Edición Impresa
Viernes 11 de Agosto de 2017

Remodelación de avenida San Martín

Durante muchos años los vecinos de la zona sur nos sentimos olvidados por los sucesivos gobiernos.

Durante muchos años los vecinos de la zona sur nos sentimos olvidados por los sucesivos gobiernos. La avenida San Martín, acceso fundamental de la ciudad, necesitaba estar actualizada urbanísticamente. Llegó la hora, cuánta ilusión bien fundada. Desde el inicio de la obra, hace ya meses, los vecinos padecemos durante todo el trayecto y ejecución todo tipo de inconvenientes. Me invade un sentimiento de tristeza y enojo. La jornada de trabajo es diurna, de lunes a viernes, y excepcionalmente medio día del sábado. Ante tamaña tarea pregunto: ¿no debería haberse realizado en etapas, para no producir tantos inconvenientes? En épocas difíciles como esta, los comerciantes, en particular, están siendo perjudicados notablemente. Algunos bajan sus persianas antes del horario habitual debido a la falta de ventas inducidas, escapando entre nubes de polvo. Los automóviles no tienen dónde estacionar o lo hacen inadecuadamente. El tránsito público y privado se entrecruza como una red con las gigantescas máquinas de las empresas. Las nuevas bocas y tubos de desagüe pluvial y pavimentos de hormigón interrumpen el sendero peatonal, obligando a todos los transeúntes (ancianos, niños, madres con bebés, gente imposibilitada) a descender a la calle entre autos, bicicletas, carros y colectivos, poniendo en riesgo sus vidas. El vallado de protección es una endeble malla plástica, generalmente caída al suelo sin función alguna. Toneladas de tierra extraída o acopiada , depositadas sobre el centro de la avenida sin ningún tipo de contención. Imaginemos el lodazal desparramado provocado por las lluvias y la gente saltando los charcos anegados. Muy pocos senderos materiales, tarimas (madera o metálicas) o caminos que permitan caminar normalmente. No exagero y es comprobable si digo que vivimos en un polvaderal. Frentes de vivienda y autos tapizados de tierra, veredas destruidas, trozos de caños, maderas, hierros sueltos, tramos de columnas de hierro. Las señalizaciones son precarias, con soportes metálicos móviles generalmente mal ubicados o caídos, con escrituras que indican desvíos que no se sabe adónde van, o calles cerradas. De noche se suele ver, a lo lejos, alguna imperceptible señal lumínica. Me sorprende y alegra que aún no haya ocurrido algún accidente. Un verdadero milagro. Esta mínima descripción tiene el propósito de mostrar una triste imagen de la realidad, justificada por una buena obra. Los argentinos somos extraños, incomprensibles, contradictorios, a veces pareciera que, teniendo todo para hacer las cosas bien, las hacemos mal a propósito. En poco tiempo la gente se olvidará del sufrimiento y dirá "al menos hicieron algo". La obra sobre la longeva avenida se va a terminar y espero que sea del modo proyectado. Como siempre, vendrán las autoridades sonrientes y cortarán la cintita.
DNI 10.779.440


