Edición Impresa
Viernes 24 de Marzo de 2017

Por qué seguimos estando

Nos preguntamos por qué seguimos estando, por qué nos seguimos encontrando en esta fecha, en este 24 de marzo.

Nos preguntamos por qué seguimos estando, por qué nos seguimos encontrando en esta fecha, en este 24 de marzo. Y nos contestamos "para no olvidar la actitud criminal del Estado contra sus ciudadanos inaugurada formalmente hace 41 años". Para seguir alzando la voz contra los resabios de esas viejas conductas que hoy siguen vivas en buena parte del Estado y de la sociedad. Y para denunciar la continuidad de la política económica impuesta a punta de pistola, para transferir las riquezas generadas por el pueblo trabajador a los dueños de los grandes capitales, que sigue después de estos 34 años de democracia ininterrumpida. El mundo cambió, las condiciones no son las mismas, pero fundamentalmente hoy no hace falta un golpe de Estado para consumar esta injusticia. Es suficiente con gobiernos democráticos y neoliberales, conservadores o progresistas que, eso sí, transen con el gran capital. Mantenemos un Estado que pretendemos nos cuide, sea garante de nuestros derechos y obligaciones y facilite la solución de los grandes problemas colectivos. Lejos de esa situación, con el pasar de los años se siguen acrecentando las dificultades para los de abajo, la concentración de la riqueza en las grandes empresas y la sangría provocada por los que viven a costa del Estado. Mediante negociados y/o corrupción lo han convertido y lo siguen haciendo, en una institución parasitaria. Hoy "elegimos" un Estado empresario, no nos sorprende que considere a los trabajadores factor de ajuste ni que su objetivo sea hacer negocios. También en lo discursivo es conservador y con sus actitudes habilita a que se refloten, a que resurjan en buena parte de la sociedad, reacciones discriminatorias y retrógradas que parecían superadas. Todos tenemos derechos, pero es necesario ponerse en el lugar del otro, tener cierto grado de tolerancia, no es lo mismo quedarse sin trabajo, con todo lo que eso significa, que llegar tarde o tener que desviar camino. Vemos como en cada medida de fuerza que pretende defender derechos, se juzga a quienes protestan, se centra la atención en los que se manifiestan y pasan a segundo plano las causas y sus posibles soluciones. Ante esta coyuntura y como siempre, es necesario cargar de posiciones políticas claras cada conflicto: educación. El problema de la educación es mucho más que una cuestión económica. Pero que un trabajador obtenga un salario digno, que no pierda con la inflación, que disponga de un ambiente adecuado y con las herramientas necesarias, no debería estar en discusión. Lamentablemente, cada año los docentes se ven obligados a salir a la calle y pedirlo a gritos. Pérez Esquivel afirma que "la educación es la práctica de la libertad y la esperanza y un espacio para construir con el otro el cambio social y político". ¿A quién le conviene entonces ningunear a los docentes?


Hernan Abrate, Adriana Diez, Hernán Sarmiento, Rubén Moreno, Mauricio Cocchiarella Asociación DDHH Cañada de Gómez

Esperando por un país mejor

Veo que muchos lectores están preocupados por los paros y movilizaciones, que cada vez son más numerosas, y algunos dicen que son manejadas por la oposición, pero yo percibo malestar en gran parte de los ciudadanos, de los cuales muchos deben haber votado por el cambio a la espera de lo bueno por conocer. Lamentablemente, hasta hoy no se ven cambios favorables y hay muchas promesas de campaña no cumplidas y que no se vislumbra que puedan cumplirse. Creo que en las próximas elecciones los argentinos podremos manifestarnos y se podrá apreciar el apoyo o rechazo a la política actual sin necesidad de protestas callejeras o paros, y ver si los que votaron lo bueno por conocer ratifican la actual conducción o quieren volver a lo que consideraron lo malo conocido. Ojalá que en la campaña para las próximas elecciones, tanto del oficialismo como de la oposición, haya sólo propuestas de acciones para mejorar la situación del país y detalle de lo bueno realizado en la gestión de gobierno y en el Congreso, y no criticas al partido opositor, que no hacen más que ampliar la tan criticada y nefasta grieta, porque al final somos todos argentinos que queremos un país mejor.

