Edición Impresa
Sábado 30 de Octubre de 2010

Qué pueden hacer los docentes frente a las nuevas tecnologías

La escuela sigue siendo el mejor lugar para promover la reflexión frente al uso de las nuevas tecnologías. Palabra más palabra menos esta es la idea central que sostiene Herminia Azinian, doctora y especialista en el uso de estas herramientas.

La escuela sigue siendo el mejor lugar para promover la reflexión frente al uso de las nuevas tecnologías. Palabra más palabra menos esta es la idea central que sostiene Herminia Azinian, doctora y especialista en el uso de estas herramientas. La experta será una de las disertantes en el Primer Congreso Internacional de Educación y Nuevas Tecnologías que se realizará el 5 y 6 de noviembre en San Nicolás.

  La académica está convencida que para trabajar con estas herramientas en la clase, los docentes deben ser usuarios de las mismas, al menos en dos cuestiones muy básicas como el uso del ordenador y del correo electrónico. Azinian es educadora en los distintos niveles de la enseñanza, además de tener un posgrado en informática educativa por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned, de España).

  También es autora de “Las tecnologías de la información y la comunicación en las prácticas pedagógicas” (Noveduc). Es justamente sobre la investigación en la que se basa esta obra sobre la que disertará en el encuentro de la semana que viene. En diálogo con La Capital, anticipa que su charla se explayará sobre los criterios a tener en cuenta para seleccionar materiales, recursos y programas informáticos para que integren el trabajo en el aula.

  El libro de la educadora refleja la experiencia de 20 años de trabajo con los docentes en el aula en relación con estas tecnologías. Dice que lo importante cuando se trabaja con estas herramientas es no perder de vista el marco pedagógico que sustenta esa tarea. “Es el que da los criterios para seleccionar y producir materiales”, explica.

  —¿En qué debería hacer hincapié el docente cuando piensa en estos recursos informáticos para el aula?

  —Lo básico es el proyecto pedagógico y la unidad didáctica que el docente prepare en función de lo que los chicos tienen que aprender. A partir de ahí diseña actividades, y en  las mismas usa algunas tecnologías, que pueden ser el lápiz y el papel o el libro. La cuestión es aquí cómo integrar otros materiales en formato digital. Porque la idea es que los chicos se apropien de los conocimientos con nuevos recursos sin dejar de lado los tradicionales, porque en determinados momentos se complementan. Lamentablemente, tanto los chicos como los adultos en un primer momento nos vemos como atrapados por todo lo que es sonido, movimiento, imágenes en colores. Hay que trascender eso de la simple animación o sonido y ver qué tienen de apropiado para la actividad del aprendizaje del alumno.

  —¿Para hacer esa trascendencia que menciona no es necesaria cierta práctica en el uso de estas herramientas?

  —Sí, también una reflexión de lo que se hace. Y el trascender no es sólo en los aspectos atractivos de los lenguajes, sino en utilizar estos medios en lo que mejor y más aportan.

  —Hay un reclamo constante de los docentes de capacitación en este campo. ¿Cuál sería la adecuada?

  —La primera capacitación es la instrumental. Lo primero que hay que ser es usuario, saber usar un procesador de textos y el correo electrónico para uno mismo. Y esto no es menor, porque a veces trabajo con docentes que no los saben usar. Es decir tienen que ser buenos usuarios de estas dos cosas tan simples. Después sí, la capacitación debe ser sobre el trabajo que ellos necesitan. Algunas cuestiones son comunes a todos los docentes, pero enseguida hay que focalizarse en las necesidades concretas de cada uno.

Netbooks en las escuelas

   —La llegada de las netbooks despertó como una idea de que la clase cambiaba mágicamente. ¿Qué piensa?
  —“Llegan las netbooks, los chicos saben más que nosotras, qué vamos a hacer”, se escuchó decir a las docentes. Y lo que siempre digo es que los chicos saben la parte operativa, accionar las teclas, por ejemplo, pero no siempre hacer usos reflexivos. El lugar donde crear entornos para favorecer la reflexión es la escuela, no veo otros entornos sociales que favorezcan esa posibilidad. No sólo para lo que ocurre en el aula, sino en todo lo asociado. Todos los medios hoy convergen en la computadora, como el diario y la televisión. Para esto hay que trabajar en la reflexión crítica y en hacer que los chicos sean productores. Es la manera de que se apropien de distintos lenguajes y visiones que manejan los medios de comunicación.

  —¿Qué pasa con el rol del docente?

  —Al docente le cuesta dejar su papel de estar al frente de la clase y de ser el que transmite Tiene que pasar a ser un mediador absoluto. Hay un rol del corrimiento. Las tecnologías están en red, la sociedad y el conocimiento lo están y el docente es parte de esa red, no es el centro. Este es un cambio muy grande que debe entender, pero que no quita que sea importantísima su tarea.

Comentarios

Últimas Noticias