Mauricio Macri
Sábado 04 de Febrero de 2017

Polémica por el uso particular del helicóptero presidencial

El viaje tuvo lugar el jueves pasado a la tarde, cuando la nave presidencial pasó a buscar a la familia del jefe del Estado por el aeropuerto de Laguna del Sauce.

El presidente Mauricio Macri envió el helicóptero de la flota oficial a la ciudad uruguaya de Punta del Este para recoger a su esposa, Juliana Awada, y a su hija menor, Antonia, según reflejaron ayer medios de prensa del país oriental.

   El viaje tuvo lugar el jueves pasado a la tarde, cuando la nave presidencial pasó a buscar a la familia del jefe del Estado por el aeropuerto de Laguna del Sauce.

   Según publicó el portal del diario uruguayo El País, el helicóptero H002 aterrizó en Punta del Este, a las 16.30, y aguardó durante más de una hora hasta que subieron la primera dama, su hija Antonia y otro acompañante.

   La familia de Macri, que llevaba consigo varias valijas, partió, a las 18.20, rumbo a Buenos Aires tras pasar unos días en la costa uruguaya.

   El uso del helicóptero y los aviones de la flota presidencial había generado una intensa polémica durante la gestión de Cristina Kirchner, cuando se cuestionaba la utilización de esas naves para actividades personales y de su entorno familiar.

   Una de los viajes que más resonó fue el que emprendió el hijo de la ex presidenta, Máximo Kirchner, de Río Gallegos (Santa Cruz) a Buenos Aires por una infección en la rodilla, con un costo de 80 mil dólares.

   También había trascendido que durante el gobierno anterior la jefa del Estado enviaba una aeronave oficial a buscar los diarios los fines de semana a Buenos Aires cuando se tomaba unos días de descanso en El Calafate.

   En tanto, la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, defendió el uso del helicóptero presidencial por parte de la primera dama.

   "El jefe del Estado y su núcleo familiar están protegidos por la Casa Militar, que le brinda los servicios de seguridad. Sus traslados deben realizarse en vehículos oficiales, por lo tanto está cubierto por la ley de ética", explicó Alonso.

   A partir de la polémica y las acusaciones cruzadas, la Secretaría General de Presidencia, que conduce Fernando de Andreis, extendió un pedido a la OA para dilucidar si es legal el uso de la flota presidencia por parte de Awada y para saber si la primera dama también corre la obligación de registrar los regalos que reciba en su condición de esposa del presidente.

   "La primera dama se convierte en un referente institucional y que no es sólo su persona la que está en juego sino la institución a la que representa", indica el informe de los técnicos de la OA.


Comentarios