Harta ya de estar harta
Han pasado muchos años desde que llegué a este mundo, pero como nunca antes estoy harta. Harta de la política, harta de las elecciones, harta de no tener idea a quién votar porque la oferta electoral es tan grande que es imposible de definir. No debe ser tan malo estar en política porque son demasiados los interesados. Ahora, los ciudadanos comunes, que cobramos magros salarios y pagamos impuestos más que exagerados; los jubilados, cuya situación es paupérrima, me pregunto a quién le votamos. Basta ya de boletas en la calle, de spots publicitarios, de promesas que después quedan en el olvido. Todos van a salvar el país. ¿Nadie se acuerda de las condiciones en que estaba y aún está nuestro país? ¿Cuándo y cómo van a poder cumplir todo lo que prometen? Basta de gastar millones de pesos en propaganda. La ciudad está mugrienta (más que de costumbre) con tantos papeles tirados y carteles por todas partes. No veo la hora de que sea lunes 14 (aunque después tenemos que empezar a pensar y sufrir las elecciones de octubre). Dios nos ampare.
Cristina Burgués
DNI 3.184.242
Hiroshima, Nagasaki y el presente
Han transcurrido más de seis décadas de las fatídicas jornadas en que el Estado norteamericano lanzó sus bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. A la secuela de horrores que dejó la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cabe agregar que el luctuoso acontecimiento que sembró muertes sobre las urbes niponas con efectos residuales que persistieron por décadas. Durante todo el período de la llamada Guerra Fría, las principales potencias mundiales incrementaron sus arsenales bélicos y exhibieron y exhiben obscenamente su potencial destructor como una virtud. En el presente se multiplican las pruebas de armas nucleares. Esto implica que el peligro que la especie humana se autodestruya es mucho más que un aserto apocalíptico. Claramente, estaríamos vivenciando lo que Norbert Elías denomina "momento descivilizatorio", y H. Marcuse, "la extorsión global de la guerra en nombre de la paz". No es posible una actitud de indiferencia ante tal panorama. Los macropoderes de las corporaciones continúan en su deriva tanática y predadora de la vida en todas sus expresiones. Nosotros, alertas sin olvidar ni perdonar.
Carlos A. Solero
Día Internacional de la Logosofía
El 11 de agosto celebramos en Argentina y varios países del mundo el Día de la Logosofía por ser esta la fecha de su creación en 1930, por el humanista y pensador argentino, Carlos González Pecotche. El dedica su vida a la difusión de este nuevo conocimiento, como también a la formación de seres que con el anhelo de superación interna se unen a su corriente de bien bajo los preceptos que marcan sus enseñanzas para indicar que un destino mejor es posible para cada uno, como consecuencia toda la humanidad. Entre sus fundamentales enseñanzas se hallan las que conciernen al conocimiento de sí mismo, base innegable del conocimiento de la propia vida, su proyección en la de los semejantes para mejorarla en todo lo que concierne a la vinculación y desarrollo personal por medio de su amplia bibliografía brindando herramientas para la transformación hacia un destino mejor, ese mundo mejor que anhelamos. En Rosario, Santiago 710, damos cursos en forma gratuita para difundir este conocimiento trascendente que revoluciona en quien lo practica con empeño, entusiasmo y alegría su forma de ser, como talleres en facultades de la UNR y UTN, donde aportamos nuestras experiencias para el desarrollo profesional en base a la práctica logosófica. Logosofía es la ciencia del presente y del futuro porque entraña una nueva e insuperable forma de concebir la vida, de pensar y de sentir, tan necesaria en la época actual para elevar los espíritus por encima de la materialidad reinante. Mayor información: www.logosofia.org.ar
Alicia Fernández
DNI 13.692.473
La tortura bancaria
La postal es conocida. En la vereda, filas interminables de personas a la intemperie invernal a la espera –hasta una hora antes– de que abra el banco, luego hacinamiento en el interior de ellos. Tres cajeros humanos para más de 100 números de orden, en su mayoría para cobrar una pensión de monedas; gente deambulando, esperando una explicación de cómo funciona un cajero automático. Otros, indignados porque el sistema le caducó la clave, aquél que insiste con su número de documento para una transferencia y la máquina repite que no es el suyo. El personal de seguridad que ayuda a hurtadillas a una anciana para ver cómo funciona el cajero automático y luego explica que lo están vigilando (filmado), y no puede ayudar mucho. Llega la hora del almuerzo y de los tres cajeros queda uno, en la caja sólo tiene billetes de 50, no cobran nada, ni servicios ni impuestos, para lo cual hay que ir a cajas diseminadas por lugares ignotos de los mismos bancos, donde se reitera la tortura. Pero eso sí, en las esperas nos rodean grandes carteles de un mundo maravilloso de personas jóvenes, felices y dichosas de operar con ese banco donde todo sería simple y sencillo. Videos con figuras importantes del mismo banco que se pavonean de ser empresarios exitosos, sonrientes y seguros. Al mismo tiempo un dirigente sindical bancario promueve cuanto paro puede y donde se ve a lo lejos que está usando la huelga para hacer política. Si esto no es el infierno uno pregunta, ¿el infierno dónde está? La persona mendiga del dinero va al templo a rendir culto postrándose, suplicante, ante sus dioses paganos. Menos mal que la vida tiene un "paso" donde la campana de la conciencia tocará su canción final. Nadie, entonces, se hará el distraído. ¿A qué banco refiero? A todos. Todos son iguales.

José Humberto Donati
DNI 6.136.319
Aparecieron los mapuchentoneros
Con asombro y pavor contemplé a Facundo Jones Huala, uno de los líderes y fundadores de la llamada "Resistencia Ancestral Mapuche" (RAM ), cuando en medio de una entrevista desde el penal donde se encuentra detenido por sedición, "validó la violencia como único mecanismo de autodefensa" y confesó que para tal fin contaban con armamentos tales como "bombas molotov, piedras, palos, cuchillos y algún rifle". Todo lo que oía parecía increíble y sonaba a tiempos que creía superados. Mis dudas se disiparon cuando me informé de que uno de los principales mentores y consejeros de estos grupos violentos era nada menos que el siniestro extorsionador, asesino y secuestrador Fernando Vaca Narvaja, tristemente célebre por su activa participación y liderazgo de la banda terrorista Montoneros, que asoló a nuestra patria en la sangrienta década del setenta.
Marta Escobar


Comentarios