Edición Impresa
Lunes 29 de Abril de 2013

Reencuentro imperdible en Rosario

Ovación tuvo el privilegio de ser testigo ocasional del encuentro entre dos hombres que fueron artífices de diez años de gloria, un matrimonio (así se lo llamaba entonces) que dominó toda una época del TC 2000: el de Juan María Traverso y Alberto Scarazzini.

Ovación tuvo el privilegio de ser testigo ocasional del encuentro entre dos hombres que fueron artífices de diez años de gloria, un matrimonio (así se lo llamaba entonces) que dominó toda una época del TC 2000: el de Juan María Traverso y Alberto Scarazzini. Uno arriba del auto, el otro abajo, se cansaron de ganar carreras durante una década (de 1989 a 1998), hasta que Cachi decidió tomar otro rumbo y entonces encargarse del equipo del entonces odiado rival del Flaco: Ernesto Tito Bessone. Fue después del Súper 8 del domingo 21 en Rosario, cuando el director deportivo del equipo Petronas, que tiene los Linea del campeón Pechito López y del líder Facundo Ardusso, se cruzó con el presidente de la Asociación Argentina de Volantes, quien lo chicaneó por cómo lo vio en Buenos Aires.

Es que ese día en el callejero, mientras se consumaba el triunfo de Ardusso, Cachi estaba como loco porque era la segunda vez que el parejense superaba al Nano Collazo, el más lento del STC 2000 y que en Rosario no corrió. De ahí este diálogo imperdible:

"¿Cómo anda joven? ¡Lo vi bastante alterado en Buenos Aires, eh! Me dije: ese no era Scarazzini, era otro" (Traverso)

"Antes era bueno, ¡viste!, más diplomático" (Scarazzini)

"¿Qué pasa, estás perdiendo la paciencia? Estás viejo, eso es, estás viejo. Ya sé a qué venís (en ese momento Cachi se dirigía al trailer de la Comisión Deportiva Automovilística, a quejarse de una supuesta maniobra peligrosa de Matías Rossi sobre López), a hacer quilombo. Y vas a decir «no sé qué pasó, pero le pegaron mal», por las dudas (risas)" (Traverso).

Comentarios