Esteban Giannuzzi

Fibertel, sos un desastre

A través de esta carta quiero hacerles saber mi enojo y molestia con la empresa Fibertel, que la verdad deja mucho que desear. En el mes de enero pedí el cambio de internet porque me mudé, llamé al 0800 pero jamás me atendieron; fui personalmente a la sucursal para solicitarlo, y tuve que esperar una hora desde que entré hasta que me pude comunicar por teléfono. Las personas que atienden ahí no te resuelven el problema, sino que te derivan hacia unos de los teléfonos que tienen atrás. Está demás decir que la atención personalizada del lugar es denigrante. Estuve llamando desde el mismo lugar 20 minutos hasta que me atendieron, y para hacer el trámite me derivaron con cuatro personas. Aparte de esto solicité que se me renueve el abono como hago cada seis meses para que no me aumenten tanto la factura, siempre lo hice. En este caso, cuando solicité la renovación me pasaron con dos personas más, la última me dio el "ok". Al mes siguiente, ya con el traslado realizado me llega la factura a mi correo personal, la cual era un monto mucho más elevado de lo que yo venía pagando y de lo que tenía que pagar. Llamé nuevamente. Nunca me pude comunicar, y opté por contactarlos por la página de facebook, donde me respondieron enseguida. Después que expliqué todo me dijeron que sí, que había habido un error, por lo tanto el importe de esa factura se iba a debitar pero el mes que viene me iba a venir con una nota de crédito de lo cual iba a abonar 20% menos, y al otro mes ya empezaría a pagar los 500 y pico que yo renovaba cada seis meses. Este mes llegó la factura con el importe de los 800 y pico nuevamente. Yo pregunto, ¿es una tomada de pelo? ¿Juegan con la gente. Obviamente, ya tomé la decisión de dar de baja el servicio porque siento que realmente es una burla. Nunca más.

Cintia Gauna

DNI 29.397.271

Alpargatas, libros y la dignidad que da la lucha

Desde mediados de los años cuarenta en el pasado siglo XX algunos sectores políticos acuñaron una consigna falaz: "Alpargatas sí, libros no". Esta concepción plantea como disociadas las necesidades humanas. En efecto, necesitamos de algún tipo de calzado, alimentos, sustancias curativas y también elementos simbólicos que nos permitan sobrevivir a las inclemencias climáticas y comprender la realidad social para modificarla. Desde la antigüedad, quienes detentan los poderes establecidos se empeñaron en monopolizar los conocimientos para emplearlos en la dominación. En el presente, en la región Argentina, la educación pública está siendo asediada por políticas claramente regresivas. Políticas sociales que también retacean medicamentos a personas de la tercera edad y exponen a la incertidumbre a miles de jubilados. Los despidos masivos en la órbita pública y privada han lanzado al abismo de pobreza y la indigencia a decenas de miles de personas. La lógica mercantil hace de la desigualdad y el egoísmo sus principios fundamentales, de la competencia cerril una bandera. Todo esto lleva a la fragmentación social, acrecienta la exclusión e instala la anomia y hasta la descomposición social, aumenta exponencialmente los niveles de violencia. El camino a transitar debe ser el inverso a los discursos dominantes. Es de la lucha social solidaria que se oriente a la defensa sin dobleces de la dignidad humana.

Carlos Solero

El vedetongo Baradel

¿Por qué Baradel quiere la paritaria nacional docente? Para salvar a provincias kirchneristas como Santa Cruz, que no ofreció ningún aumento a los docentes, o Entre Ríos, que ofreció 6% de aumento, o Misiones el 8%. Por eso Baradel quiere la paritaria nacional, para que sea el Estado nacional el que pague el aumento de sueldos de los docentes de las provincias fundidas por el kirchnerismo y ahí salvarle las papas a gobernadores como Alicia Kirchner. La pregunta es: ¿por qué los periodistas no informan esto? Es simple, les sacaron más del 60% de la pauta publicitaria y porque el preceptor Baradel se está jugando la "dirigencia" de la CTA, y los maestros son cómplices por acción u omisión. Este sujeto se ha envalentonado durante estos días que él dispuso no iniciar las clases. Es el responsable de que 3.200.000 estudiantes bonaerense no tengan clases. Se mueve como pez en el agua ante la cautelosa actitud del gobierno nacional que es cauto y no miedoso. Su voluminosa figura se proyectó en todos los canales televisivos. No pierde oportunidad de estar ante las cámaras haciendo esfuerzos por contener su irracional mala educación. Quiere estar a la altura de ministros y funcionarios del gobierno siempre pendiente de las cámaras televisivas. Tanto es así que esta deplorable conducta le ha valido el sobrenombre de "vedetongo de la ignorancia". Por mas títulos que ventile le es difícil encasillarse en una sociedad de ciudadanos comunes donde impera la cultura del trabajo, el respeto al otro y la decencia, y no el afán desmesurado de llegar a la cúspide del poder en base a atropellos y mentiras.

María Emilia Farros

DNI 14.784.332


Tengamos memoria para todos

Hoy más que nunca siento la necesidad de desempolvar una dolorosa etapa de nuestra historia y "memorizar" sobre los 18.331 atentados perpetrados por las organizaciones terroristas ERP, FAR, FAL y Montoneros en la sangrienta década del setenta. Esos atentados dejaron un saldo de 1.094 victimas fatales, 2.368 heridos, 756 secuestros extorsivos, la colocación y detonación de 4.380 bombas, violentas tomas de cuarteles, robos de bancos y asalto de edificios públicos, además de las miles de víctimas colaterales e inocentes que aún sufren sus pérdidas.

Marta Escobar

DNI 6.030.071


Comentarios