de la batalla buscando transar con otro en busca de un rédito económico. Es cruel, pero es lo que nos han hecho ver en estos 34 años de democracia. En resumen, hoy nos pretendieron callar, cosa que no han de lograr.

Daniel Antonio Miniello

Costumbres y convivencia (II)

La semana pasada, la lectora Nora Cardarelli describía en este espacio cómo se está perdiendo el buen trato y la educación en nuestra cultura, ya sea en el lenguaje como en las acciones cotidianas. Me permito sumar una reflexión, porque lo presencié y lo comparto: el lunes de la semana pasada, a las 10,30, había una cola enorme para entrar al Banco de Santa Fe, que llegaba a la mitad de la peatonal y adentro hacía un rulo extraño para que haya más gente en el interior y no tomáramos frío. Al llegar a la máquina de sacar el número del turno, todos vemos cómo un joven llega entre empujones y se quiere colar. Unas señoras le piden que por favor haga la fila como todos, a lo que les responde de mala manera "mirá si yo voy a hacer toda esa cola, quién se creen que soy?". Lo que en principio parece ser un maleducado e irrespetuoso, creo que es algo más. Es alguien que se siente con derechos de pasar por encima de los otros. Porque hay toda una generación que, si conquistaron el derecho a modificar las reglas de la vida, como cambiarse el sexo, el nombre, la familia, a no estudiar ni trabajar, también tienen derecho a cambiar las reglas de convivencia. Si ya parece normal el abandono de la cultura del esfuerzo y del trabajo, esto va de la mano con la extinción del respeto por los demás. Puede parecer extraño, pero son los límites que se corren y parecen difusos en la carrera de la conquista de derechos. Para madurar definitivamente como sociedad necesitamos modelos de vida sólidos, que llenen de sentido nuestro caminar, mostrándonos un horizonte posible, con valores de dignidad y solidaridad que nos congreguen como pueblo en una unidad común y verdadera, donde sintamos al otro como nuestro hermano. Es lo único que nos llevará a un futuro mejor.

Gabriel Campero

La Ansés y las islas Malvinas

Parece una ironía escabrosa que se conjuguen dos universos que son los temas más importantes de la actualidad en nuestro país: Los derechos humanos y la defensa de los jubilados, ambos conculcados perversamente, unos por el Poder Judicial a través de sus tribunales "especiales" que juzgan los delitos de lesa humanidad, otros por el organismo de Anses con la antigua y sistemática negación al cumplimiento de las sentencias firmes de ancianos litigantes. En efecto, Anses acaba de cancelar las pensiones honoríficas otorgadas por ley del Congreso a cuatro combatientes de la Guerra de Malvinas sentenciados por delitos de lesa humanidad, y analiza la suspensión de pago de 24 militares bajo proceso, sin sentencia. Se trata de militares que recibieron la condecoración del Congreso de la Nación Argentina a los Veteranos de Guerra de Malvinas, condecoración al Mérito Militar por parte del Ejército Argentino. Mención distinguida por su participación en la Guerra de Malvinas. Un honor que el odio, el resentimiento y la venganza, jamás podrán quitar del pecho de nuestros héroes.

Silvio Pizarro

DNI 1.738.044

¿Represalias en el Hospital Provincial?

Hace unos días compartí con los lectores la situación laboral que vivo en el Hospital Provincial, 11 meses sin cobrar, Cargo, planta permanente, con recibo de sueldo y una licencia sin haber. El sábado 1º de julio pasado debía trabajar desde las 10 hasta las 22. Al presentarme al Hospital Provincial, el sistema de huellas y rostro con el que se marca el ingreso y egreso no me detecta. Llamé a mis superiores ya que nadie me avisó que estaba cesante, ellos no fueron avisados de ninguna baja. Cumpli mi jornada laboral hasta el final. Debido a la publicación anterior me borraron del sistema, sin dar explicaciones. Una burla, un maltrato moral al empleado.

Elisa Durán

DNI 24.675.937

Biblioteca del Bicentenario

Buscando unos apuntes, me encontré con un folleto que la Municipalidad anunciaba en 2010 la construcción de la Biblioteca del Bicentenario, que se emplazaría en la zona Sur de la ciudad, junto al Centro Municipal de Distrito "Rosa Ziperovich", sobre un terreno de 19.000 metros cuadrados. Se llamó a un concurso de ideas donde participaba el Colegio de Arquitectos de Rosario, y el 13 de agosto de 2010 un dictamen del jurado del concurso anunció que el primer premio correspondió a un trabajo presentado por el Estudio AFT. Arquitectos de la ciudad de Córdoba, integrado por los arquitectos Alfredo Tapia, Gastón Atelman, Martín Fourcade y Julio Daniele. Como han pasado siete años de este anuncio me gustaría si alguien me puede informar que pasó con este proyecto. Muchas gracias.

Juan José Mocciaro

Comentarios